De más está decir: presuposiciones, implicaciones e implicaturas

Con el lenguaje, podemos decir muchas cosas. Cualquier cosa, de hecho. Infinitas cosas. Podemos hablar de ahora, del siglo que viene y de hace diez mil años; de nosotros, de ella, de aquel y de personas que no existen; de lo que pasa aquí, en Siberia, en Saturno o en otros universos reales, hipotéticos e inventados.

No en balde Homo sapiens no se calla nunca.

Pero, si interesante es estudiar todo lo que estos simios lampiños que somos podemos decir con el lenguaje y los mecanismos que lo permiten, igual de interesante es explorar todo lo que podríamos decir, pero no decimos porque el lenguaje nos permite darlo por sentado.

Vamos a hablar entonces de lo no dicho, no por tabú o por intención de ocultarlo, sino porque todos estamos de acuerdo en que está de más decirlo.

Verdadero o falso

La mayoría de las cosas que decimos son verdaderas o falsas. Hay un grupo relativamente pequeño de enunciados —saludos y despedidas (buenos días, hola, hasta luego), expresiones de emoción y deseo (felicidades, gracias, qué pena, ojalá que no, que te vaya bien), entre otros— que no son ni verdaderos ni falsos. Esto es, no son proposiciones.

Una proposición es, simplemente, una afirmación que puede ser verdadera o falsa, o sea, que puede tener un valor de verdad. Así, Me comí un caramelo es una proposición: es verdadera si, en efecto, me comí un caramelo, o falsa si no me lo comí. Por el contrario, hasta luego no es una proposición: no afirma nada a lo que se le pueda asignar un valor de verdad.

De lo que vamos a hablar en este post, entonces, es de enunciados proposicionales, es decir, cosas que decimos y que tienen un valor de verdad, que son verdaderas o falsas.

Lo presupuesto

La verdad de una proposición depende de varias cosas. Primero, depende de que esa proposición refleje estados de cosas en el mundo. La proposición Juan está en el comedor es verdadera si y solo si en el mundo se da un estado de cosas particular, en este caso, que el individuo ‘Juan’ esté ubicado en el espacio llamado ‘el comedor’. Hasta ahí, todo okey.

Pero la verdad de una proposición depende también, en segundo lugar, de la verdad de otras proposiciones. Por ejemplo, para que la proposición Mi hermana estudió medicina sea verdadera, lo primero que hace falta es que yo tenga una hermana, es decir, que sea verdadera también la proposición Yo tengo una hermana.

En el caso de Juan está en el comedor, tiene que ser verdad también que Juan existe y que La casa tiene un comedor.

Estas son, si se quiere, afirmaciones “escondidas” dentro de otras afirmaciones. En estos casos, las llamamos presuposiciones.

Una presuposición es una afirmación q que tiene que ser verdadera para que una afirmación p sea verdadera. Responde a la pregunta: ¿Qué tiene que ser verdad para que esto sea verdad? Para que sea verdad que Mi hermana estudió medicina, tiene que ser verdad que Yo tengo una hermana.

En cierto sentido, entonces, la presuposición viene “antes” de la afirmación: primero Juan existe y luego Juan está en el comedor; primero Yo tengo una hermana y luego Mi hermana estudió medicina. No estoy hablando aquí de un sentido temporal, sino lógico: la presuposición viene lógicamente antes de la afirmación.

Pero, ¡cuidado! Es cierto que la afirmación necesita que la presuposición sea verdadera, pero, si se han fijado bien, habrán notado que al revés no es así. La presuposición puede ser verdadera y la afirmación ser falsa. Puede ser verdad que Yo tengo una hermana, pero eso no quiere decir necesariamente que Mi hermana estudió medicina. Puede haber estudiado física. La presuposición es, entonces, una relación unilateral, funciona en un solo sentido: que p presuponga q no quiere decir que q presuponga p.

En resumen, cualquier afirmación presupone la verdad de otras proposiciones. Si esas otras proposiciones son falsas, la afirmación tiene que ser falsa también. No obstante, que esas otras proposiciones presupuestas sean verdaderas no quiere decir que mi afirmación sea automáticamente verdadera.

Lo implicado

Como mismo la verdad de mi afirmación depende de la verdad de otras proposiciones, hay aún otras proposiciones cuya verdad depende de la verdad de mi afirmación. Por ejemplo, si mi afirmación verdadera es que Pedro mató a Juan, entonces tiene que ser verdad también que Juan se murió.

A este otro tipo de afirmaciones “escondidas”, las llamamos implicaciones.

Una implicación es una afirmación q que es automáticamente verdadera si otra afirmación p es verdadera. Responde a la pregunta: Si esto es verdad, ¿qué más tiene que ser verdad? Si es verdad que Pedro mató a Juan, es automáticamente verdad también que Juan se murió.

Como esto no puede ser de otra manera, es decir, como la verdad de q se sigue necesariamente de la verdad de p, se trata aquí de lo que llamaremos implicaciones fuertes.

En cierto sentido, entonces, la implicación viene “después” de la afirmación: primero Pedro mata a Juan y luego Juan se muere. Tampoco se trata aquí de un “después” temporal, sino lógico: la implicación viene lógicamente después de la afirmación.

Otra advertencia. Como mismo la presuposición no garantizaba la verdad de la afirmación —que yo tenga una hermana no quiere decir que mi hermana haya estudiado medicina—, la verdad de la implicación no garantiza la verdad de la afirmación: que Juan se haya muerto no quiere decir que Pedro lo haya matado. Al igual que la presuposición, la implicación es una relación unilateral, funciona en un solo sentido: que p implique q no quiere decir que q implique p.

La implicación tampoco es lo contrario o el espejo de la presuposición, como se podrán haber dado cuenta. Siento que estoy siendo repetitivo, pero me parece necesario:

  • Mi hermana estudió medicina presupone que yo tengo una hermana, pero Yo tengo una hermana no implica que mi hermana haya estudiado medicina.
  • Pedro mató a Juan implica que Juan se murió, pero Juan se murió no presupone que Pedro lo haya matado.

En resumen, una afirmación puede implicar fuertemente la verdad de otras proposiciones. Si la afirmación es verdadera, esas otras proposiciones tienen que ser verdaderas también. No obstante, que esas otras proposiciones sean por sí solas verdaderas no quiere decir que mi afirmación sea necesariamente verdadera.

Lo sugerido

Como dije, los anteriores son casos de implicación fuerte, donde la verdad de una proposición se sigue necesariamente de la verdad de mi afirmación.

Pero existen otros muchos casos en los que mi afirmación lo que hace es sugerir la verdad de una proposición. Estas implicaciones débiles reciben el nombre de implicaturas, término acuñado por el filósofo H. P. Grice en 1975.

Miren este ejemplo clásico de una miniconversación:

A: Me quedé sin gasolina.
B: Hay una gasolinera aquí al doblar.

Con su afirmación, B implica débilmente que la gasolinera está abierta y que A puede comprar allí la gasolina que le hace falta. Esta implicatura es débil porque se puede negar. B puede continuar diciendo Pero ahora está cerrada y no pasa nada. Fíjense que esto es imposible con una implicación fuerte: yo no puedo decir Pedro mató a Juan, pero Juan no se murió, porque crearía una contradicción.

Decimos entonces que, al contrario de las implicaciones, las implicaturas son retractables, puedo negarlas sin crear contradicciones.

Otra miniconversación como ejemplo:

A: ¿Quieres un pedazo de cake?
B: Soy diabético.

Con su afirmación, B implica débilmente que no quiere un pedazo de cake, porque le haría daño. No obstante, esta implicatura es retractable. B puede continuar diciendo Así que dame un pedacito chiquitico o Pero un día es un día, y no hay contradicción.

La implicatura responde entonces a la pregunta: Si esto es verdad, ¿qué más debe ser verdad? Y la palabra clave aquí es debe: es cuestión de probabilidad, no de necesidad como en la implicación fuerte.

Habrán notado también que las implicaturas son vitales en la conversación, sobre todo por lo económicas que son. Nos permiten dar una información más breve y confiar en que la otra persona va a llenar los huecos.

¿Qué hago con todo esto?

Ya saben qué son las presuposiciones, las implicaciones y las implicaturas. ¿Y ahora? ¿Para qué les sirve saber esto?

Bueno, en primer lugar, el conocimiento es su propia recompensa. Saber es algo bueno en sí mismo, así que de nada.

En segundo lugar, con esto pueden mirar de otra manera las conversaciones que tienen a diario y divertirse llenando los huecos o viendo a la gente meter el pie en los huecos por no saber llenar una implicatura. Una vez más, de nada.

Y, por último, estas son herramientas de lectura. Sabiendo que, detrás de lo dicho, hay mucho que no se dice, y sabiendo cómo llegar a lo no dicho, es más fácil leer o releer los discursos que nos encontramos a diario en la prensa, en la TV o en las redes sociales.

Lo no dicho es una herramienta política tan o más poderosa que lo dicho. Las implicaturas que se esconden en palabras aparentemente banales, como pero, pueden usarse para reforzar prejuicios y exclusiones. ¿Cuántas veces no hemos oído o leído la frasecita Fulano es pobre, pero honrado? La palabra pero implica que entre las dos cosas (pobre y honrado) existe una oposición, una contrariedad, y presenta a Fulano como la excepción notable de una supuesta regla general: ‘los pobres son deshonestos’.

Es la misma implicatura que encontramos en descripciones como Fulana es negra, pero fina (‘las negras son vulgares’); Zutano es gay, pero decente (‘los gays son indecentes’); Menganito es joven, pero muy capaz (‘los jóvenes son incapaces’). Todas estas implicaturas sirven para reforzar prejuicios y exclusiones con consecuencias políticas importantes, bajo la cubierta protectora de lo no dicho.

Con el mismo fin, pueden usarse las presuposiciones. Una afirmación como No se puede hacer X porque estamos defendiendo Y presupone varias cosas: que alguien está atacando Y; que alguien quiere hacer X; que X va en contra de Y; que Y es más importante que X… Implica, además, que quien quiera hacer X está también atacando Y.

Hay tres cosas que quiero que se lleven de este post: (1) las cosas no son verdaderas o falsas aisladamente, sino en conexión con otras cosas; (2) es necesario alfabetizarse en el funcionamiento del lenguaje; y, específicamente, (3) es necesario aprender a leer con el ojo en lo dicho y el cerebro en lo no dicho.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search