S1E5: ¿Qué es (y qué no es) el lenguaje?

Normalmente, usamos la palabra lenguaje de muchas formas. Hablamos, por ejemplo, del lenguaje humano, del lenguaje corporal, del lenguaje hablado o escrito, del lenguaje de señas, de lenguajes de programación, de un lenguaje vulgar o refinado, del lenguaje animal, del lenguaje del cine, del lenguaje de las flores, del lenguaje de la música…

Evidentemente, en algunos de estos casos, la palabra lenguaje se usa en un sentido técnico, mientras que en otros se usa en sentido figurado.

Vamos a imaginar, como se hace a veces en las ciencias humanas, que llega a la Tierra un científico extraterrestre. Este extraterrestre vería que los humanos nos acercamos unos a otros, hacemos ruidos con la boca y, como resultado de ese intercambio de ruidos, cooperamos en alguna actividad.

Una científica extraterrestre.

Vería también que los humanos a veces miramos símbolos dibujados en una superficie y, como resultado, hacemos cosas, por ejemplo, entrar por la puerta que tiene determinados símbolos dibujados y salir por otra que tiene otros símbolos dibujados.

En ocasiones, el extraterrestre vería que hay humanos que usan señas con las manos y la cara para hacer lo mismo que otros hacen con ruidos que salen de la boca.

Si el extraterrestre se pregunta “¿Cómo es que hacen eso?”, la respuesta es “con el lenguaje”.

Pero el extraterrestre vería que los humanos también nos sonreímos, nos fruncimos el ceño, nos saludamos con la mano desde lejos, nos acariciamos, nos besamos; y vería que estas acciones tienen, en cierto sentido, el mismo efecto que los ruidos, los símbolos dibujados y las señas manuales y faciales. El extraterrestre puede preguntarse: “¿Esto también es lenguaje?”

Si a nuestro científico extraterrestre le da por pasear un poco, vería que otras especies hacen cosas a primera vista similares. Vería, por ejemplo, cómo una abeja encuentra flores, regresa a la colmena y hace una especie de “danza”; y vería que las otras abejas salen volando en dirección a las flores. De hecho, parecería que animales de todo tipo se envían información de manera similar a los humanos. El extraterrestre podría preguntarse entonces: “¿Los otros animales también tienen lenguaje?”

Danza de las abejas.

Después de investigar durante un tiempo, el científico extraterrestre llegaría a la respuesta: no, no todas estas formas de comunicación son lenguaje. La comunicación es mucho más amplia y consiste en la transmisión de cualquier tipo de información entre cualquier tipo de organismos vivos. Es un área enorme de investigación y la lingüística, la ciencia del lenguaje, es solo una rama de ella.

Y, como hablamos de comunicación, vamos primero a quitarnos de en medio el llamado “lenguaje” corporal o “lenguaje” no verbal o, más precisamente, la comunicación no verbal.

El “lenguaje” corporal

Se le llama “lenguaje” corporal o comunicación no verbal a aquellos rasgos del comportamiento corporal sobre los que tenemos algún control consciente y que, por tanto, podemos usar para expresar distintos significados. Estos significados son expresiones más bien “primitivas” de afecto, atención, agresividad, atracción sexual, de saludo, felicitación, agradecimiento, sorpresa…

Nota importante: Este “lenguaje” corporal NO INCLUYE las lenguas de señas, que son lenguas igual que lo son el español, el alemán o el ruso. Las lenguas de señas son un medio de comunicación verbal, es decir, son lenguaje.

Para los humanos, esta comunicación no verbal tiene dos modalidades: la modalidad táctil y la modalidad visual.

La modalidad táctil

En la modalidad táctil, ciertas partes de nuestro cuerpo hacen contacto físico con otra persona. A propósito, por supuesto. Esto incluye las caricias, los abrazos, los besos, los pellizcos, las patadas (no violentas, sino, por ejemplo, para llamar la atención de alguien por debajo de la mesa), las palmadas en el hombro, las cosquillas…

Los humanos solemos estrechar las manos como forma de saludo.

Estas manifestaciones táctiles de la comunicación no verbal están sujetas a restricciones sociales. Algunas son públicas, otras son privadas. Algunas son rituales, como darse la mano.

Su frecuencia varía de una cultura a otra. Hay culturas que las usan mucho, como los árabes y los latinoamericanos, mientras que otras las usan poco o nada, como los europeos del norte o los indios.

La modalidad visual

En la modalidad visual, se incluyen los gestos, las expresiones faciales, el contacto visual, la postura corporal, que utilizamos para expresar, por ejemplo, emociones como miedo, felicidad, tristeza, enojo, sorpresa, interés, asco…

Una humana hembra sorprendida.

La usamos también para enviar señales sobre cómo va la interacción en la que estamos participando. Usamos el contacto visual para mostrar a quién le estamos hablando en un grupo o para hacerle saber a una persona que le toca hablar. Con las expresiones faciales, mostramos cómo estamos recibiendo lo que nos dice el otro, por ejemplo, si nos sorprende o nos da gracia, o si no lo creemos. Con la postura corporal, mostramos nuestra actitud hacia la interacción, por ejemplo, si nos interesa o nos aburre.

Hay también gestos y posturas corporales que son rituales, como arrodillarse o quedarse de pie o hacer una reverencia.

Como en la modalidad táctil, la frecuencia de estas manifestaciones de la modalidad visual varía de una cultura a otra. Algunas utilizan muchos gestos y expresiones faciales, como los italianos o los cubanos, mientras que otras los usan muy poco, como los japoneses.


Como vemos, el “lenguaje” corporal es un medio de comunicación importante para los humanos. Cuando se trata de emociones y relaciones sociales básicas, con frecuencia vemos que, como se dice, un gesto puede hablar más que mil palabras.

Con el cuerpo, podemos expresar sorpresa, enojo, alegría; pero, si queremos explicar por qué estamos sorprendidos, enojados o alegres, necesitamos el lenguaje. La capacidad de la comunicación no verbal de expresar significados es muy limitada en comparación con lo que podemos hacer hablando, escribiendo o usando señas.

El lenguaje, como lo entendemos los lingüistas, tiene determinadas propiedades que nos permiten expresar mucho más que lo que podríamos expresar jamás usando la comunicación no verbal.

Propiedades del lenguaje

Primero lo primero. Lenguaje no es lo mismo que lengua.

Una lengua (o idioma, aunque los lingüistas no solemos usar esa palabra) es un código que usamos los humanos para comunicarnos. Un código complejo, un código potente, pero un código.

El lenguaje es la facultad mental que tenemos los humanos, en virtud de pertenecer a la especie Homo sapiens, que nos permite aprender y utilizar ese código.

De ahí que todas las lenguas humanas tengan las mismas propiedades generales, que en realidad no son propiedades de las lenguas individuales, sino del lenguaje.

La propiedad más notable del lenguaje es que nos permite hablar de cualquier cosa, decir cualquier cosa; y, si por alguna casualidad no podemos en algún momento (porque faltan las palabras, por ejemplo), cambiamos las lenguas para poder (por ejemplo, inventamos palabras).

A esta propiedad, los lingüistas la llamamos apertura o productividad. Es la capacidad de expresar y comprender un número potencialmente infinito de oraciones. La mayor parte de las oraciones que leemos en los libros o en Twitter son originales: nadie ha utilizado antes esas combinaciones específicas de palabras. Probablemente, para algunos de ustedes, las oraciones que están leyendo ahora mismo en este post son nuevas, nunca las han leído antes; pero eso no les impide entenderlas. Puedo incluso inventarles una oración como La rana Matilde se acomodó la pamela, que dudo que hayan oído o leído antes, y la entienden perfectamente.

Tampoco hay nada en el lenguaje que limite cuán larga puede ser una oración. Cualquier oración se puede alargar poniendo una y al final para engancharle otro pedazo (como mismo en matemática siempre se puede sumar 1).

En la comunicación no verbal táctil o visual, no existe esta productividad o apertura. El número de señales táctiles o visuales es muy pequeño, comparado con la cantidad de palabras que hay en una lengua. Además, siempre podemos inventar palabras nuevas —yo puedo inventar ahora mismo linguopodcástico para referirme a todo lo que tiene que ver con los pódcast de lingüística—; si alguien me pide que invente un gesto o una expresión facial nueva, francamente no sé qué haría.

Los gestos y las expresiones faciales tampoco se combinan unos con otros para formar secuencias más complejas, como sí hacemos con las palabras para formar oraciones y textos completos.

Una segunda propiedad definitoria del lenguaje es la manera en que están estructuradas las lenguas. En cualquier lengua humana, hay pedacitos chiquitos que no significan nada —los sonidos— que se combinan para formar unidades más grandes —las palabras— que sí tienen significado.

Por ejemplo, los sonidos g, a, t y o no significan nada por sí mismos, pero los puedo combinar para formar gato, que sí tiene significado. También los puedo organizar de otras maneras para formar gota o toga, que significan otras cosas.

Los lingüistas llamamos a esta propiedad doble articulación o doble estructuración o dualidad estructural.

En el caso de las lenguas de señas, que no tienen sonidos, estos pedacitos pequeños sin significado propio son la posición espacial de la mano, la forma de la mano y la dirección del movimiento. Juntos, estos elementos conforman la seña, como mismo los sonidos conforman palabras.

En el caso del lenguaje escrito, no son los sonidos, sino las letras.

La comunicación no verbal no está estructurada así. Todos los gestos y expresiones faciales que usamos para comunicarnos tienen significados propios y no están compuestos de pedazos más pequeños que se puedan combinar de otras maneras.

Esta propiedad de doble articulación tampoco se encuentra en la comunicación animal. Las señales táctiles, visuales o auditivas de otros animales son muy limitadas. Incluso los sistemas de comunicación animal más sofisticados, como la danza de las abejas o los cantos de las aves, son sumamente pobres cuando se los compara con el lenguaje humano. Las abejas pueden “hablar” sobre el néctar y las flores, pero hasta ahí.

Otra diferencia importante entre el lenguaje humano y la comunicación animal es que los humanos podemos hablar de lo que ocurrió ayer o hace 600 años, o de lo que puede pasar mañana o dentro de un siglo. Esta tercera propiedad del lenguaje, que los lingüistas llamamos desplazamiento, no se encuentra en la comunicación animal. Los otros animales están limitados a los estímulos que reciben directamente de su entorno inmediato, del aquí y ahora. Las abejas podrán decirles a sus compañeras que hay flores cerca, pero no pueden decirles que ayer había flores o que debe haber flores la semana que viene.

Resumiendo, entonces, les he hablado de tres propiedades del lenguaje humano que lo distinguen de otros sistemas de comunicación animal y de la comunicación no verbal: la productividad, la doble estructura y el desplazamiento.

Las diferencias son bastante claras cuando comparamos los extremos, digamos, gestos puros y lenguaje puro. Pero, como en todo en la vida, hay áreas grises, áreas donde lo no verbal se solapa con el lenguaje.

Lo paralingüístico

A menudo, acompañamos lo que decimos con gestos para dar énfasis o para matizar el significado; o hablamos con un tono de voz específico que expresa algo también.

Para estos elementos, que no son lenguaje, pero que acompañan al lenguaje, los lingüistas inventamos la palabra paralingüístico. Ese para– es del griego y significa “junto con” o “ajeno, pero cercano”. Lo paralingüístico puede ser, entonces, todo aquello que no es lenguaje, pero que lo acompaña.

Hay ruidos que hacemos los humanos que no tienen nada que ver con el lenguaje: roncar, estornudar, toser… Nadie “ronca en español” ni aprende a “estornudar en ruso”.

No obstante, podemos hablar riéndonos o sollozando; o usar una voz más grave para sonar intimidantes o más aguda para sonar amigables; o entrecortar la voz para sonar seductores; o hablar sin voz, susurrar, para dar un sentido de conspiración o secreto; o redondear los labios para producir la voz que usamos para hablarles a los niños pequeños o a las mascotas…

Están también todos los gestos que usamos para acentuar o matizar el significado de lo que decimos, gestos que, en ocasiones, sustituyen palabras cuando estamos hablando. Por ejemplo, cuando los cubanos decimos que un lugar estaba lleno, podemos acompañar lleno con el gesto de hacer un puño con una mano y con la palma de la otra golpear el costado donde está el pulgar, y se entiende como un intensificador, o sea, como muy lleno; o podemos hacer el gesto solamente, sin necesidad de decir lleno.

Gesto que en Cuba significa “lleno” o “repleto”.

En el lenguaje escrito, encontramos también elementos paralingüísticos. Los subrayados, las negritas, las cursivas, el tamaño y color de la letra, aportan todos un significado a lo que se escribe o se lee, por ejemplo, “esto es importante”.

En las lenguas de señas, las expresiones faciales son vitales para transmitir significados.

La clave aquí es que se trata de elementos no verbales que acompañan el lenguaje, pero que, a diferencia de estornudar en medio de una oración, por ejemplo, le aportan matices de significado a lo que decimos. Por eso, no son solo comunicación no verbal, sino que pasan a ser elementos paralingüísticos.

Y esto es todo por hoy. Creo que les he dado bastante para estudiar y para pensar. Hasta el próximo episodio.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search