S1E9: Lo que hacemos con la lengua

Desde el principio, he estado hablando de todo lo que se puede decir con el lenguaje, de la maquinaria que existe para construir palabras y oraciones que nos permiten decir lo que nos dé la gana.

Pero —y esto quizás sorprenda a muchos—, el lenguaje no es para decir cosas. Decir cosas por decirlas no le resuelve ningún problema a nadie y es difícil ver cómo un aparato mental que solo sirviera para decir en voz alta lo que uno está pensando podría haber evolucionado en nuestra especie.

Sí, con el lenguaje se dicen cosas, pero el propósito fundamental del lenguaje es hacer cosas con lo que decimos. Las palabras y oraciones que decimos son un instrumento para la acción humana.

De esto se dio cuenta, a mediados del siglo XX, el filósofo británico John L. Austin. Austin impartió una serie de conferencias que, en 1962, se publicaron en un libro titulado How to Do Things with Words [Cómo hacer cosas con las palabras], y donde presenta las ideas que iban a inaugurar una nueva rama de la lingüística: la pragmática.

John L. Austin

La pragmática es, dicho rápidamente, el estudio del lenguaje en contexto, es decir, el estudio del uso del lenguaje por personas reales, en situaciones específicas, para lograr determinados objetivos.

Podemos decir que, si la semántica es el estudio del significado de lo que se dice, la pragmática se preocupa no por lo que la persona dijo, sino por lo que quiso decir y para qué lo dijo.

Un estudiante de Austin, el también filósofo estadounidense John R. Searle, se dio después a la tarea de precisar y darle forma a las ideas de Austin —y, según algunos, de malinterpretarlas también— y, en 1969, publicó su propia versión, que es la que más se ha difundido.

John R. Searle

Searle se centró ya de lleno en la intención, en lo que los hablantes quieren lograr cuando dicen algo. Pero, antes de hablar de eso, vamos a revisar un concepto central de la pragmática: el concepto de acto de habla.

Actos de habla

Ya tenemos claro que no hablamos por hablar, sino para hacer algo con lo que decimos.

Sé lo que están pensando: “Hay gente que habla por hablar, que uno los oye y no sabe qué están diciendo o adónde quieren llegar o para qué están hablando”. Sí, es verdad. Pero, en sus mentes, esas personas están haciendo algo, tienen un objetivo. Puede que no lo veamos, pero está ahí. Y no olviden que, a veces, el objetivo es precisamente hablar sin decir nada.

Entonces, estamos de acuerdo en que hablar es realizar una acción. De ahí el concepto de acto de habla.

Un acto de habla, como ya deben imaginarse, es la acción de decir algo con la intención de causar un efecto. Y ahí están dibujados ya los tres componentes o niveles que tiene cualquier acto de habla: la acción de decir, la intención y el efecto.

Vamos a tomar como ejemplo un acto de habla simple: Sígueme en Twitter.

Un primer componente es, como dije, la acción de decir esas palabras, de pronunciar físicamente una cadena de sonidos, o de escribir una cadena de letras, que forman esa oración en español. Es lo que llamamos el acto locutivo (‘acto de decir’).

El segundo componente es la intención, para qué se dice algo. En el ejemplo, yo digo Sígueme en Twitter con la intención de causar un comportamiento en ustedes: que vayan a Twitter, busquen la cuenta @darlelengua y le den al botoncito de ‘seguir’. Este componente, el “para qué”, es lo que llamamos fuerza ilocutiva (‘en lo dicho’ o ‘al decir’).

La fuerza ilocutiva es un poco más complicada. Incluye la intención, pero también otras cosas, como el grado de esa fuerza, que puede ser más fuerte o más débil: no es lo mismo Sígueme en Twitter que Por favor, sígueme en Twitter, o que ¡Oye, que me sigas en Twitter! Tienen distintos grados de fuerza.

Por último, está el efecto que tiene lo dicho, lo que yo logro realmente con decir lo que dije. Es lo que llamamos el efecto perlocutivo (‘por medio de lo dicho’). En el ejemplo, el efecto puede ser que ustedes me sigan en Twitter, o que me ignoren, o que dejen de escucharme, o que me cojan mala voluntad…

Como ven, el efecto perlocutivo no se puede predecir. Uno nunca sabe a ciencia cierta si lo que uno dice va a tener el efecto que se quiere. Un mismo acto de habla puede tener infinitos efectos, dependiendo de la situación, de la persona, etc.

Sabemos también que el lenguaje nos permite decir infinitas cosas o, lo que es lo mismo, realizar infinitos actos locutivos. Tampoco se puede predecir lo que alguien va a decir en un momento determinado.

Aquí hay un problema para la ciencia: lo infinito e impredecible no se puede clasificar. Yo no puedo hacer una lista de los tipos de actos de habla basándome en las cosas que se pueden decir, porque son infinitas, ni en los efectos que puedo causar, porque también son infinitos.

Bueno, puedo tratar. Puedo decir, basándome en el acto locutivo, por ejemplo, que las personas realizan actos de habla cortos y largos; o, basándome en el efecto perlocutivo, que las cosas que la gente dice pueden tener un efecto positivo, negativo o neutral, o un efecto deseado o indeseado. Pero esas clasificaciones no son muy informativas; no me dicen casi nada sobre el lenguaje ni sobre cómo lo usamos.

Ah, pero ahí es donde entran las intenciones. Las fuerzas ilocutivas sí se pueden clasificar, porque no son infinitas. De hecho, son poquitas: según Searle, que usó precisamente este criterio de la intención para hacer su lista de tipos de actos de habla, son cinco nada más.

Qué se puede hacer: tipos de acto de habla

Los seres humanos, aunque podemos decir lo que nos dé la gana, solo podemos hacer cinco cosas básicas con lo que decimos. Y eso nos da una clasificación de cinco tipos de actos de habla.

Vamos a verlos uno por uno, en ningún orden particular.

Actos asertivos

Una primera cosa que podemos hacer con el lenguaje es comprometernos con la verdad de algo. Son los llamados actos de habla asertivos. Hay quien resume esto y dice “afirmar algo”. No exactamente. “Afirmar” es un asertivo, pero no es el único.

Cuando se dice “comprometernos con la verdad de algo”, eso significa que, en estos actos de habla, el hablante dice algo que es verdadero o falso, y se pone a sí mismo como “garante”, si se quiere, o como responsable de la verdad de eso que dice.

Normalmente, nosotros asumimos que lo que nos dicen es verdad; les damos un voto de confianza a las demás personas, porque sin esa confianza habrían sido imposibles la vida en grupo y la sociedad. Un grupo de individuos que constantemente asuman que los demás están mintiendo no pueden trabajar juntos.

Así que, a no ser que tengamos razones suficientes para creer lo contrario, solemos tomar como cierto lo que nos dicen. Pero, eso sí, hacemos a los demás responsables por la verdad de lo que están diciendo. Por eso, cuando se demuestra que lo que Fulano dijo es falso y, peor, si se demuestra que Fulano lo sabía, Fulano queda como un mentiroso.

Mentir es un estigma social, porque la verdad es importante para el Homo sapiens: tener información cierta sobre el mundo y sobre los demás tiene valor de supervivencia. Los mentirosos son excluidos del grupo y pierden los beneficios y las ventajas que vienen con una red de relaciones sociales basadas en la confianza.

Para evitar esto, y como uno no siempre está completamente seguro de que lo que va a decir sea verdad, realizamos otros actos asertivos que no son afirmaciones.

Sacaron pollo en 5ta y 42 es una afirmación que nos compromete fuertemente con la verdad. Pero otros asertivos pueden crear un compromiso más débil y nos dan una “salida honrosa” en caso de que sean falsos.

Puedo distanciarme (Me dijeron que sacaron pollo en 5ta y 42, y la responsabilidad con la verdad le cae a otra persona); conjeturar, suponer o especular (A lo mejor sacaron pollo en 5ta y 42; Creo que sacaron pollo en 5ta y 42); dudar (No sé si habrán sacado pollo en 5ta y 42); o puedo presentar mi afirmación como si fuera una impresión o una opinión, que es verdad para mí, pero no tiene por qué ser verdad para más nadie (Para mí / En mi opinión / A mi ver, sacaron pollo en 5ta y 42; este ejemplo es absurdo, pero se entiende).

Actos comisivos

Un segundo tipo de acto de habla es el que crea un compromiso no con la verdad de lo que se dice, sino con una acción futura. Son los llamados actos comisivos.

Al realizar uno de estos actos, el hablante se compromete a realizar determinada acción en el futuro o a no realizarla. Estamos hablando aquí, por ejemplo, de las promesas, los juramentos, las amenazas, las respuestas a una invitación (Voy o No voy), pero también los contratos, el compromiso de las MTT (Milicias de Tropas Territoriales)…

Los hablantes que realizan actos comisivos también se ponen en juego. Las personas que típicamente cumplen lo que prometen, que hacen lo que dicen que van a hacer, son más confiables, tienen mayor valor social que las que consistentemente incumplen con sus compromisos.

Por eso, al igual que los actos asertivos, los comisivos pueden venir en varios grados de fuerza. No tiene la misma fuerza Juro defender la Tierra Media de todos sus enemigos que Deja ver, si me entran unas espadas que estoy esperado, a lo mejor para la semana que viene puedo defender la Tierra Media de todos sus enemigos, si no llueve. El compromiso en ambos casos es distinto.

Actos directivos

Una tercera cosa que podemos hacer con el lenguaje es dirigir el comportamiento de los demás. No estoy hablando de brujería ni de hipnosis: son los llamados actos directivos.

Cuando realizamos un acto directivo, lo hacemos con la intención de que la otra persona adopte un comportamiento determinado, es decir, que haga lo que queremos. Estamos hablando aquí de las preguntas, las peticiones, los consejos, las órdenes, pero también las leyes (que mandan o prohíben), las señales de tránsito, un cartel de NO FUMAR…

Junto con la verdad y la confianza, otro valor social importante para el Homo sapiens es la autonomía, la capacidad de decidir por sí mismo qué hacer. Las personas autoritarias, que constantemente tratan de cancelar la autonomía de otros, son, por lo general, mal vistas y excluidas del grupo. Entre los grandes males de la historia se mencionan siempre la esclavitud, los regímenes totalitarios, la falta de libertades, donde lo que está en juego es precisamente la autonomía de las personas.

Como cualquier intento de socavar esa autonomía puede percibirse como un ataque personal que, a su vez, puede erosionar las relaciones que mantienen unido al grupo, los actos directivos vienen también con diferentes grados de fuerza.

No es lo mismo Cierra la puerta que Por favor, cierra la puerta o que Ay, ¿tú crees que puedas cerrar la puerta? No es lo mismo recomendarle a un amigo Tú lo que tienes que hacer es ir y decirle cuatro cosas que Si yo fuera tú, iba y le decía cuatro cosas, o que ¿Y por qué tú no vas y le dices cuatro cosas? En todos estos casos, el grado de fuerza es distinto.

Actos expresivos

Una cuarta cosa que podemos hacer con el lenguaje es expresar estados emocionales o actitudes afectivas hacia algo. Son, por falta de imaginación, los llamados actos expresivos.

Estos son, en cierto sentido, los más aburridos. Aquí entran las expresiones de felicidad (¡Eeehhh!, ¡Ay, qué bueno!), de deseo (Felicidades, ojalá, hace falta), de alivio (Menos mal), de placer (¡Ay, qué rico!) y básicamente cualquier otra semejante.

Con estos actos de habla, el hablante no se compromete con nada, o al menos no al punto de los asertivos y los comisivos.

Los actos expresivos, podríamos decir, crean un cierto compromiso con la correspondencia entre la emoción que uno expresa y lo que realmente está sintiendo.

Esto casi nunca es un problema, porque es imposible comprobar qué está sintiendo realmente alguien (lo cual permite que exista la hipocresía, que tantos malos momentos nos ha ahorrado); pero puede entrar a jugar, por ejemplo, en las relaciones de pareja, cuando a alguien se le escapa algún te quiero / te amo no muy sincero.

Actos declarativos

La quinta y última cosa que podemos hacer con el lenguaje es la mejor y más interesante de todas: con el lenguaje podemos cambiar el mundo.

No estoy hablando de dar charlas o discursos que inspiren a la gente, ni de escribir artículos sobre problemas y soluciones. No, no, no. Estoy hablando literalmente de cambiar el mundo nada más que con decir algo.

Estos son los llamados actos declarativos. Para entenderlos, tienen que aguantar que me ponga metafísico un momento.

La realidad es una sola; el mundo es exactamente uno. Pero, para los humanos, esta realidad tiene dos aspectos o componentes claramente distintos: la realidad física, formada por partículas en campos de fuerza; y la realidad social, formada por lo que se conoce con el nombre de instituciones.

Una institución es, básicamente, un grupo de reglas que organizan el comportamiento y las interacciones sociales en determinados contextos. Son cosas que no existen físicamente, tangiblemente, sino que existen por convención, porque los humanos nos ponemos de acuerdo para decir que existen.

Ejemplos de instituciones son el estado, el gobierno, la familia, los nombres propios, el matrimonio, las relaciones de pareja, el dinero, la propiedad, la guerra, una universidad, los cargos que existen dentro de una empresa, la empresa misma.

Me preguntarán: “¿Cómo que una empresa o una universidad no existen físicamente? ¿Qué es eso que hay en la Colina?” Eso que hay en la Colina es un grupo de edificios, de piedras puestas unas encima de otras. La Universidad de La Habana no es esos edificios. Los edificios se pueden derrumbar y la Universidad sigue existiendo, pero en otros edificios.

Universidad de La Habana.

Todas las instituciones deben su existencia al lenguaje. Un pedazo de papel no es dinero hasta que alguien no diga que es dinero. Dos personas no están casadas hasta que alguien no diga que están casadas. Un estado no existe hasta que alguien no diga que existe. La propiedad no existe hasta que alguien no diga Esto es mío. Yo no me llamaba Ernesto hasta que mis padres y luego el funcionario del Registro Civil, dijeron (o escribieron) que yo me llamaba Ernesto.

Todos esos actos de habla, como Los declaro marido y mujer (u otras versiones no heteronormativas), el bautizo, una declaración de guerra, Se levanta la sesión, la Constitución de un país, los nombramientos oficiales, los títulos del sistema de educación, son actos declarativos.

Realizar uno de estos actos tiene como efecto que el mundo cambia para hacerlo realidad. En el momento en que la persona a cargo de una reunión dice Se levanta la sesión, se levanta la sesión; la reunión que fuera deja de existir.

Y aquí hay algo importante. No cualquiera puede realizar un acto de habla declarativo. Si yo estoy en una reunión dirigida por mi decana y digo de pronto Se levanta la sesión, no pasa nada. He tratado. Estos actos exigen que el hablante tenga determinado estatus o posición social, determinada autoridad reconocida por los demás, que le permiten realizar exitosamente una declaración.

Yo no puedo buscar ahora en Messenger a alguien de Lituania y escribirle Cuba le declara la guerra a Lituania, porque yo no tengo esa autoridad. Bueno, puedo hacerlo, pero no tendría ningún efecto más allá de hacer el ridículo o asustar el pobre lituano inocente.

En suma, no es difícil ver que la sociedad humana tal como la conocemos no puede existir sin lenguaje, específicamente, sin actos de habla declarativos.

Este poder del lenguaje de crear y destruir realidades, siempre he pensado que es la razón por la que, en todas las culturas humanas conocidas, hay historias de personas que, pronunciando determinadas palabras, pueden cambiar la realidad. A esas palabras, las llamamos hechizos, maleficios, maldiciones, bendiciones. Me parece que fue un paso lógico, aunque equivocado, creer que, como mismo el lenguaje podía afectar la realidad social, podía también afectar la realidad física.


Antes de terminar, quiero nada más aclarar que, muchas veces, un mismo acto de habla puede ser de dos tipos.

Si yo estoy con alguien en mi oficina, con la ventana cerrada, y me dice Oye, hace calor aquí, eso es al mismo tiempo un asertivo (está afirmando que hace calor) y un directivo (me está pidiendo que abra la ventana).

Curiosamente, esta capacidad de interpretar la intención real de los actos de habla a partir de la situación es una de las últimas cosas que adquieren los niños cuando aprender a hablar, y es también algo que les cuesta mucho trabajo a algunas personas en el espectro autista. La razón es que ya aquí no se trata puramente de lo lingüístico, sino que entra a jugar también el entendimiento de las interacciones sociales.

Y esto es todo por hoy.


También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. 15/06/2020

    […] de a pie hablamos, lo hacemos con el objetivo de comunicarnos y salir del paso. Aunque vimos en el episodio anterior todo lo que se puede hacer con el lenguaje, los llamados actos de habla, todos son formas de lo […]

  2. 30/06/2020

    […] filosofía del lenguaje para dar una descripción de las valoraciones como un tipo independiente de acto de habla, algo específico y distintivo que hacemos los humanos con el lenguaje. Y, encima, ¡había logrado […]

  3. 14/07/2020

    […] mundo; sobre el cerebro, sobre cómo se forman palabras nuevas y sobre todas las cosas que podemos hacer con el lenguaje, incluyendo la creación […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search