“¡Ay, un vampiro!” Una serie pop nos enseña sobre discriminación

Hace un par de años, dirigí una investigación sobre la manera en que el lenguaje se usaba con fines discriminatorios en la serie estadounidense True Blood (HBO, 2008-2014). Esta investigación fue, primero, la tesis de grado de un estudiante y, luego, un artículo que publicamos ambos en coautoría y que pueden ver aquí en su versión original en inglés.

Como el tema, lamentablemente, sigue siendo actual, decidí hacer este post para resumir y presentar los principales hallazgos de esa investigación.

La serie: universo, premisa y temas

La serie True Blood, de siete temporadas, se desarrolla en el pueblo de Bon Temps, Luisiana. En el universo de la serie, los vampiros existen y, dos años antes del comienzo de la historia, la invención de sangre sintética les permitió “salir del ataúd” porque ya no necesitan sangre humana para vivir.

Los vampiros están divididos en dos facciones: los que desean integrarse a la sociedad y exigen ciudadanía e igualdad de derechos; y los que creen que la naturaleza inherentemente violenta de los vampiros hace que la coexistencia con los humanos sea imposible.

La serie explora varios temas contemporáneos, como la lucha por la igualdad de derechos, la discriminación y la violencia contra las minorías, el papel de la fe y la religión, y el control e influencia de los medios masivos. La manera en que interactúan con los humanos refleja claramente una realidad discriminatoria: se condenan las relaciones románticas entre las especies, se ataca la cultura de los vampiros…

Es evidente, entonces, que los vampiros se usan aquí de manera alegórica, sustituyendo a otras minorías excluidas y oprimidas. Esto queda claro desde los propios créditos de presentación de la serie (cuyo análisis se puede leer también en el artículo original). El interés de los realizadores nunca fue la sutileza.

Qué hicimos

Lo primero que tuvimos que hacer, por supuesto, fue ver la serie completa. No fue grave, porque es entretenida y se disfruta.

Mientras veíamos la serie, fuimos recopilando 128 textos o enunciados dichos por varios personajes. No fueron seleccionados al azar, sino siguiendo tres criterios principales:

  • que el enunciado mostrara una oposición entre humanos y vampiros;
  • que el enunciado fuera dicho en un contexto de confrontación (p. ej., una discusión) y no en un contexto cooperativo (p. ej., una conversación amistosa); y
  • que el enunciado mostrara la subjetividad del personaje, sobre todo que mostrara una valoración positiva o negativa del otro.

Para el análisis de estos 128 enunciados, fuimos a buscar varias cosas. Miramos, principalmente, qué actitud asumía el personaje hacia el otro, en qué aspecto del otro se enfocaba, qué recursos (palabras, gramática, figuras de estilo) usaba para hablar del otro y, en dos ocasiones, cómo el personaje iba hilando todo eso para construir un discurso, lo que se llama una estrategia discursiva.

Hablo aquí de personajes, pero, por supuesto, siempre tuvimos claro que, detrás de los personajes, hay escritores.

Qué encontramos

Valoraciones negativas

El primer hallazgo no va a sorprender a nadie: la inmensa mayoría de los enunciados muestran una valoración negativa del otro. Entre estos, una cantidad considerable son dichos por personajes en posiciones de poder y sus valoraciones negativas son más fuertes porque se apoyan en la religión (en el caso de un líder religioso), en la ley humana (en el caso de los funcionarios electos) y en la ley vampírica (en el caso del Rey Vampiro de Mississippi).

Russell Edgington, Rey Vampiro de Mississippi, interpretado por Denis O’Hare.

Resulta también que, en muchas de estas valoraciones negativas, los personajes se muestran seguros de lo que dicen. Esta seguridad se puede ver en el lenguaje, en palabras y expresiones como yo sé que, no tengo la menor duda, me consta y otras semejantes. Esto tiene una explicación: las valoraciones discriminatorias se apoyan en creencias absolutas e incuestionables sobre el otro, lo cual hace que el hablante muestra una certeza máxima cuando habla.

Estas valoraciones negativas se centran, mayormente, en dos aspectos o rasgos del otro: su cualidad (lo que el otro es) y su comportamiento (lo que el otro hace). Tampoco sorprenderá a nadie que este rasgo del otro alterna casi siempre con el del hablante: los humanos valoran negativamente a los vampiros; los vampiros valoran negativamente a los humanos. Un hecho curioso de esta serie: la discriminación se da en ambos sentidos.

Las valoraciones negativas están concentradas en dos dominios principales: el dominio de lo ético, de lo moral; y el dominio de lo físico-fisiológico. Esto es de esperar, pues estamos en un contexto de discriminación donde el criterio principal para excluir a un grupo es su pertenencia a otra especie biológica.

Ejemplo de una estrategia discursiva

Veamos el caso de un personaje ubicado en una posición de poder: Truman Burrell, gobernador del estado de Luisiana.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=eig_rib1iHo&w=800&h=443]

Para este ejercicio de “anatomía”, vamos a tomar su intervención en una conferencia de prensa televisada (episodio 1 de la temporada 6), justo después de que una facción radical de vampiros llevara a cabo un ataque contra la fábrica de sangre sintética, que acabó con el suministro del producto en Luisiana e hizo que algunos vampiros, desesperados, volvieran a cazar humanos en las calles.

Dice el gobernador (y yo traduzco):

“Yo hice un juramento de servir y proteger a las personas de este estado. A las personas, no a los vampiros. (La multitud aclama.) No, no, espérense, espérense. Yo no tengo nada en contra de los vampiros como especie. Cuando se nos dieron a conocer, el gobierno, mi familia, la buena gente de Luisiana, los recibimos con toda la generosidad, aceptación y hospitalidad sureña que siempre han caracterizado a este gran estado. (La multitud aclama.) Por eso tenemos la mayor población de vampiros del país. Y también es por eso que esta escasez de sangre sintética nos ha golpeado tan fuerte. Desde los ataques terroristas a las fábricas de sangre sintética, la semana pasada, 246 humanos de Luisiana han perdido la vida. Cuando los ciudadanos humanos y contribuyentes no pueden caminar por estas calles de noche sin miedo a que los maten, ¡tenemos que recuperar nuestras calles! En este mismo momento, instituyo un toque de queda para todos los vampiros del estado. Todos los vampiros deben mantenerse dentro o bajo tierra después del anochecer. Además, he decidido aplicar la Orden Ejecutiva 846 de la Constitución del Estado de Luisiana: quedan cerrados todos los negocios de los vampiros. (La multitud aclama.) Por eso les digo a todos los que tengan los medios económicos y legales, legales, de hacerlo, que compren un arma. Compren todas las que puedan. Aprovisiónense de balas de madera. ¡Esto sigue siendo América; ustedes tienen el derecho de defenderse ustedes y a sus seres queridos!”

Vamos a diseccionar esto:

Yo hice un juramento de servir y proteger a las personas de este estado. A las personas, no a los vampiros.

El gobernador hizo un juramento. Así que no le queda más remedio que cumplir con él. Todo lo que haga bajo la sombrilla de ese juramento, no lo hace porque quiere, sino por una obligación contraída. ¿Con quién? Con “las personas de este estado”. ¿Todos los que viven en este estado? No, nos aclara rápidamente el gobernador: las personas, no los vampiros.

Quedan así los vampiros jerarquizados, desde los primeros segundos, por debajo de los humanos. No entran en la categoría “persona”; les falta algún criterio (inferimos que su especie biológica) para que ese juramento se aplique a ellos también.

(La multitud aclama.) No, no, espérense, espérense. Yo no tengo nada en contra de los vampiros como especie.

Ah, pues no. Parece que no es la especie biológica lo que le molesta al gobernador. Está ahí clarito en el cliché “Yo no tengo nada en contra de los…”. Así que nos quedamos, de momento, sin saber en qué se basa la exclusión de los vampiros. Esto crea un suspenso; el auditorio ahora presta mayor atención.

Cuando se nos dieron a conocer, el gobierno, mi familia, la buena gente de Luisiana, los recibimos con toda la generosidad, aceptación y hospitalidad sureña que siempre han caracterizado a este gran estado. (La multitud aclama.)

En vez de darnos la base de la exclusión, el gobernador procede a exaltar a los humanos de Luisiana, los beneficiarios de su juramento, generosos, tolerantes, hospitalarios. Pero no como héroes, no. Los humanos de Luisiana simplemente hicieron lo que está en su naturaleza hacer. Aquí se huele ya una oposición que se está empezando a construir.

Por eso tenemos la mayor población de vampiros del país. Y también es por eso que esta escasez de sangre sintética nos ha golpeado tan fuerte.

Dos consecuencias de ese comportamiento samaritano, una buena y una mala. La buena es que tienen la mayor población de vampiros, motivo de orgullo porque refleja esa naturaleza inclusiva de la que hablaba el gobernador. La mala es que la escasez de sangre sintética les ha afectado más que a otros estados. ¿A quién? ¿Quién es ese “nos”? Lo adivinaron: los humanos. Los humanos son las víctimas de la escasez, pero no víctimas cualesquiera: fueron demasiado tolerantes, demasiado generosos, y este es el resultado.

Desde los ataques terroristas a las fábricas de sangre sintética, la semana pasada, 246 humanos de Luisiana han perdido la vida.

Ya salió la palabrota: los vampiros son terroristas. Esto es una categoría oficial, institucional, y refleja, por supuesto, una decisión ideológica, teniendo en cuenta la posición que ocupa el hablante y el grupo al que pertenece. El resultado de estos “ataques terroristas” fue la pérdida de 246 vidas humanas. Una vez más, los humanos son las víctimas de la escasez de sangre sintética y las pérdidas son personales: perdimos a 246 de los nuestros.

Cuando los ciudadanos humanos y contribuyentes no pueden caminar por estas calles de noche sin miedo a que los maten, ¡tenemos que recuperar nuestras calles!

La situación es intolerable. No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras los nuestros, que todo lo hacen bien (“ciudadanos humanos y contribuyentes”, que pagan sus impuestos), están en peligro. Aquí ya empieza a verse, al fin, una base para la exclusión de los vampiros: no es su cualidad (su especie), sino su comportamiento.

La manera en que está dicho esto, además, nos recuerda el inicio de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos: “Cuando en el curso de los acontecimientos humanos…” Esto contribuye al carácter solemne de la intervención y refuerza su efecto en el auditorio.

En este mismo momento, instituyo un toque de queda para todos los vampiros del estado. Todos los vampiros deben mantenerse dentro o bajo tierra después del anochecer. Además, he decidido aplicar la Orden Ejecutiva 846 de la Constitución del Estado de Luisiana: quedan cerrados todos los negocios de los vampiros. (La multitud aclama.)

Este fragmento es mucho más simple. Es el clímax lógico de la intervención; el clímax emocional viene después. Nos presenta las medidas que va a tomar el gobernador haciendo uso de su autoridad.

Por eso les digo a todos los que tengan los medios económicos y legales, legales, de hacerlo, que compren un arma. Compren todas las que puedan. Aprovisiónense de balas de madera.

Esto es, en pocas palabras, un llamado a las armas. Formulado como consejos, claro, no como órdenes, e insistiendo en la legalidad. Este llamado a las armas, combinado con el toque de queda y con el dictamen de “terroristas”, crean un estado de excepción: los humanos están en guerra contra los vampiros.

¡Esto sigue siendo América; ustedes tienen el derecho de defenderse ustedes y a sus seres queridos!

El final nos da más detalles sobre esta guerra. Los humanos son los que están siendo atacados y las armas y balas tienen un propósito defensivo. Esto atenúa un poco el llamado a las armas, pero no lo cancela.

Este es, al fin, el clímax emocional de la intervención del gobernador, un recurso a emociones positivas (patriotismo, amor) que, como norma, tiene un efecto mucho más fuerte en el auditorio que los argumentos lógicos, sobre todo cuando se deja para el final.

Estas emociones positivas sirven para legitimar los sentimientos negativos que puedan tener contra los vampiros y hasta las acciones negativas que puedan tomar contra ellos: no es malo si lo hacemos por una buena razón.

La frase “Esto sigue siendo América” debe reconfortar a la audiencia: Ellos no han logrado cambiarnos; seguimos siendo Nosotros. Notable también es que “América” (Estados Unidos) se define aquí como “tener el derecho de”. Este derecho “de defenderse ustedes y a sus seres queridos” contribuye también a legitimar jurídicamente las acciones de los humanos contra los vampiros: no es malo si la ley dice que puedo hacerlo; eso es lo que nos hace “Americans” y eso es bueno.


Lo que vemos en toda esta intervención, entonces, es cómo, desde una posición de poder y haciendo uso de estrategias de persuasión, se legitima la discriminación y se incita a la violencia contra el grupo excluido.

Esto se logra apelando a emociones y valorando negativamente al grupo excluido, y positivamente el grupo excluyente y las acciones violentas que este pueda tomar en contra del otro.

Las cosas que inventan los escritores de ficción, ¿verdad?

Patrones de discriminación

En total, logramos identificar 13 patrones discursivos de discriminación, 13 “movimientos” que se hacen con el lenguaje para promover o reforzar actitudes discriminatorias:

  1. Establecer una oposición entre Nosotros y Ellos (o Ustedes), un movimiento típico del discurso político y, en general, del discurso ideológico.
  2. Referirse al grupo discriminado enfocándose en un atributo que los diferencie. En la serie, a los vampiros se les llama colmillos (ing. fangs) y a los humanos que tienen sexo habitualmente con ellos, se les llama follacolmillos (ing. fang-bangers).
  3. Valoraciones negativas en el dominio físico-fisiológico, a menudo acompañadas, por supuesto, de jerarquizaciones de superioridad o inferioridad, donde siempre sale perdiendo el grupo discriminado.
  4. Apelar a la autoridad institucional, que puede basarse en un poder religioso, político o judicial.
  5. Específicamente, servirse de la autoridad que uno mismo tiene, para presentar las opiniones negativas discriminatorias como dictámenes o verdades respetables.
  6. A la inversa, negarse a hacer uso explícito de la autoridad que uno mismo tiene, para hacer ver que lo que se dice no es una posición oficial con consecuencias serias, sino solamente una opinión personal.
  7. Mostrar abiertamente una certeza absoluta al emitir enunciados discriminatorios.
  8. Insistir en la clase a la que pertenece el otro (p. ej., humano o vampiro) cuando es diferente de la del hablante discriminador.
  9. Negar que la valoración negativa se enfoca en la cualidad (lo que el otro es) y presentarla en cambio como si se enfocara en el comportamiento (“No me molesta que sea vampiro, pero no quiero que ande por mi barrio”), en la cantidad (“No me importa que sean vampiros, pero es que son muchos”) o en otros aspectos.
  10. Excluir al otro de una categoría o incluirlo en un estereotipo.
  11. Específicamente, incluir al otro en categorías negativas que han adquirido un carácter oficial o institucional, como “terroristas”.
  12. Presentar al grupo discriminado como “agresores” y al grupo discriminador como “víctimas”.
  13. Usar emociones positivas (p. ej., el patriotismo o el amor a la familia) para legitimar la discriminación.

Como pueden ver, estos patrones discursivos de discriminación son lo suficientemente generales como para aplicarse a cualquier tipo de discurso, ya sea de ficción o factual.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search