Bernardo sabe a zanahoria: lenguaje y sinestesia (+ entrevista)

El mundo está constantemente bombardeándonos con información. Por suerte, la evolución produjo un órgano cuya función es, entre otras cosas, filtrar y procesar todo ese bombardeo: el cerebro.

Al cerebro le llega información del mundo por varias vías que llamamos sentidos. Los seres humanos tenemos alrededor de diez sentidos (más otros que reciben información no de fuera, sino del propio cuerpo), pero los principales o más reconocidos son la visión, el oído, el gusto, el olfato y el tacto.

Cada uno de estos sentidos se especializa en un tipo particular de información: la visión recibe estímulos de luz; el oído recibe vibraciones; el gusto y el olfato reciben partículas y moléculas de sustancias; y el tacto recibe variaciones de presión.

Todos estos sentidos tienen áreas dedicadas del cerebro que procesan esa información y producen las experiencias conscientes llamadas percepciones: un estímulo de luz recibido por la retina se procesa en la corteza visual (en la parte de atrás del cerebro, encima del cerebelo) y produce la percepción que llamamos, por ejemplo, “color rojo”.

Hasta ahí, todo bien. Todo organizado, cada uno en su canal.

Pero, muy de vez en cuando, dos o más de estos sentidos se entrecruzan y los estímulos que recibe uno inducen percepciones que corresponden a otro. Es lo que llamamos sinestesia.

¿Qué es la sinestesia?

La sinestesia (en griego, “unión de los sentidos”) es un fenómeno de la percepción en el que, repito, un estímulo de una vía sensorial o conceptual activa involuntariamente una experiencia de otra vía sensorial o conceptual.

No confundamos la sinestesia con la cinestesia o kinestesia, que es el estudio del movimiento humano. Nada que ver.

Así, por ejemplo, un olor puede inducir un sonido; un sonido puede inducir un sabor; los días de la semana pueden inducir formas geométricas; las letras y los números pueden venir cada uno con su color. Algunas personas reportan que, al tocar una superficie suave, perciben algún sabor dulce, o que ven colores cuando escuchan música.

La sinestesia suele ser unidireccional, o sea que el número 4 puede inducir el color rojo, pero no al revés. Sin embargo, se han reportado casos (pocos) de sinestesias bidireccionales.

Alrededor del 4% de la población mundial experimenta algún tipo de sinestesia. Esta es más frecuente en mujeres que en hombres, porque es hereditaria por el cromosoma X, así que las mujeres tienen el doble de probabilidades de heredarla. También es más frecuente en personas que se encuentran en el espectro autista.

Las personas que viven habitualmente este tipo de experiencias se llaman personas sinestésicas o sinéstetas.

Dejemos algo claro: la sinestesia no es una simple asociación. Los sinéstetas no “asocian”, digamos, un color a un sonido, sino que lo perciben realmente, tan realmente como lo percibimos los demás.

Tampoco se trata de una enfermedad. La sinestesia no es patológica, mientras no interfiera con la actividad normal de la persona. De hecho, estas percepciones cruzadas suelen venir acompañadas de una sensación placentera, no de confusión ni de angustia.

Investigaciones sobre el tema

La primera vez que se describió propiamente la sinestesia fue en el año 1812 y lo hizo el doctor Georg Tobias Ludwig Sachs. Sachs era sinésteta, al igual que su hermana: ambos veían colores cuando escuchaban sonidos.

Estas sinestesias como las que he mencionado han recibido atención por parte de la ciencia y del público, porque son inusuales. Sin embargo, hay un tipo de sinestesia que todos los humanos experimentamos: la percepción cruzada de sonidos y formas.

Esto lo descubrió el psicólogo estonio Wolfgang Köhler, en 1929, y luego lo demostró formalmente el neurólogo indio Vilayanur S. Ramachandran, en 2001. Miren esta imagen:

¿Cuál de estas dos figuras dirían ustedes que se llama Kiki y cuál Bouba?

La inmensa mayoría de las personas —incluyendo la totalidad de mis estudiantes cada año— responden que, obviamente, Kiki es la de la izquierda y Bouba es la de la derecha.

Percibimos los sonidos k e i como “puntiagudos”, “filosos”, como la figura de la izquierda, mientras que los sonidos b, u y a nos resultan “redondos”, “rellenitos”, como la figura de la derecha. Es lo que se conoce como efecto bouba/kiki y es un caso de sinestesia.

La sinestesia también ha servido para que los lingüistas nos aprovechemos y tratemos de resolver nuestros problemas a costa de los sinéstetas. Siempre de buena fe, por supuesto.

En el episodio S1E8 del pódcast, les hablaba de la formación de palabras y, específicamente, de las palabras compuestas como sobrecama o correveidile. Siempre ha existido la interrogante, entre los psicolingüistas, de si estas palabras compuestas —formadas por dos o más palabras— se procesan en el cerebro como una sola unidad o como dos o más por separado.

Pues en 2016, para tratar de responder a esta acuciante pregunta, se hizo un estudio con sinéstetas que percibían las palabras en colores. Se les dieron palabras compuestas y se les preguntó si percibían un solo color o dos.

Resulta que las palabras compuestas más comunes (como sobrecama, digamos, aunque el estudio fue en inglés) tendían a inducir un solo color, es decir, que se procesaban como una sola unidad. Por el contrario, las palabras compuestas menos comunes, que los sinéstetas no habían oído mucho o nunca, tendían a inducir dos colores, uno por cada parte del compuesto: se procesaban como dos palabras por separado.

Se trata de un estudio pequeño y preliminar, pero no deja de ser interesante, tanto por el resultado, como por el hecho de haber encontrado una vía, a través de la sinestesia, para explorar un aspecto del lenguaje hasta entonces inaccesible.

La sinestesia en el cerebro

Se cree que la sinestesia se debe a que las áreas del cerebro responsables por informaciones sensoriales distintas se encuentran adyacentes y se activan de forma cruzada. Esto puede ser el resultado de cómo se establecen las conexiones nerviosas o sinapsis durante el desarrollo del cerebro en el feto.

Pero algunas investigaciones han mostrado que los bebés de hasta cuatro meses de edad tienen cerebros sinestésicos, es decir, sus sentidos están fusionados o indiferenciados. A esa edad, parece ser que las sinapsis todavía no se han especializado y los bebés perciben igual una nota musical que un destello de luz, por ejemplo.

Durante el desarrollo, las áreas del cerebro se especializan y los sentidos se separan; es lo que se conoce con el gráfico nombre de “poda neuronal”. En los sinéstetas, esta poda neuronal es menor o, simplemente, nunca tiene lugar: algunos sentidos —o, en casos extremos, todos— nunca llegan a diferenciarse.

La sinestesia puede también sobrevenir como resultado de algunos tipos de epilepsia. A la inversa, se mantiene incluso cuando hay pérdida de algún sentido por enfermedad o accidente. Un sinésteta que, por ejemplo, percibe los números en colores, lo seguirá haciendo, aunque durante su vida pierda la visión; es decir, seguirá teniendo experiencias conscientes de colores al oír números, aunque ya no pueda procesar estímulos luminosos.

Algunos sinéstetas famosos

Se dice que los sinéstetas suelen ser grandes amantes del arte, y creativos. El pintor Vasili Kandinsky, por ejemplo, oía los colores y sus pinturas están asociadas a notas musicales.

La lista de sinéstetas famosos —o de famosos que han dicho experimentar alguna sinestesia— incluye nombres como el jazzista estadounidense Duke Ellington, el compositor ruso Nikolai Rimsky-Korsakov, el compositor finlandés Jean Sibelius, el físico estadounidense Richard Feynman, el cantautor estadounidense Billy Joel, el ingeniero e inventor serbio Nikola Tesla, el baterista de The Grateful Dead Mickey Hart, la estrella del pop Pharrell Williams y el compositor germano-iraní Ramin Djawadi (Juego de Tronos, Westworld, Iron Man).

La sinestesia léxico-gustativa

Me voy a detener en un tipo específico de sinestesia, la léxico-gustativa, por dos razones. Primero, porque es uno de los casos de sinestesia lingüística, que involucra al lenguaje. Y segundo, porque es la que experimenta la sinésteta que vamos a conocer en la entrevista al final del post.

La sinestesia léxico-gustativa es la experiencia automática y sistemática de sabores inducidos por el lenguaje hablado y escrito. Dicho de otro modo, las palabras tienen sabores. Pueden leer dos estudios al respecto: uno en español, aquí; y otro en inglés, aquí.

Es una sinestesia que, se estima, experimenta el 0,2% de la población mundial.

En estos casos, no se trata de sabores genéricos, como amargo, dulce, salado…, sino de sabores tan complejos como los reales, por ejemplo, ensalada de atún.

Algunos sinéstetas reportan incluso sentir también olores y sensaciones de textura en la boca, asociados al sabor.

Se cree que los sonidos del lenguaje tienen un papel especial en esta sinestesia: las palabras que suenan parecido tienden a saber parecido. No obstante, hay también evidencia de que los significados de las palabras contribuyen a conectarlas con sabores: las palabras con significados parecidos o relacionados inducirían entonces los mismos sabores.

El área del cerebro que se encarga del sentido del gusto se encuentra en la corteza insular, muy cerca del centro del lenguaje (áreas de Broca y Wernicke). La sinestesia léxico-gustativa sería quizás el resultado de conexiones nerviosas atípicas entre estas dos áreas.

Entrevista

Quiero presentarles entonces a Patricia.

Patricia es una sinésteta léxico-gustativa cubana de 25 años (y fiel oyente del pódcast y lectora del blog *guiño*), que accedió gentilmente a responderme algunas preguntas sobre su experiencia.

¿Cuándo descubriste tu sinestesia?

La descubrí siendo niña, cuando tenía aproximadamente 6 años de edad. Te puedo hasta decir cómo, pues lo recuerdo. Por necesidad, me asignan una profesora de inglés; y cada vez que se presentaba como “I am your teacher of English”, la palabra teacher inconscientemente me hacía desear comerme un disco de queso.

¿Tienes un diagnóstico oficial?

No tengo diagnóstico oficial ninguno. Siempre lo comentaba con todos y mi mamá consultó con especialistas, que le dijeron que no teníamos de qué preocuparnos, porque eso no afectaría en nada mi desarrollo.

¿Cuándo descubriste que eras diferente?

En la misma época. Descubrí que nadie más a mi alrededor percibía lo que yo. Se lo comentaba a todos sin pena ninguna, pero sin profundizar mucho. Eso sí, todavía hay veces que me caen a preguntas para que relacione tal palabra con el gusto que le percibo.

¿Qué es lo que experimentas, exactamente?

La gran mayoría de las palabras (no tanto los sonidos) que leo, escucho y pronuncio vienen acompañadas de sabores o combinaciones de sabores que conozco.

Tampoco tiene que ver con la palabra específica. Por ejemplo, el nombre de una comida puede inducirme un sabor que no es de esa comida. Ahora mismo estoy comiendo zanahoria y el sabor me induce las palabras alarde y Bernardo. Funciona en los dos sentidos.

Me pasa con casi todas las palabras del español y del inglés. Hace años, un familiar me preguntó si, cuando escuchaba una palabra en un idioma que no conocía, me sucedía lo mismo. Hicimos la prueba con el ruso y resultó que no.

¿Sientes también olores y sensaciones de texturas en la boca?

No, olores no. Sensación de textura, puede ser, pero eso ya es si me lo imagino. No viene automáticamente como el sabor.

¿Cómo describirías la experiencia, desde el punto de vista emocional?

Es algo placentero, dependiendo de si me gusta o no el sabor que me produce lo que escucho o leo.

Hubo un tiempo en que elegía comer viendo algún programa de TV donde el idioma fuera el español de España. Me encantaba acompañar el arroz con las pronunciaciones de esa región.

A veces, es súper difícil complacerme. Si escucho una palabra con sabor a algo que en ese momento no puedo comer, pero que me encantaría, puede ser un poco molesto.

¿Sientes que hay momentos en que se hace más intensa tu sinestesia?

Que se vuelva más intensa no, ni siquiera cuando tengo hambre; pero a veces, cuando me estoy quedando dormida, casi no me sucede. Cuando estoy soñolienta y me hablan o escucho algo, me es fácil ignorar la sinestesia.

¿Tu sinestesia ha tenido algún efecto (positivo o negativo) en tu vida?

A veces, es cómodo para mí y lo disfruto. Disfruto mucho más lo que sea que coma, porque me induzco alguna palabra que tenga ese sabor y se siente genial. De hecho, hay quienes me ven comer y me dicen: “¡Wow! Esa manera en la que tú disfrutas la comida me da ganas de comer a mí también”.

He leído que las personas que tienen sinestesias tienden a tener mejor memoria y mejor concentración. Eso es diferente de lo que me ocurre a mí.

Mi memoria no es muy buena. Y ha influido negativamente en mi capacidad de concentración. Cuando leo o en las clases oyendo a los profesores, tengo que hacer un esfuerzo para inhibir sabores que no quiero sentir en ese momento. Si, por ejemplo, estoy llena o repugnada de algún sabor, mencionan una palabra X y me causa repulsión, casi como si la estuviera saboreando.

Por lo demás, no ha influido en lo absoluto en mi manera de hablar ni en las palabras que uso.


Le agradezco a Patricia por haber compartido su experiencia; espero que sus palabras, escritas por mí, no le dejen mal sabor (*guiño*). Y les agradezco también a ustedes por haber leído hasta aquí.


También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Gel. dice:

    Me gustó muchísimo el artículo, sobre todo el hecho de que entrevistara a un sinésteta.
    Con respecto al experimento, creo que seré la primera de sus estudiantes que no contesta de la misma forma TT. Sin embargo, lo probé con mi madre y si fue como usted dijo.
    ¡Simplemente increíble!

  2. Gel. dice:

    Me gustó muchísimo el artículo, sobre todo el hecho de que entrevistara a un sinésteta.
    Con respecto al experimento, creo que seré la primera de sus estudiantes que no contesta de la misma forma TT. Sin embargo, lo probé con mi madre y si fue como usted dijo.
    ¡Simplemente increíble!

  3. aalvarezguerra dice:

    Muy interesante sobretodo la parte de como los lingüistas aprovechando la oportunidad 😅. Yo conocía el tema desde q lei un libro para niños llamado “The Name of this Boon is Secret” el cual aprovecho para recomendar (si bien esta pensando para niños esta divertido y facil de leer) Gran artículo y genial para entrevista.

  4. Curioso lo de buba! Jamás lo había pensado, muy interesante la publicación!

Responder a Gel. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search