S1E2: El español cubano (I)

En el primer episodio, estuve hablando del español que se habla en Cuba, de cómo muchos cubanos están convencidos de que “no saben hablar” o de que “hablan mal”, y me pareció que el tema es de cierta urgencia.

El lenguaje, la lengua que uno habla, es una parte importante de la identidad. Eso no es una frasecita para poner en la portada del libro de español de secundaria. Es un hecho documentado y estudiado ampliamente en la sociolingüística, que es la rama de la lingüística que estudia el funcionamiento del lenguaje en la sociedad, y en la psicolingüística, que estudia los procesos psicológicos que forman parte del lenguaje y que acompañan al lenguaje.

La lengua hablada por una comunidad es un atributo de la identidad de esa comunidad. Hay grupos que exigen que sus miembros hablen de determinada manera (la comunidad académica, por ejemplo, o las bandas de delincuentes marginales). Las personas cambiamos nuestra manera de hablar para pertenecer a un grupo o a otro. Eso lo vemos constantemente.

La lengua que uno habla está conectada inevitablemente también a la cultura de uno y de la comunidad a la que uno pertenece. En la lengua está la historia de esa comunidad, sus maneras específicas de ver el mundo, sus referentes culturales…

Entonces, si mi opinión sobre mi lengua materna es mala, esa actitud de rechazo o, a veces, hasta de desprecio, se transfiere también a la cultura que está asociada a esa lengua, a la comunidad que habla esa lengua y a mí mismo, porque, ya les digo, la lengua es parte de nuestra identidad, es parte de quienes somos.

Así que he decidido hacer un episodio nacionalista, que va a ser un episodio doble —este y el que viene— y vamos a hablar entonces del español cubano.

Las lenguas nativas

Lo primero que hay que tener claro es que, en Cuba, no siempre se habló español. Cuando comenzó la invasión española y la colonización, la isla de Cuba ya estaba poblada desde aproximadamente el año 6000 a. n. e. por los guanajatabeyes, y luego por los siboneyes y los taínos.

Estos grupos hablaban lenguas de la familia de las lenguas arahuacas, que todavía se hablan en partes de América. La que más se hablaba a la llegada de los colonizadores era la lengua taína, ya desaparecida, que era la lengua del grupo más fuerte, los taínos, que arrinconaron a los guanajatabeyes, más primitivos, en el occidente de Cuba.

Vale aclarar que estas lenguas se hablaban también en La Española (República Dominicana y Haití), Puerto Rico, probablemente Jamaica y en otras islas más pequeñas del área. Vale aclarar también que la mayor parte de lo que sabemos nos ha llegado gracias a las crónicas del padre Bartolomé de las Casas.

Había dos variantes de esta lengua taína: el llamado taíno clásico, que se hablaba en el Oriente de la isla y en algunos lugares del Centro y de Occidente; y el taíno occidental, que se hablaba en la mayor parte de Occidente y Centro.

El taíno clásico era como el inglés de la época en la región: servía como lengua franca para el comercio y la cultura, y muchos habitantes la tenían como segunda lengua además de su lengua nativa, de manera que con el taíno clásico todos los habitantes nativos se comunicaban.

Los guanajatabeyes tenían su propia lengua, pero no sabemos nada de ella porque los colonizadores los exterminaron muy rápido.

Como el taíno era la lengua aborigen más fuerte, fue la que mayor influencia tuvo luego en el español que acabaríamos hablando en Cuba.

La lengua taína

El taíno era lo que se llama una lengua monosilábica aglutinante: monosilábica, ‘una sílaba’, y aglutinante porque aglutinaba sílabas que tenían determinado significado, unas con otras, para formar palabras de significados más complejos.

Taínos.

Por ejemplo, la palabra taína cocuyo está formada por tres monosílabos, cada uno con un significado: co, que significaba ‘ojos’; cu, que significaba ‘verde’; y yo, que significaba ‘brillante’. O sea que cocuyo significaba, literalmente, ‘ojos verdes brillantes’.

De la misma forma, la palabra taína jaba, como la jaba de nailon, está formada por ja, que significaba ‘llevar’, y ba, que significaba ‘dentro’.

Así, hay lingüistas históricos que proponen entonces que, si cu significaba ‘verde’ y ba significaba ‘dentro’, el nombre de la isla de Cuba significaría algo así como ‘verde por dentro’. Qué chulería, ¿verdad?

Otras palabras taínas que quedaron en el español fueron bibijagua, totí, ceiba, tabaco, hamaca, ajiaco, canoa, guajiro (que significaba ‘señor poderoso’ y NO es una deformación del inglés war hero, ‘héroe de guerra’, como piensan algunos), guayaba (que era, según los taínos, la fruta preferida del dios de los muertos, Maquetaure Guayaba), huracán, tiburón, iguana, cayo, carey, yuca, caoba, barbacoa, jején, maní, guanábana, bejuco, jíbaro.

Otras lenguas aborígenes del Caribe insular también aportaron al español, aunque no tanto. La misma lengua caribe, por ejemplo, nos dejó caimán, colibrí, piragua, manatí. Del propio nombre caribe nos llega la palabra caníbal, deformada primero como caríbal y luego como caníbal.

Entonces, este era el panorama cuando, en 1492, comenzó la invasión española. Pero, ¿qué españoles fueron los que vinieron?

¿Qué españoles llegaron a Cuba?

Las posesiones españolas en el llamado “Nuevo Mundo” eran de dos tipos: los virreinatos y las capitanías.

Los virreinatos, como México y Perú, y sus capitales eran centros de actividad, con universidades, instituciones administrativas, etc. Las cortes de esos virreinatos imitaban la corte española. Así que el español allí era una lengua aristocrática y distinguida, y había más “purismo” y “corrección”.

Cuba no era un virreinato, sino una capitanía. Las capitanías controlaban los territorios insulares y costeros. Como estaban en la primera línea del ir y venir de las flotas, y como las flotas españolas, durante más de 200 años, estuvieron viniendo exclusivamente de Sevilla y luego de Cádiz, ambas al sur de España, las capitanías como Cuba tuvieron un vínculo más estrecho con esta región del sur, específicamente con lo que son hoy las comunidades autónomas de Andalucía y Canarias.

De ahí que el español nuestro se parezca más al español andaluz y canario que al de Castilla-León.

Hay que tener en cuenta, además, que los españoles que venían a Cuba en esas flotas no eran precisamente de la aristocracia española. En las tripulaciones venían muchas personas de los estratos bajos de la sociedad española, con el consecuente efecto que eso tiene en la lengua que hablaban.

Entonces, sabemos qué encontraron los españoles cuando llegaron y sabemos quiénes eran esos españoles. Ahora toca ver qué trajeron.

¿Qué español llegó a Cuba?

El español no es el mismo en todas partes, ni siquiera dentro de España, así que tenemos que preguntarnos qué español fue el que llegó a Cuba.

Primero, el español ya tenía una historia en Europa, ya había recibido influencias de muchísimas lenguas, empezando por el latín, que es la lengua de la que proviene. Después de eso, el español tomó palabras y expresiones de otras lenguas:

  • del alemán (como blanco, bosque, brindis, espía, fresco, guante, guerra, rico);
  • del árabe (cerca de 4000 palabras, como aceituna, ajedrez, albañil, alcancía, arroba, azúcar);
  • del gallego (como sarpullido);
  • del portugués (como bandeja, caramelo, chubasco, mermelada);
  • del mozárabe, un grupo de dialectos hablados por los cristianos “arabizados” durante la dominación árabe de la península (como muchacho, macho, corcho, chícharo, habichuela, fideo);
  • del catalán (como añorar, capicúa, borracho, chuleta, cohete, correo, fango, orgullo, pantalla, reloj, salvaje),
  • del vasco (como aquelarre, bahía, bandera, cachorro, mochila, legaña o lagaña, pizarra); y
  • de la lengua de los gitanos, el caló o romaní (como achantarse, chivar, fulastre y de ahí fula, jiñar, jeva, paripé, pirarse, jamar, curda, puro/a, berro, coba, surnar, jeta).

Fíjense que los gitanos son un grupo históricamente marginado y estas palabras provenientes del caló siguen siendo todavía hoy, siglos después, consideradas chabacanas o vulgares. Ya por ahí se pueden dar cuenta de que, cuando alguno de estos “puristas” o “defensores de la lengua” dice que cierta manera de hablar es “vulgar”, no se está refiriendo a las palabras en sí —al final, una palabra sola no es ni más ni menos vulgar que ninguna otra—, sino a las personas que usan esas palabras y hablan de esa manera.

Además de todo esto, el español siguió recibiendo influencias del francés, del italiano, del inglés, y nuevas influencias del griego y del latín clásicos durante el Renacimiento. El griego y el latín clásicos ya eran lenguas muertas, pero los renacentistas comenzaron a importar palabras al español. Importaron incluso palabras que ya existían en español, pero que, a lo largo de la historia, habían cambiado de forma.

Así, por ejemplo, en español teníamos la palabra fuego, del latín focus, pero luego se volvió a importar focus y es hoy la palabra foco. Lo mismo pasó con cadera y cátedra, que vienen de la misma palabra en latín, y con las palabras obra y ópera, que vienen ambas de opera en latín, pero ópera en español se trajo después del italiano.

En resumen, el español estaba bastante lejos de ser una “lengua pura”, cosa que además no existe. Ninguna lengua es pura.

Segundo, el español del sur de España tiene sus particularidades. En esta región, específicamente en Andalucía Occidental, no existe la distinción entre s y z que se hace en otras partes de España. Estos colonizadores hablaban con seseo, es decir, todo con s. Por eso nosotros hablamos así.

Andalucía. Distribución del ceceo (todo con z), del seseo (todo con s) y de la distinción. (Salvador Berral, Andalucía ceceante y seseante.)

Los andaluces “se comen” o, para usar el término lingüístico, eliden algunas consonantes y sílabas. Pues nosotros también:

  • la s al final de palabra, como en aquella canción del gato andalú de Andalucía, o al final de sílaba, como el chiste de te epera en la pota con el caco pueto. Esto es sobre todo en Oriente; en Occidente, lo que hacemos es aspirar esa s.
  • la d de los participios pasados, como cansao, parao sentao;
  • la primera sílaba de algunas palabras, como ‘toy cansao, ayer ‘tuve viendo series;
  • la d al final de la palabra, como verdá, ciudá, Madrí, paré;
  • incluso algunas consonantes en el medio de la palabra, como cuando alguno de mis estudiantes me dice proesor y la f durmiendo en su casa.

Entonces, a grandes rasgos, ese fue el español que nos trajeron los colonizadores. Ya ahí tenemos dos de los grandes puntos de partida del español cubano: el español del sur de España y las lenguas aborígenes, sobre todo la lengua taína.

Una tercera influencia importante fueron las lenguas africanas que llegaron a la isla con la esclavitud, y luego está la influencia de otros procesos que se dieron en la historia del país y que siempre dejan su huella en la lengua.

Pero de todo esto vamos a tener que hablar en el próximo episodio.


También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 14/07/2020

    […] de cosas, ¿verdad? Sobre el lenguaje y la lingüística; sobre el español de Cuba y sobre las lenguas del mundo; sobre el cerebro, sobre cómo se forman palabras nuevas y sobre todas las cosas que podemos hacer […]

  2. 14/07/2020

    […] de cosas, ¿verdad? Sobre el lenguaje y la lingüística; sobre el español de Cuba y sobre las lenguas del mundo; sobre el cerebro, sobre cómo se forman palabras nuevas y sobre todas las cosas que podemos hacer […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search