S1E7: El lenguaje en el cerebro

Existe una creencia bastante difundida, según la cual el cerebro es un aparato de uso general para el aprendizaje que, cuando uno nace, está vacío y se va llenando a medida que uno va experimentando cosas.

Sin embargo, las ciencias cognitivas —que se dedican a estudiar el cerebro y su actividad, que es la cognición— han mostrado que la mente humana y, por ende, el cerebro, están en realidad compuestos por módulos, partes especializadas en funciones específicas. (Recomiendo la lectura de How the Mind Works [Cómo funciona la mente], del psicolingüista canadiense Steven Pinker.)

El lenguaje es uno de estos módulos, específico de la especie humana, como dije en un episodio anterior. Si el lenguaje es un atributo biológico de nuestra especie, tiene que estar materializado en el cerebro de alguna manera, como lo están también la visión, el oído, el movimiento, etc. A estudiar precisamente esto se dedican los neurolingüistas.

El lenguaje en el cerebro.

Estudiar el lenguaje en el cerebro es difícil. Los métodos y técnicas de los genetistas y los neurobiólogos no sirven, porque a la mayoría de las personas les molesta que les entierren electrodos en el cerebro o que les inyecten químicos o que les corten pedacitos del lóbulo frontal. Nada, manía que tienen algunos de no cooperar con la ciencia.

Así que queda mucho por descubrir sobre la biología del lenguaje. No obstante, hay maneras indirectas e incluso felices accidentes que les han permitido a los neurolingüistas aprender bastante.

Hemisferios, afasias y zurdos

Lo primero que podemos hacer es botar la mitad del cerebro. Es una metáfora, ¿okey? Por favor, no intenten esto en casa; y, si andan escasos, menos todavía. Digo “botar la mitad del cerebro” porque, en 1861, el médico francés Paul Broca se dio a la tarea de diseccionar el cadáver de un paciente afásico, es decir, de un paciente que, en vida, había padecido un trastorno del lenguaje, una afasia.

Paul Broca.

A este paciente, los trabajadores del hospital le decían “Tan”, porque esa era la única sílaba que el hombre pronunciaba. Cuando Broca le abrió la cabeza, descubrió que tenía un quiste que le había producido una lesión en el hemisferio izquierdo del cerebro. Broca examinó otros ocho pacientes afásicos y en todos descubrió lesiones en el hemisferio izquierdo, demasiadas como para que fuera casualidad. Así que Broca llegó a la conclusión de que “la facultad del lenguaje articulado”, como la llamó él, se encontraba en el hemisferio izquierdo del cerebro.

En los casi 160 años que han pasado, esta tesis de Broca ha sido verificada muchas veces, a menudo por accidente o por evidencia indirecta. En muchos casos, se debe a que, convenientemente, el hemisferio izquierdo del cerebro controla la mitad derecha del cuerpo y viceversa. Así que, por ejemplo:

  • Muchos pacientes que padecen afasia, trastorno del lenguaje, sufren también de debilidad o parálisis en el lado derecho del cuerpo.
  • Las personas reconocemos más rápido las palabras escritas que vemos en la mitad derecha del campo visual.
  • Si oímos dos palabras al mismo tiempo, una por cada oído, reconocemos mejor la que oímos con el oído derecho.
  • En casos de epilepsia extrema, la solución que se ha encontrado es cortar el cuerpo calloso, que es la vía de comunicación entre los dos hemisferios del cerebro. Los pacientes viven normalmente sus vidas, excepto por una curiosidad: cuando están quietos, pueden describir lo que está pasando en la mitad derecha de su campo visual y pueden nombrar el objeto que tienen en la mano derecha (ambas controladas por el hemisferio izquierdo), pero no pueden describir lo que está pasando en la mitad izquierda de su campo visual ni nombrar el objeto que tienen en la mano izquierda (ambas controladas por hemisferio derecho). La mitad izquierda del mundo (procesada por el hemisferio derecho) ya no puede comunicarse con el lenguaje (que está en el hemisferio izquierdo).

Además, utilizando técnicas de obtención de imágenes (TACs, resonancia magnética, etc.), los neurolingüistas pueden ver cómo ciertas áreas del hemisferio izquierdo del cerebro se activan cuando los sujetos utilizan el lenguaje.

¿Qué es exactamente lo que se afecta con una afasia? No son simplemente los movimientos de la boca o la capacidad de producir sonidos. Muchos pacientes afásicos pueden cantar perfectamente. Y algo mucho más interesante: los sordos, las personas que hablan lenguas de señas, pueden padecer afasias con los mismos síntomas que los que usamos lenguas orales. Como el hemisferio derecho del cerebro se especializa en actividades visuales y espaciales, cualquiera pensaría que las lenguas de señas usarían ese hemisferio. Pues no. Los señantes afásicos pueden gesticular perfectamente, mientras esos gestos no sean señas lingüísticas.

Todo esto nos dice que esas áreas del hemisferio izquierdo controlan el lenguaje. No los sonidos y movimientos que hacemos con la boca o con las manos, sino el lenguaje en abstracto. Todo lo que sea lenguaje, salga por donde salga, se procesa en el hemisferio izquierdo del cerebro.

Incidentalmente, les cuento que nadie sabe a ciencia cierta por qué los vertebrados tenemos el cerebro “cruzado” y los invertebrados no, aunque hay una hipótesis bastante interesante propuesta no por un biólogo, sino por un psicolingüista, Marcel Kinsbourne, que les invito a buscar.

Como estamos hablando de lados del cerebro y lados del cuerpo, algunos se preguntarán: “Bueno, ¿y los zurdos?” En lo que respecta al lenguaje, los zurdos no son el espejo absoluto de los derechos. El hemisferio izquierdo controla el lenguaje en el 97% de las personas derechas, mientras que el hemisferio derecho controla el lenguaje solamente en el 19% de las personas zurdas; el resto tiene el lenguaje en el hemisferio izquierdo o, de manera redundante, en los dos. En estos casos de personas zurdas, el lenguaje está más distribuido entre los dos hemisferios, así que estos zurdos pueden soportar mejor un accidente cerebrovascular en un hemisferio sin que se afecte el lenguaje. En cambio, parece ser que los zurdos son más propensos a sufrir trastornos del lenguaje, dislexia o tartamudeo.

No obstante, la generalidad en la especie humana es el lenguaje en el hemisferio izquierdo. Por supuesto, el lenguaje no utiliza el hemisferio izquierdo completo. Y aquí regresamos a Broca.

Una imagen más precisa y otros tipos de afasia

Cuando estaba estudiando a su paciente “Tan”, Broca observó que sus lesiones estaban concentradas justo encima de la cisura de Silvio, una división que separa el lóbulo temporal propiamente humano del resto del cerebro. Esta área donde estaba el daño cerebral de “Tan” se conoce hoy como área de Broca.

Área de Broca.

Se cree que el daño a esta área de Broca produce trastornos relacionados con la gramática del lenguaje, es decir, con la estructura y organización de las oraciones. Los pacientes que sufren afasia de Broca suelen tener dificultades construyendo o entendiendo oraciones.

Pero no basta con que se dañe el área de Broca; al parecer, es necesario que se dañen también las zonas adyacentes y la materia blanca que está debajo y que conecta el área de Broca con otras zonas del cerebro.

Aunque no está del todo claro qué es lo que hace el área de Broca, se cree que quizás su trabajo consista en convertir oraciones en ideas y viceversa, comunicándose a través de los ganglios basales con los lóbulos prefrontales, que son los que se encargan del razonamiento abstracto y del conocimiento. Si es así, el área de Broca sería una especie de traductor: tienes una idea o un pensamiento que se forma en el lóbulo prefrontal, y el área de Broca te lo convierte en una oración en español (o en la lengua que sea); a la inversa, cuando oyes o lees una oración, el área de Broca te la convierte en una idea que se pueda entender en el lóbulo prefrontal. Pero ya les digo, esto es lo que se cree; no es seguro.

El área de Broca está conectada también a otra zona del cerebro importante para el lenguaje: el área de Wernicke, llamada así por Karl Wernicke, un médico, anatomista, psiquiatra y neuropatólogo alemán, que se dedicó a estudiar esta área del cerebro. El daño al área de Wernicke produce un tipo muy distinto de afasia.

Área de Wernicke.

En cierto sentido, la afasia de Wernicke es el complemento de la afasia de Broca. Los pacientes hablan con total fluidez y con oraciones mayormente bien formadas, pero lo que dicen no tiene sentido y a veces usan palabras que no existen. A diferencia de los pacientes que sufren afasia de Broca, los afásicos de Wernicke tienen dificultades para nombrar objetos y lo que hacen es distorsionar la palabra (cambiando los sonidos) o usar otra palabra que está relacionada con esa, pero que no va ahí. Por ejemplo, pueden decir *llisa en vez de silla, o mesa en vez de silla, o *doco en vez de codo, o rodilla en vez de codo.

Un síntoma de la afasia de Wernicke es que los pacientes no dan señales de comprender lo que se habla a su alrededor.

Un tercer tipo de afasia es aquella en la que se daña la conexión entre el área de Broca y el área de Wernicke. Estos pacientes son incapaces de repetir oraciones.

En un cuarto tipo de afasia, las áreas de Broca y de Wernicke y la conexión entre las dos están intactas, pero están aisladas, desconectadas del resto de la corteza cerebral. Estos pacientes lo que hacen es repetir lo que oyen, pero no lo entienden y nunca hablan espontáneamente.

En otros casos, el daño al área de Wernicke produce un síndrome llamado anomia (‘ausencia de nombres’). Estos pacientes pueden hablar casi perfectamente, pero son incapaces de encontrar los sustantivos para nombrar las cosas. Por ejemplo, en vez de decir El niño se subió a la mesa para coger los dulces, un paciente que sufre este tipo de daño diría algo como Ese se subió encima de allí para coger eso que se quería comer, sin sustantivos.

Al parecer, entonces, la función del área de Wernicke es buscar las palabras y mandarlas a otras áreas, sobre todo al área de Broca, que entonces las combina en oraciones o las usa para interpretar oraciones. Visto así, la afasia de Wernicke se da cuando el área de Broca está funcionando bien, pero está construyendo oraciones a lo loco sin el mensaje que se quiere y sin las palabras que normalmente vendrían del área de Wernicke.

Pero, sinceramente, nadie sabe a ciencia cierta qué hacen estas dos áreas.

La cuestión se complica aún más porque existen daños y trastornos sumamente específicos que sugieren la existencia de áreas del cerebro con funciones lingüísticas sumamente específicas.

Zoom in

Según hemos visto, una anatomía muy rudimentaria del lenguaje en el cerebro sería: el área de Broca y aledañas, para el procesamiento gramatical; y el área de Wernicke y aledañas, para el sonido de las palabras, sobre todo de los sustantivos, y algunas partes de su significado.

Se preguntarán entonces: ¿Podemos acaso encontrar áreas más pequeñas del cerebro con funciones más específicas en el lenguaje? Bueno, pues sí y no.

No, porque, hasta hoy, no se han podido identificar partes bien delimitadas del cerebro que cumplan funciones específicas dentro del lenguaje.

Y sí, porque tiene que haber partes más pequeñas de la corteza cerebral que cumplan estas funciones más especializadas. Lo sabemos porque el daño cerebral en ocasiones produce afasias sumamente —y sorprendentemente— específicas.

Hay un síndrome conocido como Sordera a las Palabras (ing. Pure Word Deafness), que es exactamente lo que dice su nombre. Estos pacientes pueden identificar los sonidos que escuchan en su entorno, la música, sonidos de animales, pero son incapaces de reconocer palabras habladas.

Entre los pacientes que sufren afasia de Broca —la que afecta la gramática—, algunos pueden hablar con fluidez, sin interrupciones, pero con oraciones mal formadas o agramaticales. Algunos omiten los verbos o las flexiones (conjugación, singular y plural, femenino y masculino, etc.) o las preposiciones y conjunciones; otros usan las que no son.

Algunos no pueden entender oraciones con subordinadas, como El hombre que vino ayer preguntó por ti.

Algunos tienen problemas con las flexiones (conjugaciones, concordancia, etc.), pero usan perfectamente las derivaciones (p. ej., realización de realizar, o estudiante de estudiar).

Específicamente, el léxico mental (el almacén de palabras que todos tenemos en el cerebro) sufre a veces daños muy bien delimitados.

Entre los pacientes anómicos (los que sufren de “ausencia de sustantivos”), pacientes diferentes pueden tener problemas con tipos diferentes de sustantivos. Algunos pueden usar sustantivos concretos (como mesa, piedra, montaña), pero no sustantivos abstractos (como belleza, amistad, reunión). Otros tienen el problema contrario. Algunos pueden usar sustantivos que nombran cosas vivas (como perro, persona, árbol), pero no sustantivos para cosas no vivas (como lápiz, pared, edificio).

Algunos tienen problemas para usar sustantivos que nombran partes del cuerpo, o sustantivos que nombran animales o plantas, o sustantivos que nombran alimentos, o sustantivos que nombran objetos que normalmente se encuentran en interior, o sustantivos que nombran colores, o nombres propios.

Esto no significa que el cerebro tenga una sección para vegetales, otra para animales, etc. O, al menos, nadie las ha encontrado hasta hoy.

De hecho, para los neurolingüistas ha sido muy frustrante tratar de casar funciones con áreas específicas del cerebro. A veces, dos pacientes con la misma lesión presentan trastornos distintos, o dos pacientes con el mismo trastorno tienen lesiones distintas. A veces, un daño grande produce un trastorno menor; otras veces, ocurre lo contrario. A veces, una lesión en el área de Broca produce una afasia de Wernicke y viceversa.

Los neurobiólogos han logrado identificar áreas del cerebro especializadas en funciones específicas como la forma de los objetos, la distribución espacial, el color, la visión estereoscópica en 3D, el movimiento simple y complejo.

Así que es perfectamente posible que haya áreas del cerebro especializadas en aspectos específicos del lenguaje, como la conjugación o las oraciones subordinadas. Pero los métodos que existen actualmente para estudiar esto son todavía demasiado rudimentarios.

También es posible que estas áreas no estén todas en el mismo lugar. Otros órganos que se dedican, por ejemplo, a mover cosas, como la cadera o el corazón, necesitan tener una forma bien definida, pero el cerebro no hace eso. El cerebro es el órgano de la computación, del procesamiento de información. Mientras las conexiones entre sus partes estén bien, no importa dónde estén esas partes.

Piensen en el interior de una computadora. Los cables se pueden torcer, enrollar y guardar unos arriba de otros, ahí a lo como quiera, mientras estén conectados donde van. Pues todo parece indicar que el cerebro funciona así también.

Y esto es todo por hoy.

(Pueden ver aquí un post muy interesante sobre la fisiología cerebral de la lectura, específicamente.)


También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. 09/06/2020

    […] del sentido del gusto se encuentra en la corteza insular, muy cerca del centro del lenguaje (áreas de Broca y Wernicke). La sinestesia léxico-gustativa sería quizás el resultado de conexiones nerviosas atípicas […]

  2. 14/07/2020

    […] el lenguaje y la lingüística; sobre el español de Cuba y sobre las lenguas del mundo; sobre el cerebro, sobre cómo se forman palabras nuevas y sobre todas las cosas que podemos hacer con el lenguaje, […]

  3. 14/07/2020

    […] el lenguaje y la lingüística; sobre el español de Cuba y sobre las lenguas del mundo; sobre el cerebro, sobre cómo se forman palabras nuevas y sobre todas las cosas que podemos hacer con el lenguaje, […]

  4. 11/08/2020

    […] corteza cerebral, específicamente en el hemisferio izquierdo (como recordarán del episodio sobre el lenguaje en el cerebro), mientras que las connotaciones se distribuyen en conexiones entre la corteza y el sistema […]

  5. 11/08/2020

    […] corteza cerebral, específicamente en el hemisferio izquierdo (como recordarán del episodio sobre el lenguaje en el cerebro), mientras que las connotaciones se distribuyen en conexiones entre la corteza y el sistema […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search