La amenaza política de las voces platinadas

Hoy, 15 de julio de 2020, llegó a mí un audio que anda haciendo el periplo de las redes sociales. Se trata de una grabación, de cuatro minutos y medio, de una intervención de Yusimí González Herrera, directora de comunicación del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), en lo que imagino sería una reunión de trabajo.

El tema de su intervención: la presencia inadmisible de “voces platinadas” en la radio cubana.

Antes de decir nada, dejo aquí la transcripción integral del audio:

[0:00] … las voces platinadas. Y lo estoy diciendo… Les digo lo mismo que les dije a los directores sobre la base del análisis que hicimos los especialistas de la radio cubana. Nosotros monitoreamos el año pasado alrededor de 438 programas, con varias emisiones. Fueron… Y hay… Y lo digo y lo reitero, lo subrayo, un uso en las voces masculinas platinadas de locutores. Para ser más concreta, las voces platinadas son voces blandas, voces suaves, voces amaneradas.
[0:33] Y no es solamente de locutores. Son periodistas y son colaboradores. Hay colaboradores, señor mío… Y usted tiene que seleccionarlos. Porque, mire, no hace un mensaje creíble. Cuando usted empieza a dibujar florecitas y colores en las voces, señor mío, el mensaje se distorsionó. No es creíble. Y si usted diseña un programa para una voz masculina y una voz femenina, es una voz masculina y una voz femenina.
[1:00] Si no, diga “dos voces” y punto. Pero más allá de las dos voces, es “el cafecito”, “la tacita”, ¡por las cuentas del rosario, señores! Y eso todavía hoy no es un problema. Pero si nosotros no lo atendemos ahora, sí va a ser un problema. Y no estoy hablando… Reitero: lo hago con todo respeto y res-pon-sa-bi-li-dad. A mí lo que me interesa es la pro-fe-sio-na-li-dad, no la orientación sexual de nadie.
[1:33] Eso a mí no me interesa. Ni a la radio cubana le interesa. Nosotros tenemos que ser profesionales. Porque nosotros somos, como herramienta, la palabra, la interpretación, su ritmo, su tono, su timbre. Y eso lleva también un diseño. Porque todo en esta vida se diseña. No, y les digo más. Alarcón estaba… Dio un ejemplo, porque, además, como causó tanta admiración… Eehh… Y no se trata de defendernos ni se trata de herir a nadie ni se trata…
[2:00] Reitero: lo digo con todo respeto y responsabilidad. A mí lo que me interesa es la profesionalidad. A la radio cubana le interesa la profesionalidad. Y Alarcón se paraba y ponía el ejemplo, cómo jóvenes voces hacían ante un tribunal un ejercicio impecable, pero cuando se sentían seguros ante un micrófono, con una responsabilidad con un programa (chasquea los dedos varias veces), se disociaban. ¡¿Quién permite eso?! El director del programa, en primera instancia, que es el máximo responsable de una emisora cuando está al aire.
[2:32] El Consejo Artístico, el Consejo de Dirección de la emisora. Todo el mundo es responsable de permitir que un… eehhh … que una persona que pasó un diplomado de un año de preparación, que pasó ante un tribunal, que tuvo una evaluación y se presentó de una manera, después se distorsione de otra. No, porque usted puede hacer una prueba de filosofía, coger 100 puntos, y después entonces llevar a la práctica otro ejercicio de pensamiento. Y esas son las personas que nosotros tenemos que detectar.
[3:00] Eso es válido para cualquier terreno. Como los programas que se presentaron con un proyecto formidable y, en la medida que va pasando el tiempo, ese proyecto se va enrareciendo y ya, punto, hay que quitarlo. Bueno, lo mismo pasa con las voces. Y hay que ser responsables con lo que nosotros tenemos ante un micrófono. Y todo eso es resultado de los directores, que no asumen la responsabilidad. Hay directores de programa que no concientizan que, más allá de su responsabilidad creativa, tienen una responsabilidad política, tienen una responsabilidad ideológica y tienen una responsabilidad administrativa. El director de un programa es el dueño de la emisora cuando está al aire.
[3:35] Podrá romperse la llave del lavamanos del baño de las hembras e inundarse la emisora, que de eso los oyentes no se enteran. Se nos podrán estar despintando las paredes, podremos no tener merienda, puede estar… millones de dificultades, que de eso la audiencia no se entera. Pero de lo que sale en un programa sí se entera la audiencia. El responsable de eso es el director del programa. El que lo permite es el director del programa. En primera instancia. Porque es el que está en el acto, en ese momento.
[4:00] Y más allá de que es mi obra, es mi creación, es mi hijo, es lo que yo… eehh… llevé en mi vientre y ahora lo estoy exponiendo a la sociedad, mire, es también que usted está exponiendo ideología, usted está exponiendo… eehh… responsabilidad política. Usted está construyendo una agenda política, pública, mediática y… y luchando contra un enemigo, que cada día se organiza más y se impone con tremenda inteligencia. Y muy seductor. [4:30]

Yusimí González Herrera

Como se ve, las “voces platinadas” son, para González Herrera, las voces “blandas”, “suaves”, “amaneradas”. Dicho rápido y sin eufemismos, las voces homosexuales.

De lo primero que nos enteramos, escuchando a González Herrera, es que existe, a nivel de país, un esfuerzo activo por identificar “distorsiones” o “enrarecimientos” en la radio cubana. Aparentemente, en el último monitoreo de 438 programas, uno de los problemas que se identificó fue la presencia de voces claramente homosexuales. El hecho de que las llame “platinadas”, adornadas con “florecitas y colores”, no maquilla lo peyorativo. Todos sabemos de qué tipo de voces está hablando, ¿verdad?

¿Y por qué —podríamos preguntarnos— la presencia de tales voces en la radio cubana es un problema? González Herrera nos lo aclara rápidamente: “no hace un mensaje creíble”. Según la funcionaria, cualquier oyente que reciba un mensaje por radio y, por la voz, sepa o se imagine que el locutor es homosexual, va necesariamente a desconfiar de ese mensaje, porque ¿quién ha visto alguna a vez a un homosexual hablar en serio o decir la verdad?

Pues no, señor mío. En la radio cubana, las voces masculinas son masculinas y las femeninas son femeninas. ¿De qué otra manera podrán perpetuarse los roles de género heteropatriarcales?

¡Y si solo fuera la textura y melodía de la voz! Resulta que el uso de algunos recursos morfológicos del español, como el diminutivo (tacita, cafecito), también son indicativos de la orientación sexual del hablante. 

Estimado homosexual que me lees: si quieres ser creíble, ¡cuidado con la derivación!

En este momento, González Herrera decide matizar su discurso con una interjección de temática religiosa (“¡por las cuentas del rosario!”) que, a mi ver, le viene como soga al cuello. Digo, como anillo al dedo. Bravo.

Por suerte —nos tranquiliza Yusimí—, “eso todavía hoy no es un problema”. Pero es indudable que se trata de un llamado a ser proactivos, porque la libre expresión de la identidad sexual se les está yendo de las manos. Y ya sabemos que eso atenta contra toda forma de “pro-fe-sio-na-li-dad”, que, en realidad, es lo que les interesa a ella y a la radio cubana.

Estimado homosexual que me lees: si quieres ser profesional, ¡que no se te note “tu problemita”!

Este llamado a la proactividad pasa por un diseño consciente, “porque todo en esta vida se diseña”. El objetivo de González Herrera y, por extensión, del ICRT parece ser diseñar una imagen heterosexual de Cuba a través de la radio y demás medios de difusión. Esto no debe sorprender a nadie, pero hace cosquillitas verlo así, dicho tan llanamente.

Luego, seguimos enterándonos de cosas. ¿Sabían que existe un tribunal para evaluar a los pretendientes a locutor, que se fija, entre otras cosas, en que al joven no se le note que es homosexual? Y, al parecer, hacen bien su trabajo. Lo que pasa es que esos jóvenes díscolos, “cuando se [sienten] seguros ante un micrófono”, se disocian. ¡Por favor, señor mío! ¡Lo que hay que lograr es que nunca se sientan seguros!

Porque, además, la responsabilidad es de todos. Todos tienen culpa si se permite que “un… eehhh… que una persona” se distorsione así. Una ayuda para la lectura, por si no tienen el audio a mano: ese “eehhh” debe pronunciarse de manera que rime con naricón.

Pues eso: es impermisible que una persona que pasó por todos sus filtros y reeducaciones, después le muestre al mundo, con su voz, que es homosexual. Eso sería un fracaso de los funcionarios y de la institución, que tienen “una responsabilidad política” y “una responsabilidad ideológica”. Hay que acabar de entender que la homosexualidad flagrante es un fallo político-ideológico.

Sí, es también un defecto degenerativo, como nos muestra hábilmente Yusimí a través de una comparación de la homosexualidad con la llave rota del baño de las hembras y con las paredes despintadas de la emisora. Gracias a su dominio de la analogía, podemos repensarnos la orientación sexual en términos de plomería y albañilería.

¿Y adónde quiere llegar González Herrera con todo esto? ¿Por qué es tan importante el tema? Pues porque, desde la radio, se construye “una agenda política, pública, mediática”, una agenda en la que no entran los hombres claramente homosexuales.

La representación no importa. Los niños y adolescentes que estén luchando con su identidad sexual y combatiendo y resistiendo abusos y discriminación, y que, por un azar del destino, escuchen la radio, no pueden verse representados en la voz de un locutor. Es impermisible que, siquiera por un momento, piensen que pueden ser creíbles y profesionales. No se les puede pasar por la cabeza que su voz, esa voz de la que se burlan los demás y por la que ya le han dado más de un golpe, pueda llevar mensajes sustanciales a todo un país.

Hay algo en lo que hay que estar de acuerdo con Yusimí González Herrera. Estamos “luchando contra un enemigo”.


También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Claudia Garcia dice:

    Sin duda uno de los posts que más me ha gustado. Coincido contigo totalmente. No había llegado a mí el audio de Yusimí… Uff… Es indignante y vergonzoso.

  2. Yorjanis dice:

    ¡¡¡Muy bueno, excelente más bien!!!

  3. Rogelio Rivas dice:

    Exelente estimado Ernesto!

  1. 21/07/2020

    […] Empezamos oyendo dos mensajes de amor y protesta que me hicieron llegar dos oyentes, a raíz del incidente lamentable de “las voces platinadas” en la radio. Pueden leer sobre eso aquí. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search