S1E4: El español cubano (BONUS)

El español de Cuba iba a ser el tema de dos episodios, los dos anteriores, pero como el tema es amplio, y como ha habido oyentes y lectores del blog que me han preguntado sobre cuestiones que no mencioné en esos dos episodios, decidí hacer este como un bonus para tocar esos aspectos que quedaron fuera.

Hoy les voy a hablar entonces de algunas cuestiones gramaticales del español cubano que, aunque puede que no sean exclusivas, sí son bastante distintivas. También, de la influencia que está teniendo en nuestra lengua la globalización; y, por último, de las diferencias que existen dentro del español cubano según la región donde se hable.

Pero antes, una nota histórica. En los dos episodios anteriores, no mencioné que, a partir del siglo XIX, Cuba también tuvo una importante inmigración china. El chino –o, más correctamente, la macrolengua sinotibetana y, específicamente en Cuba, el cantonés, sobre todo— no dejó huella en el español cubano, por las diferencias tan grandes que existen entre ambas lenguas en términos de la pronunciación, de la gramática…

Barrio Chino de La Habana.

No obstante, esta inmigración china sí tuvo alguna influencia. Primero, nos dejó figuras culturales que encontramos en expresiones populares cubanas, como No lo salva ni el médico chino o Fulano no cree ni en velorio chino.

Segundo, fueron los chinos los que introdujeron en Cuba la lotería conocida como charada o bolita. Recuerdo rápidamente qué cosa es: una lotería con números del 1 al 100, donde cada número corresponde a un objeto, una persona, un animal…

Algunas de esas correspondencias han pasado también a la lengua popular, por ejemplo, para hablar de dinero: monja para referirse a cinco pesos, pesca’o para diez pesos, bomba para veinte, piedra fina para veinticinco, camarón para treinta…

Entonces, terminamos con la cuestión histórica y vamos ahora a hablar un poco de gramática.

Cuestiones de gramática

Gramaticalmente, el español cubano no es muy diferente del español peninsular o de otras partes de América. Al final, es mayormente la misma lengua. Pero sí presenta algunas peculiaridades que pueden ser interesantes.

Lo primero que notamos es que, en Cuba, no tenemos casi voseo, es decir, casi no usamos vos ni vosotros, sino , usted y ustedes. El voseo sobrevive todavía, según una investigación de 2019, en algunas partes de Camagüey y de Granma, sobre todo en personas mayores y, curiosamente, sobre todo en mujeres. Esta misma investigación muestra que su uso ha disminuido en los últimos cuarenta años y que incluso ha desaparecido en algunas regiones donde antes se oía. En resumen, cada vez quedan menos hablantes que vosean y los niños y jóvenes no lo hacen. Esto quiere decir que el voseo en Cuba está de salida.

Hay además un vosotros residual en el Himno Nacional (corred, os contempla, no temáis, escuchad), pero esto en realidad no cuenta como español cubano actual, porque no se produce en conversación.

Vemos también que se hace común el uso de entre personas que no se conocen, mientras que usted está fuertemente marcado por la diferencia de edad, aunque en medios profesionales usted es más común.

En el habla coloquial, encontramos un uso particular de usted, entre personas que se conocen y tienen confianza, y que normalmente se tratan de . Es el uso de usted para enfatizar (como en Usted es un caballo) o para expresar enfado o un reproche (como en Usted lo que es un descara’o o Usted es tremendo mentiroso).

(Incidentalmente, este uso de tremendo, delante del sustantivo, también parece ser propio de los cubanos. En Cuba, decimos Tengo tremendo dolor de cabeza, mientras que otros hispanohablantes dirían Tengo un dolor de cabeza tremendo.)

Una segunda particularidad gramatical del español cubano y americano, que lo diferencia del español peninsular, es el uso que hacemos de dos tiempos verbales: el pasado simple (Yo hablé) y el llamado antepresente o pasado compuesto (Yo he hablado).

En España, al menos en la mayor parte, el antepresente se usa para hablar de algo que pasó recientemente o en un pasado inmediato, como en ¿Qué ha sido eso? Ha caído un rayo. En Cuba y en muchas partes de Hispanoamérica, utilizamos en esos casos el pasado simple: ¿Qué fue eso? Cayó un rayo, y dejamos el antepresente para, entre otros usos, hablar de cosas que sucedieron ya varias veces y se pueden repetir (Han caído ya tres rayos) o que no han sucedido todavía, pero pueden suceder (No han caído rayos).

Esto de los tiempos verbales nos trae a una tercera cuestión gramatical que vemos hoy: el cambio de significado del futuro simple (Yo hablaré con él).

Para hablar de cosas que sucederán en el futuro, los cubanos usamos cada vez menos el futuro simple (como en esta oración) y tendemos a sustituirlo en conversación por ir a (Yo voy a hablar con él). El futuro simple lo dejamos para expresar una conjetura (No me coge el teléfono, se estará bañando; Se parece mucho, ¿será ella?), resignación (Bueno, tendré que hacer la cola), para suavizar preguntas y peticiones (¿Tú tendrás un cigarrito ahí, rey del mundo?), entre otros.

En ese último ejemplo, cigarrito es un diminutivo, pero un diminutivo especial, porque no se refiere a un cigarro pequeño. Es un diminutivo que se usa también para suavizar o atenuar la petición. No es lo mismo Dame un cigarro que Dame un cigarrito.

Ese diminutivo es normal en el español de todas partes. En Cuba, en cambio, usamos otro diminutivo especial que es, paradójicamente, un diminutivo para intensificar, como en limpiecito, baratico, carito, un poquito grande

Y ya. No les hablo más de gramática por hoy, que se me agobian.

La globalización y la lengua

En este mundo interconectado y globalizado, estamos constantemente recibiendo influencias de otras culturas, consumiendo productos culturales que dejan su marca en la lengua que hablamos. El español cubano no escapa de esto.

Así, por ejemplo, estamos viendo cómo se popularizan frases nuevas provenientes de los memes que se comparten en las redes sociales: pues no, mi ciela; wey, ya; a la verga. Estos dos últimos casos son interesantes porque, como me comentaba el sabio Omar González el otro día, producen una mezcla entre distintas variantes del español.

No obstante, la expresión wey, ya ya ha sido calcada al español cubano y se ha convertido en asere, ya. Por supuesto que los cubanos ya decíamos asere, ya antes de los memes; lo curioso es que, ahora, la frase se usa en las redes en los mismos contextos y en los mismos memes en los que los mexicanos usan wey, ya.

El auge de las series españolas también nos ha traído palabras y frases de esa otra variante del español. Ya muchos cubanos, sobre todo jóvenes, van por ahí diciendo follar, y tal, huevón (no en el sentido de ‘vago o haragán’, que es el que existía en Cuba, sino de ‘pusilánime o que se deja meter el pie’), de puta madre, ya ves tú qué problema, a mí qué me cuentas

El caso de follar es interesante porque, al ser importada de otra cultura, no está marcada todavía en español cubano como “mala palabra” y se usa con mayor libertad que su equivalente criollo. Y para que después no digan por ahí que los lingüistas tenemos tabúes, el equivalente cubano es singar.

Por último, tengo que mencionar a los niños que andan por ahí hablando con acento mexicano gracias a Dora, la Exploradora. Esto es, en realidad, un fenómeno menor, porque está contenido en un grupo relativamente pequeño y porque es algo pasajero. El acento después se normaliza, porque en la calle no se habla así y los niños sintonizan su manera de hablar al entorno.

Tampoco es un fenómeno exclusivo de Cuba ni significa que nuestro español sea “débil” ni que esté “en peligro”. Si hay una lengua “fuerte”, influyente y acomodada en este momento es el inglés estadounidense y hace poco estaba yo leyendo un artículo de alguien diciendo que los niños estadounidenses, a fuerza de ver Peppa Pig, están hablando con acento británico.

Es algo que ocurre y que se quita solo. Supéralo.

Y hasta aquí la globalización. Me queda entonces hablarles de las diferencias lingüísticas que existen dentro de Cuba, según la región.

Las diferencias regionales

De entrada, vamos a dejar clara una cosa. El estudio más reciente y abarcador de las variantes regionales del español cubano es el Atlas Lingüístico de Cuba (ALCu), un proyecto del Instituto de Literatura y Lingüística que se concluyó en 2013.

No obstante, el ALCu se publicó como un juego de cinco DVDs, si no me equivoco, que hay que adquirir… pues no sé dónde, francamente. Está también publicado en los servidores internos del Instituto, a los que no se puede acceder desde fuera. Yo personalmente nunca he podido consultarlo, aunque sí he podido ver presentaciones parciales y reseñas que han hecho otros.

En lo que respecta a la división de Cuba en zonas geolectales —es decir, zonas geográficas según la manera de hablar—, los trabajos clásicos son “Zonas dialectales de Cuba”, de Luis Roberto Choy (1989), y “El español rural de Cuba y su variedad regional”, de Lourdes Montero (2007).

De todas formas, los datos que se incluyen en el ALCu se recopilaron entre 1989 y 1995, así que no difieren de estos dos trabajos que, además, fueron parte del mismo proyecto, un proyecto que duró en total 27 años.

Entonces, vamos a lo que nos ocupa.

En Cuba, se identifican cinco zonas geolectales; repito, cinco zonas geográficas que se distinguen por la manera de hablar.

Zonas geolectales de Cuba.
  • Zona I: Pinar del Río, La Habana, Mayabeque, Artemisa, Matanzas, Cienfuegos y Trinidad (provincia de Sancti Spiritus).
  • Zona II: Villa Clara, Sancti Spiritus (excepto Trinidad) y Ciego de Ávila.
  • Zona III: Camagüey, Las Tunas, Holguín, y Manzanillo y Bayamo (provincia de Granma).
  • Zona IV: Sureste de Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo.
  • Zona V: Baracoa, Maisí e Imías (provincia de Guantánamo) y Moa y Sagua de Tánamo (provincia de Holguín).

Como se habrán dado cuenta, no mencioné la Isla de la Juventud. No la he visto mencionada en los trabajos y, en los mapas que he podido consultar, aparece en blanco o directamente no aparece. Pero, basándome en mi experiencia personal y en otras cosas que he leído donde se menciona la Isla de pasada, imagino que entra en la Zona I (pero véanse los comentarios al final del post 👇).

Esta Zona I o zona occidental (Pinar del Río, La Habana, Mayabeque, Artemisa, Matanzas, Cienfuegos y Trinidad + Isla de la Juventud) es la zona más innovadora, tanto en la pronunciación como en el vocabulario, aunque hay residuos de una gramática más antigua, como cuando decimos dígole o díceme.

Las r y las l, cuando están delante de otra consonante, desaparecen y esa consonante se pronuncia doble, como en paqque, vuetta, Abbetto (Alberto), Jojje (Jorge).

La s al final de sílaba se aspira, como en dejde, mijmo, ijla. También es común que se aspire la r delante de l o de n, como en Ojlando, cajnaval, cajne.

El sonido y/ll se debilita cuando está entre dos vocales, como en playa, bello, pepillo.

Principalmente en La Habana, las consonantes fuertes como b, d y g se suavizan y casi desaparecen cuando están entre dos vocales, como en acabar, poder, llegar.

En la Zona II o zona central (Villa Clara, Sancti Spiritus y Ciego de Ávila), la pronunciación suele ser la misma, pero menos marcada.

La Zona III o zona centro-oriental (Camagüey, Las Tunas, Holguín, Manzanillo y Bayamo) es la zona más conservadora del país. Es en esta zona donde sobrevive aún el voseo del que les hablaba arriba.

En cuanto a la pronunciación, los rasgos que mencioné para las otras están aquí mucho menos marcados. Solamente se oyen con la misma intensidad la aspiración de la r antes de l y n, como en cajne o vejlo; y la aspiración de la s al final de sílaba, como en ejtudiar o ejperar.

En el imaginario popular, esta es la zona donde “mejor se habla español”. Esta zona tiene lo que los lingüistas llamamos la variante prestigiosa de la lengua, es decir, la variante que goza de mayor prestigio porque los hablantes la valoran positivamente por encima de las otras.

La Zona IV o zona sur-oriental (sureste de Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo) también es una zona innovadora. Se usan palabras que no se encuentran en otras zonas, como mogolla o mogo (fufú de plátano), delirio o tetina (tete), presilla o mordaza (palitos de tender), imperdible o niñera (alfiler)…

En la pronunciación, no se oye aspiración de la s al final de sílaba, sino que la s desaparece (se elide) y la consonante de atrás de dobla, como en dedde o mimmo.

También hay una tendencia a cambiar r por l y viceversa, como en pol favol, palque, Albelto y, con menor frecuencia, durce, vorver

Por último, en la Zona V o zona extremo-oriental (Baracoa, Maisí, Imías, Moa y Sagua de Tánamo), se oye la pérdida de la s con mayor frecuencia que en el resto del país, como en depué, etoy, epecial.

Con frecuencia, desparece también la r al final de los verbos, como en fregá, limpiá, comé. Por el contrario, las r y las l que sí se pronuncian, se articulan con mayor fuerza que en otras zonas.

Y ahí se acabó el país. Les he hablado sobre todo de la pronunciación porque es el aspecto más llamativo, si se quiere. Tengan presente, para terminar, que estas son generalizaciones que hacemos los lingüistas; no significa que todo el mundo en esas zonas hable igual.


También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Rhomy dice:

    Hola, sólo una nota.
    En el español peninsular usted/ustedes se utiliza solamente como muestra de respeto: ¿es usted el nuevo coordinador?, Señores, ¿quién de ustedes está interesado en el tema?
    En cambio los cubanos lo utilizamos de forma coloquial: ¿ustedes oyen eso?

  2. Odile dice:

    Como a mí me encanta “darle a la lengua”, dejo dos apuntes:
    – Sobre la globalización de la lengua: también, por la popularidad que las series españolas han tenido últimamente, sobre todo en la población joven, he visto muchos que emplean el “vale”, para mostrar acuerdo con una idea o proposición. Otra palabra que creo que se ha asumido es “móvil”, para referirnos a los teléfonos portables; mientras las personas maduras se siguen refiriendo a ellos como “celulares”.
    – Las zonas: La Isla de la Juventud merece su estudio en sí misma. Cuando estudiaba en la Lenin, el “grupo de la Isla”, como le llamábamos, tenía un modo de hablar peculiar. Se parecía más al habla de la zona oriental por el “canta’o”; sin embargo, repetían modismos y muletillas propios de la zona central, como el “vea” o “ves”(expresión que se usa al final de una frase para enfatizar una idea). Igualmente, no observé nunca la “merienda de letras”, propia de la zona I. La causa puede ser la emigración que hubo, ya en la Cuba revolucionaria, de jóvenes de muchas partes del país a ese pequeño territorio. Incluso me han contado que, en cierto momento del período, un “ferry” similar al actual, que conecta Batabanó con la Isla; también tenía una flota que hacía trayectos entre dicho territorio insular y la ciudad de Santiago de Cuba.
    OJO: no soy una especialista de la lengua ni de la historia, solo me gusta conversar.

    • Muy interesante lo de la Isla y tienes razón, merecería un estudio propio. Lo del ‘vale’ lo consideré, pero recuerdo personas usándolo desde bastante antes del auge de las series españolas. Por eso no lo mencioné. Lo de ‘móvil’ sí es un buen ejemplo.

      Gracias por tu comentario! 😊

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search