S1E6: Las lenguas del mundo

En el mundo, se hablan actualmente 7 117 lenguas, según un conteo de este año 2020. Ese número, por supuesto, siempre está cambiando a medida que aprendemos sobre las lenguas del mundo y a medida que cambian también las lenguas mismas y las comunidades que las hablan.

De esas 7 117 lenguas, se sabe que 3 982 tienen una forma escrita, aunque eso no significa que todos los hablantes la usen. Pueden existir muchos hablantes analfabetos que, en realidad, no hacen uso del sistema de escritura. Se cree que las restantes 3 135 lenguas son solo habladas.

Estas 7 117 lenguas no están distribuidas de forma pareja en toda la población mundial. Más de la mitad de los humanos hablamos solamente 23 lenguas.

Según el uso mundial total, es decir, contando los que hablan estas lenguas como lengua materna o como segunda lengua, las 10 lenguas más habladas en el mundo son:

  1. El inglés (1 268 millones de hablantes)
  2. El chino mandarín (con 1 120 millones de hablantes)
  3. El hindi (con 637 millones de hablantes)
  4. El español (con 538 millones de hablantes)
  5. El francés (con 277 millones de hablantes)
  6. El árabe estándar (con 274 millones de hablantes)
  7. El bengalí (con 265 millones de hablantes)
  8. El ruso (con 258 millones de hablantes)
  9. El portugués (con 252 millones de hablantes)
  10. El indonesio (con 199 millones de hablantes)

Si 7 117 lenguas les parecen muchas, les cuento que representan poco más de la quinta parte de todas las lenguas que han existido. Por supuesto, es difícil saber exactamente cuántas lenguas humanas han existido, pero los lingüistas estiman que la cifra está cerca de las 31 000. Y esa es la cifra más conservadora.

De esta variedad quiero hablarles hoy: de la diversidad lingüística, de cómo la estudiamos y de los peligros que la amenazan.

El estudio de la diversidad lingüística

Durante mucho tiempo, a los pensadores humanos de Occidente no les interesó estudiar la diversidad lingüística. Para los griegos clásicos, por ejemplo, su lengua era la lengua perfecta y todas las demás eran lenguas “bárbaras”, inferiores y, por tanto, no merecían atención.

Lo mismo ocurrió durante la Edad Media, pero esta vez con el latín, la lengua del cristianismo, que, aunque ya para el siglo VIII y IX era una lengua muerta (en el sentido de que no tenía hablantes nativos), era vista como la lengua superior, la de la filosofía, la teología, la literatura. Las demás, las llamadas lenguas vernáculas (de los pueblos), eran “indignas”.

Con la invención de la imprenta, la Reforma religiosa, el Renacimiento, la Biblia se empezó a traducir y a imprimir, y empezaron a publicarse libros. La imprenta se inventa a mediados del siglo XV y, para el año 1500, Europa ya había publicado más de veinte millones de libros.

La Biblia de Gutenberg (década de 1450), primera impresa y uno de los primeros libros impresos.

Las traducciones de la Biblia ayudaron también a que aumentara el prestigio de las lenguas nacionales. Este aumento de prestigio y el contacto dentro de Europa entre hablantes de distintas lenguas comenzaron a despertar el interés por estudiar estas lenguas y, sobre todo, por compararlas entre ellas.

Pero no fue sino hasta finales del siglo XVIII, cuando Europa descubre el sánscrito (la lengua sagrada del hinduismo), que comienza lo que se conoce como lingüística histórica y comparativa.

Había una vez un filólogo inglés que se llamaba Sir William Jones y que, además, era juez de la Corte Suprema de Calcuta, en la India. Jones estaba fascinado por la historia y la cultura del subcontinente, y produjo cualquier cantidad de trabajos al respecto.

El que nos interesa aquí fue una conferencia que impartió en 1786 en la Sociedad Asiática, que él mismo había fundado en Calcuta, en la que habló sobre el sánscrito e insistió en las semejanzas de esta lengua con el persa, el griego antiguo, el latín, el gótico y las lenguas celtas.

No era el primero que hablaba de esto e, incluso, cometió errores que otros no cometieron. No obstante, por cosas de la vida, estas observaciones de Jones se consideran el inicio de la lingüística comparativa, de la lingüística histórica, de los estudios indoeuropeos y de la filología sánscrita. Casi nada.

Texto en sánscrito.

Esta lingüística histórica y comparativa floreció en el siglo XIX y es la primera lingüística que puede llamarse científica, porque ya tenía sus propios métodos de investigación. Dos, específicamente.

Primero, está el método comparativo, para estudiar las semejanzas que existen entre dos o más lenguas en términos de sonidos, vocabulario, gramática, asumiendo siempre que esas lenguas descienden de un ancestro común. Por ejemplo, en español tenemos escuela y en francés, école, porque ambas descienden del latín schola (que a su vez lo tomó del griego scholē, pero en fin…).

Luego, está el método de reconstrucción interna, que te permite tomar dos o más formas existentes hoy dentro de una misma lengua y llegar a la forma original de la que descienden. Por ejemplo, se cree que, en casos como volver/vuelve, probar/prueba, dormir/duerme, esos pares de vocal y diptongo o/ue eran originalmente una única vocal, hace mucho tiempo. Este método permite saber cómo era una lengua en el pasado.

Por supuesto, esto es una simplificación. El trabajo en lingüística histórica y comparativa es mucho más complejo —implica, por ejemplo, la revisión de documentos reales de la época para buscar las primeras atestaciones de una palabra—, pero creo que les he dado una idea de en qué consiste.

Los resultados de estas investigaciones históricas y comparativas permiten entonces poner un orden en la diversidad lingüística y clasificar las lenguas.

La clasificación de las lenguas

Para organizar toda la diversidad lingüística de la humanidad, se usan dos criterios principales: las relaciones de familia y las semejanzas estructurales entre las lenguas.

La clasificación genealógica

Las relaciones de familia son relaciones históricas, de lenguas que tienen un ancestro común. Estas relaciones dan lugar a las llamadas familias de lenguas, que es la clasificación genealógica.

Representación artística del árbol genealógico de las lenguas indoeuropeas.

Hasta hoy, se han identificado 135 familias de lenguas vivas y otras 12 familias ya extintas.

De todas esas, solamente 6 familias de lenguas abarcan dos tercios de todas las lenguas:

  • La familia Níger-Congo
  • La familia de las lenguas austronesias
  • La familia Trans-Nueva Guinea
  • La familia de las lenguas sinotibetanas
  • La familia de las lenguas indoeuropeas
  • La familia de las lenguas afroasiáticas

Las familias Níger-Congo (África sahariana) y austronesia (sudeste asiático) son las más grandes en cantidad de lenguas, cada una con más de mil lenguas.

Estas seis familias abarcan también cinco sextos de la población mundial. Según la cantidad de hablantes, las familias más grandes son las lenguas indoeuropeas y las lenguas sinotibetanas, que suman más de 4 mil 600 millones de hablantes nativos. Las dos lenguas más habladas en el mundo pertenecen a estas familias: el inglés, una lengua indoeuropea; y el mandarín, una lengua sinotibetana.

El español es también una lengua indoeuropea.

Esta familia la conforman 445 lenguas, agrupadas en ocho subfamilias y, de esas, siete tienen sus propias subfamilias…

Las ocho subfamilias indoeuropeas son las lenguas albanas, las lenguas armenias, las lenguas balto-eslavas, las lenguas celtas, las lenguas germánicas, las lenguas griegas, las lenguas indo-iraníes y las lenguas itálicas.

Dentro de las lenguas itálicas, están las lenguas romances. Dentro de las lenguas romances, están las lenguas ítalo-occidentales. Dentro de las lenguas ítalo-occidentales, están las lenguas galo-ibéricas. Dentro de las lenguas galo-ibéricas, están las lenguas íbero-romances; dentro de esas, las lenguas ibéricas occidentales; dentro de esas, las lenguas castellanas; y ahí, finalmente, el español, junto con el extremeño (España), el ladino o judeoespañol (Israel) y el charapa (Perú).

Todas estas lenguas, como pertenecen a una misma familia, tienen un ancestro común: el llamado protoindoeuropeo (PIE).

Esta lengua se ha logrado reconstruir gracias a la lingüística histórica. Se trata de una lengua hablada por un pueblo que vivió en Eurasia entre los años 4000 y 5000 a. n. e.

Del PIE y de sus hablantes hay cosas interesantes que decir, pero tendrá que ser en otra ocasión.

A pesar de todo el estudio histórico que se ha hecho, quedan lenguas que no se han logrado incluir en ninguna familia conocida: son las llamadas lenguas aisladas o lenguas huérfanas.

Estas son lenguas para las que no se ha logrado demostrar una relación de familia con ninguna otra. No se sabe de dónde vienen. Algunas de las lenguas huérfanas que existen o han existido son:

  • el coreano (con más hablantes que todas las demás lenguas huérfanas juntas), aunque hay lingüistas que proponen que está emparentado con el japonés, aunque no lo han logrado demostrar convincentemente;
  • el vasco o euskera, que es la segunda lengua huérfana con más hablantes;
  • el sumerio, que se hablaba en Mesopotamia hasta cerca del año 1800 a. n. e.;
  • y, además, una lista bastante larga de lenguas aborígenes del mundo entero.

La clasificación tipológica

La segunda forma de organizar las lenguas es atendiendo a sus semejanzas estructurales, independientemente de que estén emparentadas o no. Es lo que se llama clasificación tipológica, porque no produce familias, sino tipologías de lenguas.

Lo que importa aquí, por lo general, es la manera en la que las lenguas construyen palabras y oraciones.

Así, por ejemplo, hay lenguas que tienen palabras independientes para expresar cada una de las cosas que hay que decir. Son las llamadas lenguas analíticas, porque lo pican todo en pedacitos.

En español, por ejemplo, que no es una lengua analítica, nosotros decimos Vi una película. Ahí, vi expresa varias cosas: que el que vio fui yo, que fue en el pasado, que terminé la acción de ver…

En una lengua analítica, cada una de estos significados tendría una palabra independiente, algo así como Yo ver pasado completa una película.

Ejemplos de lenguas analíticas son el chino, el vietnamita y, en gran medida, el inglés.

En el otro extremo están las lenguas sintéticas, que unen toda esa información en una misma palabra. Y lo hacen de dos formas.

Algunas construyen palabras pegando muchos pedacitos uno detrás de otro y son las llamadas lenguas aglutinantes. Por ejemplo, el finés, el coreano, el húngaro, el turco, el japonés.

Otras meten varios significados dentro de un solo pedacito. Son las llamadas lenguas flexivas, porque lo que hacen es flexionar o cambiar la terminación de las palabras. Por ejemplo, el latín, el ruso, el francés, el alemán, el polaco. Y, por supuesto, el español. Cuando digo Yo hablo, le cambio el final al verbo hablar y ese nuevo final me va a decir que el que habla soy yo, que es algo real y no una suposición, que es algo que ocurre habitualmente… Todo es en una o.

Estos, insisto, son extremos. Ninguna lengua es 100% analítica ni 100% sintética.

En cuanto a la manera típica o más natural de construir oraciones, las lenguas pueden distinguirse por el orden de palabras. Algunas, como el español, prefieren decir Yo tomo agua, con un orden Sujeto-Verbo-Objeto (SVO); mientras que otras —la mayoría, de hecho— prefieren decir Yo agua tomo, con un orden SOV (como el vasco, el japonés, el latín clásico, el persa).

Y hay otras combinaciones, lenguas que dicen Tomo yo agua (VSO, como las lenguas celtas y las lenguas mayas), Tomo agua yo (VOS, como las lenguas arahuacas que hablaban nuestros aborígenes), Agua yo tomo (OSV, como algunas lenguas amazónicas), etc.


Pues, a grandes rasgos, esta es la diversidad de las lenguas humanas en el mundo. Por supuesto, me ha faltado mucho por decir. Quizás deba, en el futuro, dedicar un episodio a hablar de las cosas curiosas que uno encuentra en las lenguas del mundo

Lamentablemente, esta diversidad se encuentra amenazada.

Lenguas en peligro

Al inicio, decía que las lenguas que existen actualmente representan solo la quinta parte de todas las que han existido, que son cerca de 31 000, siendo conservadores.

Esto quiere decir que alrededor del 80% de todas las lenguas humanas que han existido se han extinguido. Es normal: las lenguas mueren y nacen otras nuevas.

Una aclaración rápida. ¿Qué significa que una lengua muera? Se dice que una lengua ha muerto cuando muere su último hablante nativo, es decir, cuando muere la última persona que la adquirió como lengua materna. No obstante, en ocasiones se declara muerta o moribunda una lengua cuando todavía existen hablantes nativos mayores, pero que ya no la usan para comunicarse con las generaciones más jóvenes, porque estas nunca la adquirieron como lengua materna.

Ahora bien, la preocupación real ahora mismo no es que las lenguas desaparezcan, sino la velocidad a la que están desapareciendo.

Portada de El Correo de la UNESCO (número 2 de 2009).

Más de la mitad de las lenguas que existen hoy tienen menos de 10 000 hablantes y alrededor de 2 000 lenguas tienen menos de mil hablantes. Los lingüistas estiman que, durante el próximo siglo, se extinguirán al menos la mitad de las lenguas del mundo. Eso significa una lengua extinta a cada dos semanas.

Históricamente, lo que ha pasado es que la mayor parte de la población mundial se ha concentrado en un grupo pequeño de lenguas —por ejemplo, las 10 más habladas que mencionaba al inicio—, como resultado de la colonización militar, política, económica y cultural, pero también por las ventajas que esto supone en términos de oportunidades laborales, acceso a la información, estatus social que viene con hablar una lengua de prestigio…

Hay mucha gente que cree que esto es algo bueno, porque estamos uniéndonos en las lenguas “ganadoras” de la competencia histórica, que son además lenguas “de verdad”, con diccionarios, medios de difusión modernos, bibliotecas llenas de literatura…

Error.

La pérdida de la diversidad lingüística es semejante a la pérdida de la biodiversidad. Y hay lugares del mundo con una riqueza lingüística extraordinaria: Indonesia y Papúa Nueva Guinea, por ejemplo, tienen tantas microculturas humanas que, juntas, hablan un cuarto de todas las lenguas del mundo.

Al igual que el descubrimiento y el estudio de nuevas especies brindan a los biólogos información nueva sobre las posibilidades de la vida en la Tierra, el estudio de todas estas lenguas minoritarias nos da a los lingüistas información sobre las posibilidades del lenguaje, de la mente y del cerebro humanos. No sabemos qué conocimientos se pierden —quizás para siempre— cada vez que muere una lengua, porque ninguna lengua nos muestra todo el lenguaje.

La pérdida de una lengua implica, además, la pérdida de toda una herencia cultural y de una identidad humana. Hay lingüistas que advierten que muchas de las lenguas que hoy están amenazadas evolucionaron en medio de una estrecha interacción con la naturaleza y, por tanto, son el almacén de conocimientos sobre el comportamiento animal, plantas, medicina tradicional.

Cuando muere una lengua, no es sólo la lengua lo que se pierde.

Que todo el mundo pueda comunicarse con una única lengua es un ideal bonito y hasta posible, pero no si el precio es la pérdida de todas las demás.

En países con lenguas en peligro, existen programas gubernamentales dirigidos a rescatar esas lenguas; a que se usen en la educación, en la cultura, en el gobierno, en los medios; a que los niños las adquieran como lengua materna. Pero el éxito de estos programas varía de un lugar a otro y no conozco ninguno que haya sido un éxito rotundo.

Pero supongo que algo es algo.


También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. 02/06/2020

    […] (Si necesitan un recordatorio de las lenguas indoeuropeas, revisen las notas que tomaron del Episodio 6.) […]

  2. 18/08/2020

    […] romances y las lenguas germánicas también están emparentadas entre sí. Como recordarán de un episodio de la primera temporada, descienden todas, junto con muchas otras, de una misma lengua: el indoeuropeo o protoindoeuropeo. […]

  3. 18/08/2020

    […] romances y las lenguas germánicas también están emparentadas entre sí. Como recordarán de un episodio de la primera temporada, descienden todas, junto con muchas otras, de una misma lengua: el indoeuropeo o protoindoeuropeo. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search