S2E7: Cómo cambian las lenguas (II)

Hola a todos y bienvenidos a un nuevo episodio de Para Darle a la Lengua.

Este es el segundo episodio dedicado al tema del cambio lingüístico, a cómo las lenguas cambian con el tiempo. En el episodio anterior, hablamos de cuestiones generales del cambio lingüístico y de los cambios que se dan a nivel de los sonidos de las lenguas, el cambio fonético.

En este, vamos a hablar de otros tipos de cambio: los cambios que ocurren en las palabras, tanto a su forma como a su significado; y los cambios en la sintaxis, en la manera de construir oraciones. Al final, vamos a ver algunas de las causas posibles de estos cambios.

Vamos allá entonces.

El cambio en las palabras

Cambios de forma

Cuando hablamos de la forma de las palabras, nos referimos a la morfología, a cómo las lenguas combinan pedacitos más pequeños, los morfemas, para formar palabras. En la temporada pasada, dedicamos un episodio a hablar de esto.

En el episodio anterior, vimos que los sonidos de una lengua pueden desaparecer, sustituirse, o que pueden aparecer sonidos nuevos. Lo mismo puede pasar con los morfemas.

Quizás el cambio más profundo que han sufrido el español, las demás lenguas romances y, de hecho, la mayoría de las lenguas indoeuropeas, sea la desaparición del sistema de casos.

El caso gramatical o caso morfológico es una manera que tienen algunas lenguas de marcar qué está haciendo una palabra en la oración. Algunas palabras, sobre todo los sustantivos como hombre, perro, mesa, reciben una marca, que suele ser una terminación distinta para cada caso.

El latín, de donde vienen las lenguas romances, tenía un sistema de seis casos gramaticales. Vamos a verlos con la palabra señor, que en latín era dominus:

  • Caso nominativo: sujeto de la oración, como en El señor vive aquí — dominus
  • Caso acusativo: objeto directo de la oración, como en Vi al señor — dominum
  • Caso dativo: objeto indirecto de la oración, como en Le di comida al señor — dominō
  • Caso ablativo: otros tipos de complemento, como en Ella vive con el señor — dominō
  • Caso genitivo: poseedor de algo, como en La casa del señor — dominī
  • Caso vocativo: para dirigirse a él, como en Señor, venga acá — domine

Este sistema de casos desapareció en las lenguas romances. Los sustantivos mantienen la misma forma, hagan lo que hagan en la oración.

Entre las lenguas indoeuropeas, el alemán mantiene un sistema de casos; el lituano y el ruso mantienen casi completo el sistema de casos del indoeuropeo; pero, en general, ha desaparecido en la mayoría de las lenguas indoeuropeas modernas. El inglés mantiene el caso genitivo, el de los poseedores, que se escribe como ‘s, pero nada más.

Eso es en lo que respecta a los sustantivos. Los pronombres sí han mantenido algunas distinciones de caso. Lo vemos en español cuando hacemos la diferencia entre yo (nominativo), me (acusativo o dativo) y (ablativo).

También queda una especie de caso genitivo, de pertenencia, en los adjetivos de gentilicio: cubano, ‘de Cuba’; francés, ‘de Francia’; villaclareño, ‘de Villa Clara’.

Curiosamente, esta desaparición del caso, que comenzó ya en el latín tardío, es también el origen del plural en español.

En español, para formar el plural, normalmente se agrega una s o –es al final de la palabra: mesa / mesas, señor / señores. El latín no tenía una marca específica para el plural, porque cambiaba según el caso gramatical. Para el nominativo, por ejemplo, que es el sujeto de la oración, era dominus en singular y dominī en plural (igual que el genitivo); para el acusativo, el objeto directo, era dominum en singular y dominōs en plural.

En el latín vulgar, llegó un momento en que los únicos casos que se usaban eran el nominativo para el sujeto y el acusativo para todos los demás. Es decir, que el caso más usado era el acusativo y el plural del acusativo terminaba en s

En el latín tardío, estos acusativos plurales se empezaron a usar como nominativos: dominōs en vez de dominī, y esa terminación en s se convirtió en el plural del castellano medieval. Y hasta hoy.

Otro cambio que ocurrió fue que, en el castellano medio, se dio un reajuste de los pronombres personales.

Existía el pronombre vos, tanto como forma respetuosa de dirigirse a una sola persona (el actual usted), como para dirigirse a varias personas (el actual ustedes o vosotros).

Para eliminar esta ambigüedad, los hablantes crearon dos formas alternativas.

Por un lado, se empezó a usar la fórmula respetuosa vuestra merced, que, con el tiempo, se fue comprimiendo y abreviando y fue primero vuesarced y, finalmente, usted.

Por otro lado, ya en el siglo XIV se usaba vosotros (vos + otros), excepto en Andalucía occidental y en Canarias. De estas dos regiones vinieron la mayoría de los colonizadores de América, así que la forma que cruzó el Atlántico primero fue vos, aunque ya había desaparecido en casi toda la península.

El problema era que vos y vosotros se conjugaban igual: vos estáis, vosotros estáis. Esta ambigüedad fue probablemente la causa de que, cuando finalmente vosotros llegó a América (que en algún momento debe haber llegado), no prosperó. Vos estaba ya demasiado bien establecido.

Como resultado, en América tenemos tú/usted/vos para el singular y ustedes para el plural; mientras que en el español peninsular tienen tú/usted para el singular y vosotros para el plural. También existe allá el ustedes, pero es sumamente respetuoso y casi no se usa.

Algo similar ocurrió con el inglés y está ocurriendo todavía hoy. El inglés tenía thou para el singular y you como forma respetuosa y plural.

Los hablantes del inglés tomaron otro camino. Dejaron de usar thou y se quedaron con you para todo. Esto también produce una ambigüedad, sobre todo porque la conjugación del verbo no te dice nada: You are good puede ser ‘Tú eres bueno’ o ‘Ustedes son buenos’.

En Estados Unidos, los hablantes han encontrado una solución. De manera general, en el sur, se usa para el plural la forma y’all (you + all, ‘ustedes todos’) y, en el norte, se usa la forma you guys (‘ustedes chicos’, independientemente del sexo de las personas). 

Estas dos formas se usan como sujeto de la oración (Y’all / You guys are great!), como objeto directo (I saw y’all / you guys), como objeto indirecto (I gave it to y’all / you guys), como vocativo (Look, y’all / you guys!). Es decir, que tienen todos los usos de un pronombre personal. Son pronombres personales.

Cambios en el significado

La manera más evidente en la que cambian las lenguas es con la incorporación de palabras nuevas. El cambio gramatical puede demorarse varias generaciones en hacerse evidente, pero las palabras nuevas se notan enseguida. 

En un episodio de la primera temporada, hablé de las maneras en que las lenguas pueden aumentar su léxico. Ahora, voy a hablarles de algunas maneras en que las palabras que ya existen pueden cambiar de significado con el tiempo.

Algo que puede pasar —y que, en realidad, no tiene que ver con la lengua— es que el objeto que se nombra con esa palabra cambie. El significado actual de parlamento no es el significado que tenía cuando se comenzó a usar en francés en el siglo XII. En un inicio, un parlamento era algo muy distinto de lo que es hoy.

Pero quiero centrarme en lo que tiene que ver con la lengua misma.

Ya en el episodio de la metáfora, les adelantaba una de las maneras en que puede cambiar el significado de una palabra: se empieza a usar para nombrar algo que se parece al objeto original. De ahí, le decimos brazo a los brazos de las sillas, por semejanza con los brazos humanos (además de que ahí se ponen los brazos, pero eso ya no es metáfora); le decimos cuello al cuello de la botella; le decimos boca a la boca de un cañón.

El significado de una palabra puede también restringirse o extenderse, es decir, hacerse más o menos específico. 

Por ejemplo, la palabra vianda significaba antiguamente cualquier alimento; hoy, solamente se usa, en Cuba, para los tubérculos. Se ha hecho más específica.

La palabra agotar muestra el caso contrario. Originalmente, significaba ‘extraer toda el agua de algún sitio’. Hoy, se usa para cualquier cosa que se acaba o se gasta completamente. Su significado se ha extendido, se ha hecho menos específico.

El significado de las palabras puede también envilecerse o ennoblecerse. O sea, puede adquirir una connotación negativa o una positiva.

La palabra rústico significa originalmente ‘del campo’, como rural. Sin embargo, ese significado se ha envilecido y muchas veces se usa como ‘tosco, mal hecho, poco civilizado’. En el mundo del turismo, sin embargo, el significado de rústico se ha ennoblecido: lo presentan como algo bueno y vende.

La palabra villano también se envileció. De significar simplemente ‘habitante de una villa’, pasó a significar ‘malvado’.

Las palabras fortuna y suerte, en español, también se han ennoblecido con el tiempo. Originalmente, eran neutrales, ni buenas o malas. Hoy, cuando se usan solas, son buenas: tener fortuna y tener suerte significan ‘tener buena fortuna’ y ‘buena suerte’. Para que sean malas, hay que decirlo: mala fortuna y mala suerte.

Las palabras también pueden cambiar su significado por influencia de otras lenguas. Es el llamado calco semántico. Cuando dos lenguas tienen palabras que comparten un mismo origen, los hablantes de una pueden empezar a usar su palabra con el significado que tiene en la otra lengua.

Es el caso, por ejemplo, de eventualmente. En español, eventualmente siempre quiso decir ‘ocasionalmente’ o ‘sin certeza de que algo vaya a ocurrir’. En inglés, existe eventually, que significa ‘a la larga’, ‘finalmente’ o ‘con el tiempo’. Por influencia del inglés, en español se ha calcado ese significado y muchas veces eventualmente se usa con el significado que tiene en inglés.

Ocurrió también con la palabra romance, que en español era un tipo de texto poético y, por influencia del inglés, tiene ahora el significado de ‘aventura amorosa’.

Hemos visto algunos cambios que pueden ocurrir en las palabras, tanto en su forma como en su significado. Vamos a ver ahora cómo puede cambiar, en una lengua, la manera de construir oraciones.

El cambio en la sintaxis

La forma más evidente de cambio sintáctico en las lenguas son los cambios en el orden de palabras que permiten.

Como los componentes del lenguaje no están aislados, sino que dependen unos de otros, los cambios en la morfología, por ejemplo, pueden provocar cambios en la sintaxis. Fue precisamente lo que pasó en español.

Decíamos ahorita que el español perdió el sistema de casos gramaticales. En ese sentido, se hizo más simple, pero esto creaba otro problema: sin terminaciones distintas, no había manera de saber qué estaba haciendo un sustantivo en la oración. 

El español siguió entonces la evolución que siguen todas las lenguas que pierden su sistema de casos. A medida que el caso desaparece, el orden de palabras se hace más fijo.

El latín tenía un orden de palabras más bien libre. Para decir El perro muerde al hombre, daba igual decir Canis mordet hominem, canis hominem mordet, hominem canis mordet, hominem mordet canis. Las terminaciones de las palabras canis y hominem dejaban claro quién mordía a quién. No es lo mismo Canis hominem mordet que Canem homo mordet (‘el hombre muerde al perro’).

Canem homo mordet. (FoxAndHoundsDaily.com)

A medida que, como vimos ahorita, los casos fueron desapareciendo en latín, se fijó el orden de palabras. Los sustantivos ya no cambiaban de terminación, pero el sujeto tenía que estar siempre delante del verbo y el objeto, detrás.

Otra cosa que ocurre cuando desaparece el caso gramatical es que se empiezan a usar mucho más las preposiciones, como de, a, en, hacia

Muchas de las relaciones que uno expresa hoy con preposiciones se expresaban con casos gramaticales. La casa del señor era en latín domus dominī, y esa terminación en ī me daba la relación de pertenencia; le di el dinero al señor era pecuniam dedi dominō, y esa terminación en ō me decía que el señor era el que recibía el dinero.

Desaparece el caso y esas distinciones hay que expresarlas entonces poniendo otra palabra delante: una preposición.

Cuando desapareció esa terminación en ō, en latín vulgar, se propagó el uso de la preposición a + sustantivo para el objeto directo o indirecto. Esto se conserva en español moderno cuando se trata de humanos y animales (sobre todo domésticos): Veo la pared, pero Veo a la niña y al perro; pero yo no diría *Estoy viendo a los gorriones, sino Estoy viendo los gorriones, a menos que sean unos gorriones con los que tenga yo una relación afectiva.

En castellano medieval, esta preposición a se usaba también para la llamada voz pasiva, que ahora marcamos con la preposición por, como cuando decimos El ladrón fue apresado por la policía. En el Cantar de Mio Cid, hay un fragmento que dice ‘te dejaste apresar por los judíos’ y puede leerse como A los judíos te dexaste prender

Y ya que hablábamos de terminaciones que desaparecen, las conjugaciones de los verbos son otro dominio donde esto puede pasar.

Casi todas las lenguas romances han mantenido las conjugaciones de los verbos, de manera que casi todas permiten el sujeto omitido, sujeto elíptico o sujeto tácito. En español, yo puedo decir Voy a la tienda y el verbo ya dice que soy yo.

Digo “casi todas las lenguas romances”, porque hay excepciones: el francés, por ejemplo. El francés permitía omitir el sujeto. No obstante, a partir del siglo XIII, comienza un proceso en el que los franceses empezaron a pronunciar igual muchas conjugaciones de los verbos. Poco a poco, fueron desapareciendo, en la lengua hablada, las diferencias entre ‘yo’, ‘tú’, ‘él/ella’ y ‘ellos/ellas’. En una gran cantidad de verbos, esas cuatro conjugaciones se pronuncian igual.

El resultado es que, hoy en día, el francés es una lengua de sujeto obligatorio, como el inglés. Aunque hay otros verbos que sí diferencian entre todas las personas, son los menos y el cambio afectó la lengua entera.

Vale decir que las diferencias de conjugación se han mantenido en la lengua escrita, pero al final la que dirige el camino que se toma es la lengua hablada.

Bueno, pues eso mismo está pasando hoy con el portugués brasileño. Se están perdiendo algunas diferencias entre las conjugaciones, de manera que los hablantes se apoyan cada vez más en el sujeto y cada vez menos en la terminación del verbo. En el futuro, el portugués brasileño puede volverse una lengua de sujeto obligatorio. Está separándose así del resto de las lenguas romances, como hizo el francés en su momento.

¿Por qué cambian las lenguas?

Nadie sabe exactamente por qué es que las lenguas cambian. 

Como vimos, los cambios no ocurren de repente. Los hablantes del castellano medieval no se levantaron un día por la mañana y decidieron que iban a dejar de pronunciar las tres sibilantes sonoras. Tampoco sucede que todos los niños de una misma generación incorporan a su lengua los cambios que han hecho los adultos.

Los cambios son graduales, sobre todo los cambios en los sonidos y en la sintaxis.

Aclaro que, para un solo hablante individual, los cambios sí pueden ser instantáneos. Cuando alguien adquiere una palabra nueva, no la adquiere gradualmente. La adquiere en un momento, aunque sí pueda demorar más tiempo en darse cuenta, por ejemplo, de todos los usos que le puede dar.

Cuando un hablante adopta una regla gramatical (como el sujeto obligatorio) o fonológica (como la desaparición de un sonido), la tiene o no la tiene. Puede ser que, al inicio, sea una regla opcional, de manera que a veces se use y a veces no, pero la regla está en su mente o no está. No hay punto medio.

Lo gradual en el cambio lingüístico es la propagación de los cambios dentro de toda una comunidad de hablantes.

Una causa fundamental del cambio lingüístico es la manera en la que los niños adquieren la lengua. Nadie les enseña a los niños las reglas de la gramática. Cada niño construye la gramática de su lengua por sí mismo: a partir de lo que oye, generaliza reglas.

La lengua que adquiere un niño nunca es exactamente igual a la de los adultos, porque los niños reciben toda una diversidad de ejemplos de uso de la lengua y, a partir de esa diversidad, construyen su lengua. Puede que algunas reglas se simplifiquen o se generalicen demasiado; algunas palabras pueden tener diferencias muy sutiles de significado, pero que se van acumulando de una generación a otra.

Otras causas del cambio son más fáciles de entender. Antes de que se inventara la televisión, la palabra televisión no existía. Cuando se inventó, la palabra se hizo común. Los préstamos también son útiles y no hay ningún misterio sobre cómo entran a la lengua. Sin embargo, otros cambios como el reajuste de las sibilantes en español son más difíciles de explicar.

Una causa posible del cambio fonético tiene que ver con la facilidad de articulación. Para hacer la articulación más fácil, los sonidos que se pronuncian juntos tienden a parecerse. De esto hablamos en el episodio sobre los sonidos del lenguaje: se llama asimilación.

Pero hay una fuerza contraria, que es la necesidad de mantener el contraste entre los sonidos para poder diferenciar palabras. Así que el cambio también puede ocurrir cuando dos sonidos se parecen demasiado y los hablantes comienzan a diferenciarlos más.

Puede suceder también que dos sonidos, aunque no se pronuncien nunca juntos, se parezcan mucho y los hablantes empiecen a pronunciarlos igual. Fue lo que ocurrió en la primera etapa del reajuste de las sibilantes, cuando desapareció la diferencia entre /s/ y /z/, por ejemplo.

Esta reducción en la cantidad de elementos también se puede encontrar en las palabras. Los hablantes pueden tender a sustituir varias palabras que tienen la misma función gramatical por una sola. Es lo que está ocurriendo en el español cubano con los pronombres relativos. 

En vez de hacer esas diferencias entre el lugar adonde fuimos ayer, el hombre cuyo nombre no recuerdo, el momento cuando me di cuenta o en que me di cuenta, la señora a quien le di el último, los cubanos tendemos cada vez más a usar que en todos los casos (con algunos cambios en la sintaxis): el lugar que fuimos ayer, el hombre que no recuerdo el nombre, el momento que me di cuenta, la señora que le di el último

Otra causa de cambio lingüístico puede ser que los hablantes generalicen demasiado una regla, es decir que la apliquen a casos donde, hasta ese momento, esa regla no se aplicaba. 

Es lo que ha ocurrido en español, por ejemplo, con el verbo imprimir. El participio pasado de imprimir durante mucho tiempo fue impreso, pero es un participio irregular. La generalidad de los verbos terminados en –er e –ir forman el participio en –ido. Así que los hablantes generalizaron esa regla y formaron imprimido, que se ha difundido tanto que la RAE no ha tenido más remedio que aceptarlo. Lo mismo ocurrió con freír (frito / freído) y con proveer (provisto / proveído).

Este tipo de cambio se explica por un principio de economía de memoria: al generalizar reglas para aplicarlas también a los casos irregulares, disminuye la cantidad de irregularidades que hay que memorizar y almacenar.

Estas causas (la facilidad de articulación, la reducción de la cantidad de sonidos y palabras, la generalización de reglas) explican algunos cambios, pero no todos. Las lenguas se hacen más simples, es cierto, pero también se hacen más complicadas. 

En inglés, por ejemplo, bastaba con poner el verbo al principio de la oración para convertirla en pregunta. Cualquier verbo. Cuando el inglés pasó a ser una lengua con orden de palabras fijo, apareció el verbo auxiliar do y las reglas de la gramática se complicaron. 

Es decir que el cambio lingüístico muchas veces ocurre en el medio de estas dos fuerzas contrarias: de un lado, el impulso de hacer la lengua más simple y, del otro, la necesidad de que lo que uno dice se entienda bien.

En resumen, hay muchos factores que contribuyen al cambio lingüístico. Los cambios se hacen reales cuando los niños adquieren la lengua y los incorporan. Aunque las razones exactas del cambio lingüístico no se conocen completamente, sí se sabe que algunos factores son fundamentales, como el aprendizaje imperfecto de los niños, la simplificación y la necesidad de hacerse entender sin confusiones.

Quizás las lenguas cambian por la misma razón que todas las cosas cambian: está en su naturaleza cambiar. Como dijo el filósofo Heráclito: “Todo fluye, nada está inmóvil. La única constante es el cambio.”


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search