S1E8: Cómo se forman palabras

Una lengua como el español tiene, según el diccionario que se consulte, entre 70 000 y 90 000 palabras o un poco más. Esto es en los diccionarios de la lengua común, como el de la RAE o el de María Moliner.

Si a este número se le agregan las palabras regionales, populares, los tecnicismos de las ciencias, las artes y las profesiones, las palabras nuevas que todavía no se han registrado en diccionarios, las palabras que están cayendo en desuso, etc., algunos estiman que el español se acercaría a las 300 000 palabras.

Es una cantidad considerable y, aun así, de vez en cuando hacen falta palabras nuevas. Algo nuevo aparece, algo cambia en el mundo, y nos damos cuenta de que la lengua tiene lo que se llama un vacío lexical, un espacio donde sería conveniente, incluso indispensable, contar con una palabra para nombrar ese algo.

Y de eso voy a hablarles hoy: de las maneras en las que se pueden llenar los vacíos lexicales y, específicamente, de las maneras en que las lenguas pueden construir palabras nuevas.

Cómo llenar un vacío lexical

Hay al menos cuatro maneras de llenar un vacío lexical.

La primera y más evidente es inventar una palabra nueva. Desde cero. Es lo que se llama acuñación; lo que se hace aquí es acuñar una nueva palabra. Es lo que se ha hecho, por ejemplo, con palabras comerciales como aspirina, nailon o wifi (que no es la forma corta de Wireless Fidelity, ‘fidelidad inalámbrica’, como se dice por ahí), o con palabras salidas de la literatura de ficción, como los hobbits de Tolkien o los muggles del universo de Harry Potter.

Pero la acuñación no es tan común como podría quizás esperarse. La mayoría de las veces en que necesitamos llenar un vacío lexical, no acuñamos una nueva palabra. Yo diría que las razones son varias: hacen falta imaginación y creatividad, que consumen recursos; hay que explicar qué significa cada vez que la usamos con una persona nueva, algo que se puede hacer en una campaña publicitaria, en una obra de ficción o en un texto científico, pero que, en la conversación real, consume tiempo y energía; si todo el mundo inventara las palabras que quisiera, llegaría el momento en que la comunicación sería imposible, pues cada hablante tendría que almacenar en su memoria todas las palabras que él mismo ha inventado más todas las palabras que han inventado las personas con las que habla normalmente.

En resumen, la acuñación puede resolver algún que otro vacío lexical ocasional, pero no es un recurso del que los hablantes se sirvan constantemente. Y no puede serlo.

La segunda manera de llenar un vacío lexical es, simplemente, tomar la palabra que nos hace falta de una lengua que ya la tenga. Son los llamados préstamos lingüísticos, en mi opinión, mal llamados así, porque no son “préstamos”, no se devuelven.

Tenemos en español, por ejemplo, áreas del léxico donde son muy comunes los préstamos lingüísticos, como la informática (motherboard, mouse, display, speaker), las telecomunicaciones (router, módem, GPS), internet y redes sociales (tuit, hashtag, post, like), el márquetin (marketing, branding, engagement, community manager).

Como se ve, los préstamos son mucho más comunes que las acuñaciones: “tomar prestado” es más fácil que crear algo de cero. Sin embargo, tampoco son la solución ideal: no todo el mundo tiene acceso a una lengua extranjera; los préstamos por lo general se quedan en un área limitada, como en los ejemplos anteriores; y también hay que explicárselos a cada nueva persona que encontramos.

Una tercera manera de llenar un vacío lexical es usar una palabra que ya existe, pero con un significado nuevo. Es decir, servirnos de la polisemia, la propiedad de las palabras de tener más de un significado.

Esta es mucho más común y la encontramos en todas las áreas de la vida humana. La encontramos en la ciencia, donde palabras comunes se usan con significados especializados (lenguaje o lengua en lingüística, reacción en química, velocidad en física, conocimiento en filosofía) y en la vida diaria, donde se les han dado significados nuevos a muchas palabras para nombrar cosas que, en su momento, también eran nuevas (el pie de la montaña, la pata de la mesa y de la silla, el brazo de la butaca, el forro del teléfono, el lomo de los libros). De hecho, la inmensa mayoría de las palabras, en cualquier lengua, son polisémicas, es decir, tienen más de un significado.

Esta solución es más económica que las anteriores. Ya no hay que aprenderse una palabra nueva con su significado, sino sumarle un significado a una palabra que ya conocemos. Igual, sigue estando el problema de tener que explicar exactamente con qué significado estamos usando una palabra, aunque es cierto que, a menudo, el contexto nos ayuda.

Aunque estas tres maneras de llenar vacíos lexicales existen y se usan, cada una con diferente frecuencia, las tres ignoran algo de lo que se sirve la cuarta manera que vamos a ver: los mecanismos que tienen todas las lenguas humanas para construir palabras nuevas usando partes que ya existen.

La forma de las palabras

Las palabras no son atómicas y la propia palabra atómica nos explica por qué. Atómico viene de átomo, que a su vez es una palabra griega formada por tomo, ‘parte’, y la negación a, ‘sin’. Átomo significa entonces algo sin partes, indivisible, como se creía inicialmente que era el átomo. Atómico tiene además ic, para convertir el sustantivo átomo en adjetivo, y la vocal final o/a, para el género masculino o femenino. O sea que la palabra atómico está formada por cuatro partes: a, tom, ic, y o, y significa ‘propio del átomo’ o, en este caso, ‘semejante al átomo’.

Estructura del adjetivo “atómico”.

Con esto quiero hacerles ver que, como dije, las palabras no son atómicas, es decir, no son una sola cosa indivisible, sino que están formadas por partes. A estas partes que forman las palabras, los lingüistas las llamamos morfemas y su estudio es la morfología.

Por supuesto, existen palabras formadas por una sola parte, como yo, tú, hoy, ayer, aquí, así, y, o, a, de… Pero son una minoría. Incluso, entre estas, algunas estuvieron originalmente formadas por partes. Es el caso, por ejemplo, de hoy (del latín hodĭe, ‘este día’), de ayer (del latín ad heri, donde heri es ‘ayer’ y ad es ‘hacia’ y se usaba como refuerzo o énfasis) o de así (del latín ad sic, ‘de esta manera’).

Estas partes que forman las palabras, estos morfemas, no son todos iguales. Los hay de varios tipos.

Volvamos a la palabra atómico. Entre las cuatro partes que la forman, hay una que es, digamos, la más importante, la que le da el grueso del significado a la palabra, la que es, si se quiere, el núcleo de esa palabra. Como sin duda habrán adivinado, es el morfema tom, que significa ‘parte’. A esta la llamamos morfema radical, porque es como la raíz de la palabra, de donde “crecen” las demás partes.

Ese significado del radical puede cambiar según vayamos pegándole otras partes. A todas esas otras partes que se fijan al radical para formar una palabra, se les llama afijos.
En el caso de atómico, vemos el afijo a, que niega el significado del radical, ‘sin partes’, y que encontramos también en otras palabras como amoral, anormal, asexual… Como esta parte se fija delante del radical, lo llamamos prefijo.

Vemos también el afijo ic, que introduce un significado de ‘relativo a, propio de, semejante a’ y que, en combinación con los otros, produce el significado ‘semejante a algo que no tiene partes’. Lo encontramos también en muchos otros adjetivos, como monárquico (‘relativo a la monarquía’), básico (‘relativo a la base de algo’), cilíndrico (‘con forma de o semejante a un cilindro’). Como esta parte ic se fija detrás del radical, lo llamamos sufijo o, a veces, posfijo.

Se habrán percatado de que estas dos partes lo que hacen es crear una palabra nueva a partir de una que ya existe: átomo de tomo, atómico de átomo. Por esta razón, se les llama morfemas derivativos, porque crean palabras derivadas de otras.

Por último, está la parte final, o, que es también un sufijo, pero de otro tipo. Esta parte no le cambia el significado a la palabra —atómico significa lo mismo que atómica— ni crea una palabra nueva —atómico y atómica son la misma palabra. El uso de este morfema en español es puramente gramatical, para marcar la concordancia en género con un sustantivo: palabra atómica, vocablo atómico. Como estos morfemas lo que hacen es flexionar el radical, cambiarle la terminación según cómo esté usada la palabra en una oración, se les llama morfemas flexivos. Aquí entran también las conjugaciones, el singular y el plural, etc.

Como el tema de este episodio es la formación de palabras nuevas, los morfemas flexivos no nos interesan. Nos interesan, para empezar, los derivativos.

La mecánica de las palabras

La derivación, como decía, es el procedimiento que permite formar una palabra nueva a partir de una que ya existe por medio de un morfema, es decir, enganchándole un pedacito nuevo a la palabra. La derivación existe en todas las lenguas humanas y es, por mucho, la manera más común de crear palabras, al menos en las lenguas indoeuropeas.

(Si necesitan un recordatorio de las lenguas indoeuropeas, revisen las notas que tomaron del Episodio 6.)

Los más comunes son los prefijos y sufijos derivativos, o sea, partes que se enganchan delate o detrás del radical, pero no son los únicos.

Están también los infijos, que, como su nombre indica, se enganchan dentro del radical, rompen el radical en dos. En español, los infijos son prácticamente inexistentes. El único caso que yo he encontrado es el del diminutivo para algunos nombres propios. Por ejemplo, el diminutivo de Carlos es Carlitos, y el morfema it, que es el diminutivo, rompe el radical en dos partes, Carl y os. Lo mismo ocurre con Édgar, cuyo diminutivo es Edguítar, con it entre las dos partes Edgu y ar; y con Oscar, cuyo diminutivo normalmente es Oscarito, pero también oímos a veces Osquítar, con el it entre las dos partes Osqu y ar.

Un caso súper curioso son las lenguas semíticas (el árabe, el hebreo, el arameo). En estas lenguas, los sustantivos y los verbos se construyen sobre una base de tres consonantes y, para crear palabras nuevas, se van insertando vocales entre esas consonantes. Por ejemplo, en el árabe egipcio, las tres consonantes ktb son un radical que significa ‘escribir’. Ahí se van metiendo vocales para formar, por ejemplo, katab (‘él escribió’), kaatib (‘escritor’), kitáab (‘libro’) o kútub (‘libros’).

Hay otros tipos de morfema, pero no me voy a detener en ellos.

Volviendo a la derivación, decía que esta nos permite construir palabras nuevas a partir de otras. Podemos, por ejemplo:

  • Tomar un sustantivo (átomo) y formar un adjetivo (atómico);
  • A la inversa, tomar un adjetivo (bello) y formar un sustantivo (belleza);
  • Tomar un sustantivo (gaveta) y formar un verbo (engavetar);
  • Tomar un verbo (destruir) y formar un sustantivo (destrucción);
  • Tomar un adjetivo (bello) y formar un verbo (embellecer);
  • Tomar un adjetivo (rápido) y formar un adverbio (rápidamente);
  • Tomar un adjetivo (útil) y formar otro (inútil);
  • Tomar un verbo (tender) y formar otro (destender); entre otras posibilidades.

Cuidado, porque a veces encontramos palabras que parecen derivadas, pero la supuesta palabra original no existe. Así, tenemos inepto, pero no *epto (lo más cercano sería apto); tenemos inerte, pero no *erte; tenemos despetroncarse, pero no *petroncarse.

Un tipo especial de derivación es aquella en la que, a partir de una palabra, digamos, un adjetivo, se crea otra, p. ej. un sustantivo, pero sin engancharle ningún pedacito audible o visible. Por ejemplo, del adjetivo aburrido, yo puedo formar un sustantivo y decir que Fulanito es un aburrido; del adverbio bien, se formó un sustantivo y decimos hacer el bien.

A este tipo de derivación se le llama derivación cero o conversión, porque se convierte una palabra en otra de otro tipo. En español no es muy común, pero en inglés está por todas partes: es muy frecuente, en esta lengua, convertir, por ejemplo, sustantivos en verbos solo con usarlos como verbo. De hecho, para nombrar este fenómeno, se usa el término verbing, donde el sustantivo verb se convierte en verbo con la terminación ing, y luego se vuelve a convertir en sustantivo verbing para nombrar la actividad de “verbear”, el “verbeo” o como se quiera llamar.

El segundo procedimiento más usado para crear palabras nuevas en las lenguas indoeuropeas es la composición. En vez de engancharle pedacitos a un radical, se engancha un radical con otro(s) para formar una palabra compuesta.

Podemos unir un sustantivo con un adjetivo, como en pelirrojo, boquiabierto, cabizbajo o aguardiente; o dos adjetivos, como en agridulce o claroscuro; o un verbo y un sustantivo, como en sacacorchos, abrelatas, matabichos, metepié; o dos sustantivos, como en telaraña, etc.

En español, la composición es bastante común, pero nada comparado con una lengua como el alemán, famosa por sus palabras largas, donde la composición es la reina de la formación de palabras.

Pero no es la única. Otras lenguas como el griego, el ruso, el búlgaro, el croata, el danés, el holandés, el islandés, el polaco, el lituano, también hacen un uso profuso de la composición para crear palabras enormes.

Para los que no disfrutan de las palabras largas, no se preocupen. Hay otro procedimiento para crear palabras nuevas, el acortamiento, que consiste precisamente en acortar las palabras quitándoles pedazos.

Según el pedazo que se quite, hay varios tipos de acortamiento.

El primero es la apócope, donde se elimina la parte final. Así, obtenemos palabras como profe, seño, san (de santo), recién (de reciente), cien (de ciento), un (de uno), cine (de cinematógrafo), foto (de fotografía), mega, giga y tera (de megabyte, gigabyte y terabyte), moto (de motocicleta), entre otros.

Luego está la aféresis, donde se elimina el inicio de la palabra, como en horita (de ahorita). En español no es muy común y la vemos sobre todo en la pérdida de letras iniciales que no se pronuncian, como en sicología, seudo-, soriasis

Un tercer tipo de acortamiento es la síncopa, donde se eliminan sonidos del medio de la palabra. Fue lo que pasó, por ejemplo, con la palabra natividad, de donde viene la actual navidad. Fue también lo que hicimos los cubanos con adelante para quedarnos con alante. Históricamente, la vemos también en palabras como colgar, que viene del latín collocare, o rezar, del latín recitare.

Cuando se une la composición con el acortamiento, encontramos la llamada fusión: se combinan dos palabras y a ambas se les quita un pedazo, ya sea el principio o el final. Tenemos así informática (de información + automática), transistor (ing. transfer + resistor), emoticono (ing. emotion + icon), motel (ing. motor + hotel), docudrama (de documental dramático) o spanglish (ing. Spanish + English).

Finalmente, están las siglas y los acrónimos, donde se dejan solamente las iniciales de un grupo de palabras.

La diferencia entre sigla y acrónimo es bastante simple: las siglas se pronuncian letra por letra, como CDR (Comités de Defensa de la Revolución), mientras que los acrónimos se pronuncian como si fueran una palabra, como FEU (Federación de Estudiantes Universitarios).

Son siglas, entonces, CDR, FMC, CTC, ONG (u oenegé), CPU, LTE, VIH; y son acrónimos FEU, ONU, UNESCO, sida, FAO, ANAP…

Lo curioso de las siglas y los acrónimos es que, cuando se toman como palabras nuevas, se pueden usar para producir otras palabras, digamos, por medio de la derivación. Así, por ejemplo, en Cuba formamos, a partir de CDR, la palabra cederista; de sida, se formó el peyorativo sidoso; y, en mi trabajo, la Facultad de Lenguas Extranjeras, conocida por su acrónimo FLEX, los estudiantes se hacen llamar flexianos.

Hay otras maneras de formar palabras, menos frecuentes en español.

Hay una que consiste en repetir el radical de la palabra y se conoce como reduplicación. Es común en las lenguas bantúes, habladas en varios países africanos, y se usa para indicar la frecuencia o la intensidad con la que se realiza una acción. En swahili, por ejemplo, ‘golpear’ se dice pigá y la palabra reduplicada pigá-pigá significa ‘golpear repetidamente’.

En español, la reduplicación no es muy común, pero sí la encontramos en la lengua coloquial cuando hablamos del corre-corre de los niños en el pasillo o del jala-jala y el empuja-empuja que se formó para montar en la guagua.

Y la última manera de formar palabras nuevas de la que les voy a hablar hoy es el simbolismo u onomatopeya, que consiste en hacer que la palabra nueva imite el sonido de lo que queremos nombrar o que, por su propio sonido, nos transmita la idea (las llamadas palabras de origen expresivo).

Tenemos así las palabras que denotan sonidos animales, como guau-guau o jau-jau, miau, quiquiriquí, croar; palabras para sonidos de objetos, como rin-rin, chirriar, chu-chu-á, tictac, clic, tuntún; y palabras de origen expresivo, como berrear, bache, bambolear, bofe, burbuja, caca, carcajada, chaparrón, chirrín-chirrán, chupar, cosquillas, pequeño, pimpampum, pipi, tonto, zunzún, entre otras.

Antes de terminar, quiero decirles que, en español, la productividad actual de todos estos mecanismos de formación de palabras es bajísima. Por productividad se entiende la medida en la que los hablantes los usan. Si digo que la productividad de estos mecanismos es baja, quiero decir que los hablantes casi no los usan.

Sí, en español hay muchísimas palabras derivadas, pero la inmensa mayoría se formaron hace tiempo. Los hablantes ya prácticamente no formamos palabras nuevas por derivación. Y muchísimo menos por composición. Los acortamientos son un poquito más comunes, pero, en comparación con otras lenguas como el francés, nos quedamos cortos.

Y a mí me parece una pena, porque hay toda una maquinaria ahí, cogiendo polvo y telarañas, y nadie o muy pocos la usan.


También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. 09/06/2020

    […] el episodio S1E8 del pódcast, les hablaba de la formación de palabras y, específicamente, de las palabras […]

  2. 09/06/2020

    […] el episodio S1E8 del pódcast, les hablaba de la formación de palabras y, específicamente, de las palabras […]

  3. 14/07/2020

    […] la lingüística; sobre el español de Cuba y sobre las lenguas del mundo; sobre el cerebro, sobre cómo se forman palabras nuevas y sobre todas las cosas que podemos hacer con el lenguaje, incluyendo la creación […]

  4. 25/08/2020

    […] pedacitos más pequeños, los morfemas, para formar palabras. En la temporada pasada, dedicamos un episodio a hablar de […]

  5. 25/08/2020

    […] pedacitos más pequeños, los morfemas, para formar palabras. En la temporada pasada, dedicamos un episodio a hablar de […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search