S2E1: El lenguaje de los poderosos

Hola a todos y bienvenidos a una nueva temporada del pódcast. 

En la temporada pasada, aprendimos cantidad de cosas, ¿verdad? Sobre el lenguaje y la lingüística; sobre el español de Cuba y sobre las lenguas del mundo; sobre el cerebro, sobre cómo se forman palabras nuevas y sobre todas las cosas que podemos hacer con el lenguaje, incluyendo la creación literaria.

En el ínterin, he estado, como muchos de ustedes, confinado por la pandemia, trabajando cuando ha habido algo que hacer y, sobre todo, en las redes sociales.

Yo trato siempre de usar las redes sociales para su función menos tóxica, o sea, para ver y compartir memes; pero es inevitable que me salpiquen los “debates” y las tiraderas de la gente. Digo “debates” entre comillas porque, en poco más de diez años que llevo usando las redes sociales, jamás he visto un debate sin comillas. Pero eso es otro tema.

Tenga uno la opinión que tenga sobre las redes sociales, hay algo que es innegable: son la mejor herramienta de dominación que se ha inventado. La burbuja que nos crean nos mantiene dentro de un sistema de creencias y, cuando a propósito salimos de esa burbuja, hay otra esperándonos. No existe el “fuera de la burbuja”; solamente existen otras burbujas.

¿Y por qué les estoy dando este teque? Porque esos sistemas de creencias que forman burbujas no los inventamos nosotros las personitas de a pie. Se construyen desde las posiciones de poder. Poder de todo tipo: político, económico, cultural, intelectual…

¿Y cómo se construyen ese poder y esos sistemas de creencias? ¿Y cómo se reproducen, se legitiman y se refuerzan? Pues lo adivinaron: con el lenguaje.

Así que de eso voy a hablarles hoy, del lenguaje de los poderosos, para arrancar por todo lo alto esta segunda temporada.

Lenguaje, discurso y crítica

A estas alturas, todos sabemos ya más o menos qué cosa es el lenguaje. Es la facultad mental humana que nos permite comunicarnos usando una lengua. La lengua es simplemente el código que usamos para comunicarnos.

El término nuevo que vamos a aprender hoy se refiere precisamente a esa actividad de usar el lenguaje y, por supuesto, la lengua para comunicarnos. Ese uso que hacemos se llama discurso.

El discurso tiene tres funciones principales en la vida social:

  • una función identitaria, porque la manera de hablar es parte de nuestra identidad y de la identidad de los grupos a los que pertenecemos;
  • una función relacional, porque hablando construimos relaciones (de amistad, románticas, profesionales…), el que habla puede presentarse como “igual” o “distinto” del otro, como experto en un tema, etc.; y
  • una función ideacional, porque a través del discurso se construyen el conocimiento y los sistemas de creencias.

Hay muchos lingüistas que se dedican a estudiar el discurso y esa rama de la lingüística se llama, sin mucha creatividad, análisis del discurso.

El análisis del discurso viene de varios sabores, según lo que quiera lograr el lingüista. Yo puedo dedicarme a estudiar la forma del discurso, su organización, su estructura; o puedo estudiar cómo los hablantes van construyendo significados mientras hablan; o puedo estudiar cómo el discurso crea, legitima y reproduce estructuras de poder. Es lo que se llama análisis crítico del discurso.

Los discursos crean realidades y el análisis busca entonces descubrir cómo lo hacen.

Por lo tanto, hay que identificar los componentes de ese discurso: el contexto en el que se produce, el asunto o el tema que se trata, las personas e instituciones involucradas.

Hay también que examinar el contenido de ese discurso: la ideología que refleja, los recursos lingüísticos que usa, las técnicas de persuasión, los llamados a la acción que contiene, es decir, lo que nos incita a hacer.

Los analistas críticos de discurso, además de ser lingüistas, son activistas, porque además del análisis científico, se preguntan seriamente qué se puede hacer para enfrentarse a esos discursos. El análisis crítico busca entonces descubrir, desmitificar y luego desafiar los discursos del poder dominante.

Vamos a ver entonces de qué está hecho un discurso.

Los componentes del discurso

El contexto

Como el discurso es el uso real del lenguaje, siempre ocurre en un contexto particular; y, para entender cabalmente un discurso, hay que conocer su contexto

Ese contexto puede ser de varios tipos.

Está primero el contexto temporal, el momento histórico concreto en que se produce el discurso: qué está pasando, cuáles son las ideas que están circulando, quiénes son los principales actores.

Luego está el contexto geográfico, el lugar donde se produce el discurso. Puede haber discursos globales para todo el planeta, o regionales, o nacionales, o para una ciudad o un municipio específicos, por ejemplo, si estamos hablando de un discurso político durante unas elecciones. O sea, qué está pasando no solo en ese momento, sino también en ese lugar específico.

Tenemos después el contexto sociocultural. Aquí entran los conflictos sociales que existen en ese lugar y momento, los diferentes grupos con sus reivindicaciones, las relaciones de poder entre los grupos y las instituciones, los problemas que se ven en los medios, quiénes son los líderes de opinión. 

Y, por último, está el contexto psicológico. Hablamos de grupos, pero al final los discursos van dirigidos a individuos. Hay que saber cómo las personas toman decisiones, cómo piensan, qué quieren, a qué aspiran, a qué le tienen miedo.

Todos estos elementos del contexto son necesarios para entender el discurso que se está analizando.

El tema

Un segundo componente importante del discurso es el asunto o tema: de qué trata. Si se habla de un acontecimiento histórico, hay que investigarlo. Si se habla de otras personas o culturas, hay que conocerlas. Si se justifica o se condena una acción, hay que averiguar qué fue lo que pasó exactamente.

Por ejemplo, si el discurso habla de la migración, hay que saber de qué se está hablando: cuántas personas inmigran o emigran realmente, quiénes son, de dónde vienen y hacia dónde van, en qué condiciones, con qué objetivos; por qué lo hacen; qué consecuencias reales tiene esto, más allá de los efectos emocionales que pueda tener en las personas

Es muy común que en el propio tema o asunto del discurso se dibujen dos grupos: Nosotros y Ellos o los Otros

Si se denuncia un hecho, es culpa del enemigo o de las víctimas o de los contrarios ideológicos; siempre de Ellos, siempre de los Otros. 

Si se presenta una victoria, es gracias a Nosotros y, a veces, a pesar de Ellos.

Al analizar el tema de un discurso, hay que mirar también qué papel tiene el Nosotros y el Ellos; si se está hablando de un problema, qué medidas se proponen; adónde van dirigidas las críticas; qué se presenta como positivo y qué como negativo…

Todo esto hace falta para poder separar lo cierto de lo falso, lo claro de lo difuso, lo concreto de lo vago…

Los participantes

Un tercer componente del discurso son las personas o instituciones: quiénes están detrás del discurso y a quiénes va dirigido. En otras palabras, los agentes y pacientes.

Vamos a tomar el ejemplo de un artículo en un periódico. No en cualquier periódico; en un periódico que sea el órgano oficial o preferido del grupo ideológico que está en el poder en ese momento.

El artículo trata sobre un programa de obras sociales que se ha logrado terminar, a pesar de los ataques constantes provenientes de otros grupos ideológicos, que han tratado de desacreditar el programa y de convencer al país y al mundo de que es una estafa o una pantalla.

Sé que muchos están pensando en Cuba ahora mismo, pero eso le sirve a cualquier sociedad en cualquier momento de la historia humana. Vaya, en cualquier momento en que haya habido prensa.

El agente que vemos de primera y pata es el periodista que firma con su nombre el artículo. Pero sabemos que el periodista no está creando nada nuevo; simplemente le está poniendo voz a un discurso que produjo otro. Por eso, este periodista es lo que se llama el agente transmisor, como el Aedes aegypti. Es un nombre desafortunado, pero se llama así, ¿qué le vamos a hacer?

Ahora bien, el agente creador, que es el productor, el arquitecto de ese discurso, está detrás. En este caso, será el tanque pensante del grupo ideológico en cuestión.

Cuando ese artículo se publica en ese periódico, va dirigido a las personas que lo leen. Esos lectores son los pacientes directos del discurso, los que lo reciben en primera instancia.

Pero ese artículo, sobre todo si se publica en Internet, va dirigido también al resto del mundo, porque está ayudando a construir la imagen de ese grupo ideológico.

Por lo general, no va dirigido a Ellos, a los Otros, porque Ellos están tan atrincherados en su grupo como Nosotros en el nuestro, así que dirigirse a ellos es un gasto innecesario de energía. Pero sí puede ir dirigido a los indecisos, con la esperanza de sumarlos al grupo ideológico.

Y va dirigido también a aquellas personas a las que los lectores puedan después comentarles lo que leyeron en el artículo y quizás hasta convencerlas.

Todos estos son los pacientes indirectos del discurso y, a veces, son mucho más importantes que los pacientes directos. Me ha pasado que he leído un titular en un periódico cubano y me he dicho: “¿Pero para qué lector cubano es esto? ¿A qué lector cubano hay que convencer de esto?” La respuesta es simple: ese artículo no es para los lectores cubanos; es para los pacientes indirectos.

Las otras personas importantes dentro de un discurso son los actores o actantes.

Todas las ideologías, sean del tipo de sean, manejan distinciones entre personas. No entre personas reales, sino entre categorías de personas, funciones o perfiles. Un actante puede ser una persona, una institución o un grupo completo.

A estos actantes, las ideologías les asignan papeles, formas de actuar. Funciona igual que en las historias de ficción, donde está ‘el héroe’, ‘el malo’, ‘el ayudante’, ‘el mentor’…

En la ideología machista, por ejemplo, los actantes son los hombres y las mujeres. En las ideologías religiosas, los actantes pueden ser los fieles, los infieles, la iglesia. En el marxismo clásico, están el proletariado y la burguesía. En el neoliberalismo, los actantes son las partes del intercambio, básicamente el que vende y el que compra, y las leyes del mercado que, en esta ideología, se ven casi como seres conscientes con voluntad propia.

Todos estos actantes tienen sus papeles bien definidos y un paquete de comportamientos que se esperan de ellos, y los discursos son el escenario donde se representan esos papeles: “¿Cómo yo, que soy hombre, voy a hacer eso?”, “¿Qué otra respuesta podemos esperar de un burgués?”, “El mercado se regula solo”.


Una vez que tenemos claros los contextos del discurso, el tema o asunto que se trata y las personas e instituciones involucradas, podemos entonces fijarnos en las herramientas lingüísticas que se usan desde posiciones de poder para construir esos discursos.

Herramientas lingüísticas del poder

Las palabras tienen poder y, al construir discursos, se cuida mucho la utilización de las palabras. Se presta mucha atención a las palabras específicas que se usan.

Un ejemplo que tenemos muy cercano es el dúo bloqueo y embargo. Nada más que por el uso de esas palabras sabemos perfectamente en qué grupo cae la persona que está hablando. 

Pero, además, no es por gusto que se usa una o la otra. Cada una tiene sus propias implicaciones: un embargo es una medida puramente económica que un país puede tomar libremente sin contar con nadie; un bloqueo es una agresión, un acto de guerra. O sea que la palabra que se usa nos obliga a pensarnos ese fenómeno de una manera o de otra.


Las palabras sirven para pintar la realidad con otros colores. Ahí están los eufemismos, que son maneras de decir que tratan de quitarle lo negativo al fenómeno del que se está hablando. 

Así, por ejemplo, los franceses ya no hablan de sin hogar o sin techo o indigentes, sino de personas sin domicilio fijo; tampoco tienen ya limpiapisos, sino técnicos de superficie.

En Cuba, hace unos años, cuando se “desinflaron” muchas plantillas en empresas e instituciones estatales, el gobierno habló de 500 000 trabajadores disponibles para el sector por cuenta propia, mientras sus detractores hablaban de trabajadores despedidos o desempleados.

En muchos lugares del mundo, ya no hay asilos de ancianos, sino residencias de la tercera edad; ya no hay prisiones, sino instituciones penitenciarias. Las guerras ahora son operaciones militares o conflictos armados, y no hay muertes de civiles, sino daños colaterales


Por otra parte, hay palabras que son siempre “buenas” y palabras que son siempre “malas”. 

Entre las buenas, tenemos justicia, educación, desarrollo, democracia, igualdad; todos estamos de acuerdo, más o menos, y todos queremos esas cosas, pero todos tenemos ideas distintas de qué son.

Entre las malas, están asesinato, crueldad, egoísmo, individualismo, dictadura.

Nada más que con usar esas palabras, sin decir qué se entiende por ellas, es suficiente para sumar acólitos al discurso y para excluir a otros.


Otras estrategias comunes son: 

  • convertir a las personas en cosas (en vez de hablar de las personas que migran, se habla del problema de la inmigración o de la avalancha de inmigración);
  • usar un lenguaje ambiguo o difuso (en vez de decir que un policía mató a Juan de un disparo, se dice que Juan resultó muerto en un altercado con la policía);
  • usar palabras que llaman a la resignación, para dar a entender que la resistencia o la oposición son por gusto (progreso imparable, acontecimientos inevitables, transformaciones irreversibles);
  • especialmente en la propaganda, usar un lenguaje coloquial, persuasivo y, sobre todo, simple. Los grandes éxitos propagandísticos son lingüísticamente muy simples: No pasarán; On ne passe pas; I WANT YOU; Patria o muerte, venceremos; Cuba sí, yanquis no; Yes, we can.

Podemos encontrar también razonamientos mal construidos que buscan convencernos de una idea, que puede o no tener mérito, pero el camino por el que llegan está mal. 

Por ahí anda la gente de “#ElCambioEsYa”. El razonamiento detrás de ese hashtag es ‘Para que las cosas mejoren, tienen que cambiar. Nosotros vamos a cambiar las cosas. Por lo tanto, con nosotros las cosas van a mejorar.’

Eso tiene un nombre: se llama silogismo del político y es una falacia lógica archiconocida. Es lo mismo que decir ‘Todos los gatos tienen cuatro patas. Mi perro tiene cuatro patas. Por lo tanto, mi perro es un gato.’ No sé quién necesite escuchar esto hoy, pero los perros no son gatos.


Es bastante común también usar un lenguaje deliberadamente oscuro, ya sea para evitar que la gente entienda bien o para sonar más inteligente o interesante.

El físico Richard Feynman contaba una anécdota de una vez que le pidieron participar en un panel de sociología y una oración de una de las ponencias del panel decía: 

El miembro individual de la comunidad social a menudo recibe la información por medio de canales simbólicos visuales.

Feynman cuenta que le tomó un momento, pero al final logró traducir aquello, que decía, simplemente, “La gente lee”.

Otro ejemplo: 

La comunidad médica ha indicado que un programa de disminución de la media total del consumo calórico diario es máximamente eficaz en el campo de las metodologías proactivas de reducción de peso.

Traducción: “Los doctores dicen que la mejor manera de bajar de peso es comer menos.”

Aquí, sin duda podemos agregar además varios comunicados de nuestra ETECSA querida, que son inescrutables a propósito para que al final nadie entienda lo que se dijo y poder mantener ese discurso de “El problema no es nuestro; son los clientes, que no saben”.


¡Cuidado también con las llamadas palabras “de comadreja”! Son esas palabras arrastradas que la gente usa para liberarse de cualquier responsabilidad por lo que estén diciendo. 

Miren este ejemplo:

Incluso si el número de muertes es una fracción de las 30 000 que creemos posibles, fumar cannabis podría aún describirse como un importante riesgo para la salud.

Esta persona no asume responsabilidad ninguna por lo que está diciendo. No hay manera de decirle que está equivocada, porque todo es “una fracción de” (que puede ser 1), “creemos posibles”, “podría”, “describirse como” (no ser). Básicamente, esta persona está diciendo que “aunque no se muera nadie, nosotros vamos a seguir diciendo lo que nos dé la gana”.


Cuidado también con las palabras que se usan con dos significados distintos en un mismo discurso, como cuando se dice, por ejemplo “El hombre es un ser racional; las mujeres no son hombres; por tanto, las mujeres no son seres racionales”. La palabra hombre se está usando con dos significados distintos.

Es igual que cuando un medio dice:

El deber de la prensa es publicar noticias de interés público. El público tiene interés por saber sobre la vida privada de los famosos. Por tanto, la prensa incumple con su deber si no publica noticias sobre la vida privada de los famosos.

Ese es el razonamiento que siguen los medios que publican lo que algún descerebrado le respondió por video a otro descerebrado. Pero todos estamos claros de que ahí la palabra interés se usa con dos significados distintos: el interés público no es el interés por el chisme.

Un caso más evidente en el discurso político cubano es la palabra revolucionario. En un momento, puede significar ‘una persona dispuesta a acometer transformaciones sociales profundas’ y en la oración siguiente puede significar ‘una persona que sigue la línea del gobierno’.

No faltan las discusiones en las que un grupo dice que revolucionario significa esto y el otro dice que significa aquello otro. Es, simplemente, una lucha por lograr la hegemonía sobre el significado de una palabra, y eso es también una forma de poder.


Bueno, creo que, para empezar la temporada, hasta aquí está bien. Gracias por haber regresado a escucharme.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search