S2E6: Cómo cambian las lenguas (I)

(El episodio comienza con un fragmento del Cantar de Mio Cid recitado en castellano medieval.)

Salvest a Jonás quando cayó en la mar,

Salvest a Daniel con los leones en la mala cárçel,

Salvest dentro en Roma al señor San Sabastián,

Salvest a Santa Susaña del falso criminal.

Por tierra andidiste treinta e dos años, Señor spirital,

Mostrando los miráclos, por én avemos qué fablar,

Del agua fezist vino e de la piedra pan,

Resuçitest a Lázaro, ca fue tu veluntad.

Fragmento del Cantar de Mio Cid, en castellano medieval.

Hola y bienvenidos a un nuevo episodio de Para Darle a la Lengua.

Lo que acaban de escuchar es un fragmento del Cantar de Mio Cid, una canción de gesta anónima, que es la primera obra narrativa extensa de la literatura española.

Suena raro, ¿verdad? Se nota que está emparentado con el español que hablamos hoy, pero hay diferencias evidentes: tiene otros sonidos, otras palabras, otra manera de formar oraciones.

Eso es porque el Mio Cid se escribió a finales del siglo XII o principios del XIII y lo escuchamos en su versión original. A esa lengua se le llama castellano medieval.

Página del Cantar de Mio Cid.

La historia del español se divide convencionalmente en tres períodos: el castellano medieval o castellano antiguo, entre los siglos X y XIV; el castellano medio o español áurico o español de los siglos de oro, entre los siglos XV y XVII; y el castellano moderno, a partir del siglo XVIII, aunque desde entonces ha habido ligeros cambios.

Cervantes, por ejemplo, escribió El Quijote en castellano medio. En la versión original, podemos leer pasajes como este:

—Si no os picáredes más de saber más menear las negras que lleváis que la lengua —dijo el otro estudiante—, vos lleváredes el primero en licencias, como llevaste cola.

Fragmento de El Quijote en castellano medio.

En castellano moderno peninsular, quedaría así:

—Si no os hubierais jactado de utilizar la lengua tanto como os jactáis de manejar esas espadas que lleváis, habríais sido el primero en la licenciatura, y no el último de la cola.

Mismo fragmento de El Quijote, en castellano moderno peninsular.

Por supuesto, hay una historia antes del castellano medieval, en la llamada época prerromana. El español tiene influencias de las lenguas célticas, de la lengua íbera y, probablemente, también del vasco. Eran de las lenguas que se hablaban en la península ibérica cuando comenzó la conquista romana, entre el siglo III y el siglo I a. n. e., cuando el latín vulgar llegó a la península y se estableció.

Pero este episodio no trata sobre la historia del español. Vamos a hablar de ella, pero vamos a usarla más bien como ejemplo del tema que vamos a tratar, que es lo que les ocurre a las lenguas a lo largo de la historia o, para usar el nombre técnico, el cambio lingüístico.

Las lenguas cambian

Todas las lenguas cambian con el tiempo. Por suerte, ese cambio es más bien lento en comparación con la vida humana. ¿Se imaginan que tuviéramos que volver a aprender nuestra lengua materna a cada veinte años?

El cambio lingüístico es lento, desde el punto de vista humano. A medida que pasan los años, prácticamente no notamos cambio alguno, excepto palabras que, ocasionalmente, llegan nuevas o desaparecen. El léxico es la parte de la lengua que más fácilmente cambia; los sonidos y la gramática son mucho más resistentes al cambio.

Sin embargo, si un día de pronto recibimos una señal de radio del año 3020, lo más probable es que nos parezca una emisora en una lengua extranjera. El español, si todavía se llamara así, sería irreconocible.

Cuando hablamos de cambio lingüístico, nos referimos a cambios en los sonidos de una lengua, en la forma de sus palabras, en el léxico y en la sintaxis, la manera de construir oraciones. Son cambios que ocurren en las mentes de los hablantes de esa lengua y que se perpetúan a medida que las nuevas generaciones adquieren esa versión modificada de la lengua y, a su vez, siguen haciéndole cambios.

Cualquier parte de la gramática mental puede cambiar: la fonología, la morfología, la sintaxis y la semántica, el significado de las palabras. Esto vale no solo para las lenguas orales, sino también para las lenguas de señas, que también cambian con el tiempo.

La rama de la lingüística que se dedica a estudiar cómo cambian las lenguas, qué tipos de cambios ocurren y por qué, se llama lingüística histórica y comparativa. Es histórica porque se dedica a la historia de lenguas específicas, y es comparativa porque se dedica también a las relaciones entre las lenguas.

¿Cómo se estudia esto? Bueno, muchos cambios aparecen en el registro escrito de las lenguas, en los documentos que han quedado. De la historia del español sabemos mucho, porque ha sido una lengua escrita durante más de mil años. El primer texto escrito en castellano son las llamadas Glosas Emilianenses, unas anotaciones escritas a mano al margen de un texto religioso.

Glosas Emilianenses. Se ven las anotaciones en el margen derecho.

Se pueden estudiar diversos documentos del pasado para encontrar evidencias. Una fuente excelente son las cartas privadas. Los lingüistas prefieren estas cartas privadas escritas por lo que se llaman “hablantes ingenuos”, que cometen errores ortográficos porque escriben como mismo pronuncian. Dentro de mil años, para un lingüista histórico va a ser mucho más valioso encontrarse un documento que diga “ya ise la tarea” que uno que diga “ya hice la tarea”, porque ese documento, comparado, por ejemplo, con uno sin errores ortográficos, le va a decir que, en el año 2020, la h era una letra muda y la c, por lo menos en América, se pronunciaba igual que la s.

También se pueden obtener pistas leyendo lo que escribían en esa época los gramáticos normativos, o sea, las personas que le dicen a otras cómo deberían hablar. Haciendo eso, en realidad nos dicen también cómo es que la gente habla realmente. Si un lingüista del futuro se encuentra un ejemplar de la columna “Del lenguaje” del periódico Granma, donde el autor está recomendando pronunciar la d de dedo, de terminado, de volado, el lingüista sabrá que los cubanos en esta época tendíamos a no pronunciar la d entre vocales.

Cuando estudiamos la historia de una lengua, llegamos a un punto en que ya no puede decirse que sea la misma lengua. Es el momento en que encontramos el ancestro directo de esa lengua.

Las lenguas romances (español, francés, portugués, italiano, catalán, gallego, rumano, moldavo…) son las hijas metafóricas del latín vulgar. Como tienen el mismo ancestro, las lenguas romances están emparentadas genéticamente

El alemán, el inglés, el holandés, el islandés, el noruego, el danés, el sueco, también están emparentados: son lenguas germánicas. Esto quiere decir que descienden todas de un mismo ancestro: el supuesto protogermánico, y digo “supuesto” porque no aparece en ningún documento escrito, sino que es una lengua que los historiadores han ido reconstruyendo.

Las lenguas romances y las lenguas germánicas también están emparentadas entre sí. Como recordarán de un episodio de la primera temporada, descienden todas, junto con muchas otras, de una misma lengua: el indoeuropeo o protoindoeuropeo. Esta es también una lengua reconstruida porque no dejó documentos escritos.

Todas estas lenguas fueron, inicialmente, dialectos regionales, variantes de una misma lengua en distintas zonas geográficas. ¿Qué hace que una lengua se divida en varias otras lenguas?

Bueno, eso es un proceso complejo del que no se sabe completamente cómo funciona, pero hay dos factores que son importantes.

Primero, el choque con otras lenguas en la misma zona geográfica. Cuando el latín vulgar llegó a la península ibérica, ya allí había varias lenguas. Ese choque fue uno de los factores que produjo el surgimiento del castellano, del portugués, del catalán, del gallego, del leonés, etc., todos en la misma península.

Y, segundo, el aislamiento geográfico. Cuando una comunidad de hablantes se separa del resto, los cambios y las innovaciones que se dan de un lado no llegan al otro, así que las lenguas cogen caminos distintos. Esto también pasó con el latín. Las provincias romanas estaban relativamente aisladas de Roma, en el sentido de que, por ejemplo, los habitantes de Iberia y los soldados romanos que los controlaban vivían en Iberia, no en Roma. Así que estaban aislados del latín de la capital (y viceversa).

Una última aclaración antes de empezar con la sustancia del episodio. Cuando hablamos de cambio lingüístico, nos referimos a cambios en las lenguas, no en el lenguaje. Dicho de otro modo, son cambios en los códigos que usamos para comunicarnos, no en la capacidad mental de usar códigos para comunicarnos.

Esto no quiere decir que el lenguaje como facultad mental no cambie, pero las escalas de tiempo son distintas. Las lenguas cambian en la escala histórica; el lenguaje cambia en la escala evolutiva, mucho más grande.

Se estima que, desde que Homo sapiens existe como especie en toda su modernidad (alrededor de 50 000 años), han existido unas 31 000 lenguas. Pero todo indica que el lenguaje ha permanecido igual. Esto quiere decir que, por muy diferentes que sean las lenguas, un humano actual podría viajar en el tiempo al año 30 000 a. n. e. y aprender perfectamente la lengua que se encuentre. A la inversa, un humano del año 30 000 a. n. e. podría viajar al futuro y caer en La Habana, año 2020, y aprender sin problemas el español.

Entonces, vamos ya a lo que nos ocupa. Quiero hablarles de las principales maneras en que las lenguas pueden cambiar y, en este episodio, me voy a centrar en el cambio fonético, es decir, los cambios que ocurren en los sonidos.

El cambio de los sonidos

¿Cómo sabemos que las lenguas romances y las lenguas germánicas tienen un ancestro común? Pues uno de los indicios es la gran cantidad de correspondencias que existen entre los sonidos.

Los que hayan estudiado alguna lengua germánica como el inglés o el alemán, se podrán haber dado cuenta de que, de vez en cuando, para una palabra que en español empieza con p, su equivalente en la lengua germánica empieza con f: pez / poisson / fish / Fisch; padre / père / father / Vater (esa v se pronuncia /f/).

Esta correspondencia /p/–/f/ es muy común en las lenguas romances y germánicas, y no se puede explicar solo por coincidencia. ¿Cómo se explica entonces?

Lo más probable es que el ancestro común usara la p en las palabras pez, padre, etc. Suponemos que es /p/ y no /f/, porque son más las lenguas en las que estas palabras empiezan con p. En algún momento, los hablantes de esta lengua ancestral se separaron en dos grupos que perdieron el contacto entre ellos. En uno de los grupos, ocurrió el cambio de p —> f. La lengua que hablaba este grupo se convirtió en el ancestro de las lenguas germánicas. 

Y ya que hablamos de la f, algo curioso ocurrió en el proceso de transformación del latín vulgar en castellano.

Lo primero es que, al parecer, el latín en realidad no tenía f. Tenían la letra, pero el sonido no era la /f/ que pronunciamos hoy. Nosotros unimos los dientes de arriba con el labio de abajo. En latín, probablemente se trataba del sonido /ɸ/, que se pronuncia uniendo los dos labios, como para decir una p, pero dejando un espacio entre ambos para que salga el aire.

Ese sonido, cuando estaba al inicio de la palabra y delante de una vocal, se fue echando para atrás hasta convertirse en uno semejante a la j cubana, que se representaba con la letra h. Luego, acabó por desaparecer, pero la h quedó en la ortografía como una letra muda.

Así, de facĕre viene hacer; de femĭna viene hembra; de fĕrrum viene hierro; de filĭus viene hijo; de folĭa viene hoja; de fumus viene humo. Existen excepciones, como febrero, fiebre, fiesta, filo, fin.

Otras palabras latinas que también comenzaban con f, pero que tenían un prefijo, como offocāre, acabaron teniendo una h intermedia: ahogar.

En otros casos, cuando esa f estaba dentro de la palabra entre dos vocales, acabó convirtiéndose en una [β], escrita ya sea como v o como b. Fue lo que pasó con profectus, que es hoy provecho; y con raphănus, que es hoy rábano.

Cuando la f estaba al inicio de la palabra, pero delante de una consonante o de un diptongo como ui o ue, se conservó, con la diferencia de que hoy se pronuncia con los dientes. Es el caso de flor, frío, fuerte, fuimos, fuente, fuego

Este ejemplo de la f nos enseña algo importante sobre el cambio fonético. Los cambios que se dan no afectan a determinadas palabras, sino a determinados sonidos o tipos de sonido donde quiera que estén o solamente en determinados contextos (al inicio de palabra, entre vocales…).

No es tanto que tal palabra se pronunciaba así y ahora se pronuncia así. Lo normal es que tal sonido se pronunciara así y luego cambió o se sustituyó o desapareció, y eso afectó a todas o a muchas de las palabras que tenían ese sonido en esa posición.

Por supuesto, esto es un proceso gradual. La primera vez que aparece un cambio, suele ser con un solo hablante y para una sola palabra o para un grupo pequeño de palabras. Los cambios se van difundiendo, tanto horizontalmente de un hablante a otro, como verticalmente de una generación a otra, hasta que el cambio se convierte en la nueva normalidad.

Otro proceso que se dio en español (mucho más sustancial que este de la f) es el llamado reajuste de las sibilantes. Suena a novela de Harry Potter: Harry Potter y el Reajuste de las Sibilantes. Pero no, nada que ver.

Las consonantes sibilantes o silbantes son un tipo de consonante que se pronuncian empujando con la lengua un chorro de aire que sale después por entre los dientes. En español actual, solo quedan dos: la /s/, como en solo, cerca y zapato (en la variante cubana); y la /ʧ/, como en chícharo.

Pero, en un pasado ya remoto, el castellano medieval tenía siete sibilantes. Oímos algunas en el fragmento del Mio Cid al inicio. Tenía: 

  • la sorda /s/, como en solo;
  • la sonora /z/, cuando la s estaba entre vocales;
  • la sorda /ʃ/, como la sh del inglés y la ch del francés, que se escribía x;
  • la sonora /ʒ/, como la j del francés, que escribía j o g antes de i y e;
  • la sorda /ʦ/, como en tsunami, que se escribía ç o c antes de i y e;
  • la sonora /ʣ/, como la z del italiano, que se escribía z; y
  • la sorda /ʧ/, la ch nuestra, que no sufrió cambios, así que no aparece en esta historia.

(Si necesitas un recordatorio sobre consonantes sordas y sonoras, puedes regresar al episodio sobre los sonidos del lenguaje.)

Durante los siglos XVI y XVII (y quizás ya desde el siglo XV), esto cambió radicalmente. El cambio tuvo tres momentos principales.

Lo primero que ocurrió fue que los hablantes dejaron de distinguir entre las sibilantes sordas y las sonoras. Esa diferencia entre /s/ y /z/, por ejemplo, dejó de ser importante y los hablantes comenzaron a pronunciarlas indistintamente.

A la larga, eso provocó que desaparecieran las sibilantes sonoras, quizás por una cuestión de economía: requiere menos esfuerzo pronunciar una consonante sorda que una sonora.

Ahí ya las sibilantes se redujeron a la mitad. De seis, quedaron tres: /s/, /ʃ/ y /ʦ/.

Luego, hubo un momento en que la /ʦ/ se convirtió en una /s/ también, pero, en algunas partes de España, sobre todo en el norte, se siguió adelantando la lengua hasta convertirse en la /θ/, la zeta española, que ya no es sibilante.

Finalmente, la /ʃ/ se fue moviendo hacia atrás. Fue primero una /ç/, como en el alemán Ich, y luego se convirtió en la /x/, la j del castellano.

Como resultado de este proceso, hoy tenemos solamente dos sibilantes. Es también la causa de que, en algunos lugares, se hable con la s (seseo), con la z (ceceo) o distinguiendo entre ambas (distinción).

Infografía: Reajuste de las sibilantes en castellano medio.

Este proceso de reajuste de las sibilantes muestra cómo pueden desaparecer sonidos y aparecer sonidos nuevos. De igual forma, el latín no tenía ni /ʃ/ ni /ʧ/. Sin embargo, /ʧ/ existe en español, catalán, gallego, italiano, portugués y rumano, descendientes todos del latín; y /ʃ/ existe en portugués, catalán, gallego, italiano y francés (y en castellano medieval).

Y, bueno, hasta aquí este primer episodio. Quedan para el siguiente los cambios en las palabras, tanto en la forma como en el significado, y los cambios en la sintaxis, en la manera de construir oraciones.


También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Pedro de J Lopez Acosta dice:

    Me han encantado los dos últimos episodios. Menos mal que los envías escritos porque aún me resulta imposible escucharlos (debe ser x torpeza mía o x alguna limitación tecnológica de mi móvil, sabrá dios). Gracias, y ya estoy esperando la segunda parte de este.

  2. Pedro de J Lopez Acosta dice:

    Me han encantado los dos últimos episodios. Menos mal que los envías escritos porque aún me resulta imposible escucharlos (debe ser x torpeza mía o x alguna limitación tecnológica de mi móvil, sabrá dios). Gracias, y ya estoy esperando la segunda parte de este.

  1. 25/08/2020

    […] el episodio anterior, vimos que los sonidos de una lengua pueden desaparecer, sustituirse, o que pueden aparecer sonidos […]

  2. 25/08/2020

    […] el episodio anterior, vimos que los sonidos de una lengua pueden desaparecer, sustituirse, o que pueden aparecer sonidos […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search