S2E4: La metáfora

Hola a todos y bienvenidos a un nuevo episodio de Para Darle a la Lengua, un pódcast donde hablamos sobre el lenguaje humano.

En mi trabajo como profesor en la universidad, una de las cosas que hago es dirigir investigaciones de estudiantes. Una de las que estoy dirigiendo ahora —y que ya llevo tres años dirigiendo— es una investigación sobre la metáfora.

A muchos, la palabra metáfora los remontará a sus tiempos de secundaria y preuniversitario, cuando daban aquella asignatura llamada Español-Literatura. Leían poemas y sacaban del texto frases como piel de porcelana y ojos como zafiros. El profesor o la profesora les explicaba entonces que esas eran metáforas (o símiles, si aparecía la palabra como), porque se hacía una comparación entre dos cosas, y que los autores las usaban para embellecer el texto.

Esa es la visión de la metáfora que ha persistido durante siglos: un recurso o figura de estilo que usan los escritores con una finalidad estética, para embellecer un texto.

Pero, aunque es cierto que los escritores crean metáforas para construir imágenes y darle belleza al texto que están escribiendo, la metáfora es bastante más que eso y NO ES propiedad exclusiva de poetas y escritores.

Así que vamos a hablar hoy de la metáfora

Pensar con metáforas

Decía que, durante siglos, la metáfora se vio como una figura de estilo o como un recurso literario, una manera en que los escritores y poetas embellecían sus textos.

Pero, hace cuarenta años, todo eso cambió.

En 1980, dos lingüistas llamados George Lakoff y Mark Johnson publicaron Metaphors We Live By (traducido al español como Metáforas de la vida cotidiana), un libro en el que presentaron y desarrollaron su teoría de lo que llamaron la metáfora conceptual.

Dicho simplemente, la metáfora conceptual es una correspondencia en el cerebro, que permite entender una idea por semejanza o analogía con otra. 

Por ejemplo, entendemos la idea de ‘cantidad’ en términos de ‘direccionalidad’, específicamente de ‘arriba y abajo’. Por eso hablamos de precios altos, salarios bajos y valores que se desploman; y decimos que a Fulano le está subiendo / bajando la fiebre / la presión arterial.

Otro ejemplo: podemos entender la ‘vida humana’ como un ‘viaje’. Entonces, decimos que no hay vuelta atrás o pa’ atrás ni pa’ coger impulso; o que estamos en una encrucijada; o que este es el camino que elegimos; o que muchas cosas van quedando atrás o se van quedando por el camino.

La idea de Lakoff y Johnson fue revolucionaria, porque demostraron que la metáfora, lejos de ser un artificio de la literatura, es una herramienta fundamental del pensamiento humano. Simplemente, los humanos no podemos evitar pensar con metáforas.

Vale decir que no fueron los primeros en darse cuenta. Otros pensadores ya habían señalado que es imposible “escapar” de la metáfora. Pero Lakoff y Johnson fueron los primeros en dedicar un estudio completo a estas metáforas “cotidianas” y explicar por qué existen y cómo funcionan.

Voy a tratar de explicar la idea básica, tal como la entiendo.


El cerebro humano no apareció un día de pronto en la cabeza de Homo sapiens. Todos los animales vertebrados y la mayoría de los invertebrados tienen cerebro, y es un órgano que nosotros heredamos de nuestros ancestros.

Evolución del cerebro en los animales. (Tomado de Cuaderno de Cultura Científica.)

Esto quiere decir que el cerebro evolucionó en los animales para controlar el cuerpo y procesar información sobre el mundo físico, tangible, en el que los animales vivimos.

Hasta donde sabemos, solo uno de esos animales, el Homo sapiens, evolucionó además la capacidad de vivir en un mundo intangible de ideas, conceptos y abstracciones.

Ahora bien, la evolución no puede producir algo nuevo de la nada; solo puede trabajar con lo que ya existe. Esto significa que, en vez de producir un órgano nuevo para este mundo intangible, la evolución adaptó el órgano que ya existía, el cerebro.

Los conceptos y mecanismos de pensamiento que teníamos para funcionar en el mundo físico concreto —por ejemplo, los conceptos de ‘espacio’, ‘objeto’, ‘dirección’, ‘arriba’, ‘abajo’— se adaptaron para usarlos también en el mundo intangible abstracto.

Esa operación que consiste en aplicar o superponer un dominio por lo general concreto sobre otro dominio más abstracto, para así poder pensarlo, entenderlo y trabajar con él, es lo que se llama una metáfora.


Quizás una de las metáforas más importantes para el ser humano surgió cuando, para pensar en el ‘tiempo’, empezamos a usar lo que sabíamos del ‘espacio’.

El tiempo es una cosa intangible, inaccesible, al punto de que hay quienes dicen que no existe. El espacio, por el contrario, es una realidad concreta, palpable. Así que los humanos pensamos en el tiempo como si fuera espacio.

  • Lo picamos en pedazos y lo medimos (segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años…) como mismo picamos y medimos el espacio en metros, pies, yardas, leguas, kilómetros…
  • Las cosas que suceden en el tiempo —los eventos—, las tratamos como si fueran objetos en el espacio. Movemos una reunión de por la mañana para por la tarde como mismo movemos una silla del cuarto para la sala, porque a lo mejor chocaba con otra reunión, como mismo chocaba yo con la silla cada vez que me levantaba de la cama.
  • Puedo entrar y salir de esa reunión como mismo entro y salgo de mi casa.
  • La reunión ocurre en septiembre, como mismo la silla está ahora en la sala.
  • En esa reunión, alguien puede hacer un comentario que no cabe, como mismo no me cabía a mí la silla en el cuarto. Decimos entonces que el comentario está fuera de lugar, como si la reunión fuera un lugar.
  • Decimos que septiembre está lleno de reuniones, como mismo una caja está llena de cosas; así que movemos la reunión para octubre, que está menos cargado o más vacío.

En fin, que todas las maneras que tenemos para hablar del tiempo (y no solo en español) son metafóricas, ya sea porque lo comparamos con el espacio o con un río (el tiempo fluye) o con un ave (el tiempo vuela o el tiempo pasa) o con un juez muy severo (el tiempo no perdona).

Igual que tenemos esta metáfora de ‘el tiempo es como el espacio’, tenemos muchas otras que usamos diariamente.

Tenemos, por ejemplo, la metáfora ‘las discusiones son como la guerra’ y hablamos de defender una idea o una postura; de atacar, rebatir o derrumbar los argumentos del otro; o de ganar y perder una discusión.

Tenemos la metáfora ‘el amor es como un viaje’ y decimos entonces cosas como ¿adónde va esta relación?, hemos encontrado obstáculos en el camino, nuestra relación está en un punto muerto o ha tomado un rumbo que no me gusta

Tenemos la metáfora ‘lo bueno está arriba y lo malo está abajo’, así que hablamos de subir el ánimo, estar decaído, caer en una depresión, levantar la moral, no logro levantar cabeza, está hundido en la miseria, pudo salir a flote, ¡arriba ese entusiasmo!

En fin, hay muchas y hay muchísimos ejemplos. No puedo mencionarlas todas.


La metáfora también es una de las principales maneras que tenemos de nombrar cosas nuevas. En vez de inventar una palabra, le ponemos como nombre una palabra que ya existe para algo que se parece a eso nuevo que queremos nombrar. 

Por eso hablamos del pie de la montaña (porque está abajo, igual que los pies), las patas de la mesa, el lomo de los libros, los brazos de la butaca, el cuello de una botella, la boca de un pomo… Fíjense en que, curiosamente, todas son partes del cuerpo de los seres vivos y, sobre todo, del cuerpo humano.

La idea que quiero que se lleven es que las metáforas están por todas partes. Es imposible hablar sin metáforas porque el pensamiento humano es fundamentalmente metafórico, buscando siempre las semejanzas o las analogías entre las cosas.

La metáfora en la ciencia

Como hemos visto, la metáfora es una vía para nombrar y entender realidades nuevas en términos de realidades que ya conocemos.

Los humanos tenemos toda un área de actividad dedicada a conocer realidades nuevas: la ciencia. Y, por supuesto, la ciencia es un campo donde las metáforas son particularmente útiles.

El psicólogo estadounidense Timothy Leary, famoso por sus experimentos con LSD, lo dijo sin ningún temor a equivocarse:

La ciencia es toda metáfora.

Timothy Leary

Y es cierto. Desde la física hasta la genética, pasando por la psicología, la sociología y, por supuesto, la lingüística, el conocimiento científico se basa en metáforas que nos permiten a los humanos entender dominios abstractos o inaccesibles en términos que ya entendemos.

Quizás la metáfora más famosa de la física sea la de agujero negro: ni es un agujero ni es negro, pero la imagen nos permite visualizar algo que, por definición, no podemos ver directamente.

Modelo atómico de Bohr, semejante al sistema solar.

Cuando Niels Bohr propuso, en 1913, su modelo del átomo, se basó en una metáfora en la que comparaba el átomo con el sistema solar: el núcleo en el centro, como el Sol, y los electrones orbitando alrededor, como los planetas. Con la física cuántica, este modelo del átomo está obsoleto, pero, como es simple y, en algunos casos, correcto, se sigue enseñando como introducción antes de ir a lo más complejo.

En la genética, la metáfora principal es ‘el ADN es como un lenguaje’. Se habla entonces del alfabeto genético, de bibliotecas de genes, de la expresión de los genes, de transcripción y traducción del código genético

La lingüística se basa casi totalmente en la llamada “metáfora del conducto”, en la que el lenguaje se ve como un conducto por el que pasan paquetes de información, que son las palabras. Hablamos entonces de transmitir ideas, poner ideas en palabras, mensajes que llegan o no llegan, palabras vacías o cargadas, el contenido de un texto

En sociología, se usan conceptos metafóricos como estrato social, como si la sociedad tuviera capas físicas separadas unas de otras; movilidad social, como si las clases sociales fueran lugares y uno pudiera desplazarse de una a otra; redes sociales, como las redes de pescar; tejido social, como si la sociedad fuera una tela.

Todos estos conceptos, como son metafóricos, no son estrictamente verdaderos o cien por ciento fieles a la realidad. Se usan porque las semejanzas que establecen son útiles para entender lo que se está estudiando. El lenguaje no es literalmente un conducto, pero imaginarlo como si lo fuera nos permite entender parte de su funcionamiento.

Y digo “parte” porque esa es una cosa que tienen las metáforas: siempre son parciales. La semejanza que se establece nunca es completa. Si dos objetos fueran completamente iguales, idénticos en todos los aspectos, no serían dos objetos; sería uno mismo.

Cuando hablamos de ojos como zafiros, la metáfora se basa en el color y el brillo de ambas cosas; pero no nos referimos a la dureza del zafiro y a su valor como piedra preciosa. Esos aspectos quedan fuera de la metáfora.

Asimismo, cuando imaginamos el átomo como el sistema solar, pensamos en el centro y en las órbitas; pero ignoramos cosas como la cantidad específica de planetas y satélites, o la gravedad (en el átomo, rigen las fuerzas electrostáticas).

Esta metáfora del átomo también nos muestra que, en la ciencia, las metáforas pueden tener fecha de vencimiento. Se usan mientras sean útiles, pero, cuando aparece un modelo mejor —como fue el caso de la física cuántica—, la metáfora antigua se desecha.

La ciencia no es la única área de la vida humana donde las metáforas son importantes. Otro campo en el que hay que prestarle atención a las metáforas es la política

La metáfora en la política

La política es todo lo que tiene que ver con el poder en los grupos humanos. Como el ‘poder’ es un concepto abstracto, intangible, es lógico que recurramos a metáforas para hablar de lo político.

Hay muchas metáforas que son de uso común en política. Hablamos de poder duro y poder blando o suave; de carreras electorales; de gobiernos títeres; de asesinatos de carácter o de personalidad; de victorias aplastantes; de pan y circo; de la base electoral de un partido. La propia palabra partido es metafórica.

Algunas de estas metáforas son puramente expresivas, como poder duro / blando, pan y circo, gobierno títere o victoria aplastante. Pero otras tienen consecuencias.

El escritor checo Milán Kundera escribió:

[…] las metáforas son peligrosas. Con las metáforas no se juega.

Milán Kundera

Él se estaba refiriendo al amor, pero lo mismo se aplica a la política.

Cuando se piensa en las elecciones como una carrera o, de manera más general, como una competencia, eso viene acompañado de toda una serie de inferencias que se derivan de la metáfora: en una competencia se gana o se pierde; para ganar yo, tengo que hacerte perder a ti; lo importante es ganar y no tanto el cómo.

O sea, que las metáforas que se usan en política tienen consecuencias para todo el mundo.

Un ejemplo claro es la metáfora de la ‘guerra’. Es común, en política, presentar situaciones comparándolas con una guerra. Se habla entonces de guerra contra el terrorismo, de guerra fría, de guerra ideológica, de batalla de ideas.

Todo el mundo sabe que estas frases son metafóricas: nadie está en una trinchera esperando a que venga un batallón de terroristas ni lanzándose ideas de un lado al otro del campo de batalla.

Pero no son solo maneras de hablar.

Una guerra no es ninguna bobería. Como estamos “en guerra”, la vida cotidiana no puede ser normal, sino que tiene que estar en función de ganar esa guerra. 

Se crea un estado de excepción, que viene, por supuesto, con sacrificios. Hay que renunciar a ciertas libertades individuales y tolerar ciertas violaciones de la privacidad en nombre de la seguridad nacional. 

En una guerra, se puede frenar la libre circulación de los ciudadanos. Se los puede detener más tiempo con menos pruebas. Se pueden desviar fondos públicos hacia el “frente de batalla”. Se les puede otorgar más poder a las fuerzas del orden público. 

En una guerra, además, el pueblo tiene que estar unido, un solo frente contra el enemigo. Los que no, son traidores a la patria y ponen en peligro la seguridad de los demás. Todos los esfuerzos tienen que ir dirigidos a ganar la guerra, porque cuanto antes ganemos, antes termina este estado de excepción.

Todo eso se deriva de la metáfora de la guerra en política. Lo que quiero que vean es que las metáforas que se usan en el discurso público no son solamente adornos expresivos, sino que tienen consecuencias serias para la ciudadanía.

Y aquí me despido. Gracias por aguantarme.


También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. 25/08/2020

    […] en el episodio de la metáfora, les adelantaba una de las maneras en que puede cambiar el significado de una palabra: se […]

  2. 20/09/2020

    […] genial de TLC es que sus creadores pusieron en formas y colores todo el lenguaje y las metáforas conceptuales que utilizamos para hablar de esos […]

  3. 28/09/2020

    […] metáfora —la comparación entre dos realidades— da origen también a muchas de estas expresiones: estoy liso (Chocolate MC), más rollo que […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search