S2E8: Yusisnalbys aprende a hablar

Hola y bienvenidos a un nuevo episodio de Para Darle a la Lengua. En el momento en que grabo esto, hay 32ºC en La Habana, Cuba, con sensación térmica de 39ºC. Por suerte, me encontré una cervecita en una gaveta del refrigerador.

El lingüista estadounidense Leonard Bloomfield escribió:

[La adquisición del lenguaje] es, sin lugar a dudas, la mayor proeza intelectual que cualquiera de nosotros haya tenido que realizar jamás.

Leonard Bloomfield, Language, 1933.

Y tenía razón. Para un niño, la tarea de aprender su lengua materna debería ser titánica. De hecho, durante el siglo pasado, mientras más aprendíamos sobre el lenguaje humano, más imposible parecía que los niños pudieran adquirirlo (tal y como se entendía el proceso de adquisición en esa época).

Cachorros de Homo sapiens (PBS.org)

Sin embargo, lo hacen. Y sin esfuerzo aparente ninguno. Tomemos como ejemplo nada más que los sonidos de la lengua. Un niño cubano tiene que aprender 5 vocales y 17 consonantes (más todas sus variantes posibles), cientos de maneras en que se pueden combinar para formar palabras y decenas de maneras de acentuar y entonar. Pero, a los tres años, la pronunciación básica ya está establecida y, a los cinco, ya queda bastante poco que aprender.

Un mito que existe alrededor de la adquisición del lenguaje es que, durante el primer año de vida, no pasa nada o casi nada. La mayoría de la gente piensa que los bebés empiezan a hablar después del año, cuando dicen su primera palabra. 

Pero mucho antes de que oigamos a un bebé usar palabras inteligibles, ya están aprendiendo muchísimo sobre los sonidos de la lengua, entre otras cosas. Y tiene que ser así porque, si no sintonizan primero con los sonidos de su lengua y con las diferencias entre ellos, y si no aprenden primero a reconocerlos cuando los oyen, pues no hay manera de que aprendan a hablar.

Entonces, yo les propongo en este episodio seguir los primeros años de vida de una niña, una niña cubana que llamaremos Yusisnalbys de las Mercedes.

Primer añito de vida

Los primeros días

Desde que nació, Yusisnalbys de las Mercedes mostró unas habilidades auditivas sorprendentes. Casualmente, en el hospital había un equipo de lingüistas y se pusieron a experimentar con ella. El mismo día que nació, le pusieron una grabación de la voz de su mamá hablando normalmente; otra de la misma voz, pero hablando en tono monocorde; y otra de la voz de un extraño. Yusisnalbys reaccionó nada más que a la voz de su mamá.

Ya en los primeros días, Yusisnalbys voltea la cabeza en dirección al origen de un sonido y prefiere las voces humanas a otros sonidos no humanos. 

Estas habilidades son tan obvias que los lingüistas han llegado a la conclusión de que el entrenamiento auditivo tiene que comenzar desde el útero, donde los fetos ya desarrollados pueden escuchar la voz de su madre y familiarizarse con su entonación y su melodía.

Pero eso no es todo. Yusisnalbys también empezó enseguida a aprender cómo las personas usan el lenguaje. Desde que nació, la mamá la sostiene delante de ella y le habla, a pesar de que sabe que Yusisnalbys todavía no puede entenderla, mucho menos responderle.

Es casi como si las madres tuvieran un instinto de promover la comunicación tan pronto como sea posible. Los ruidos biológicos de Yusisnalbys — los llantos, los eructos, los estornudos y otras vocalizaciones—, su mamá los usa como estímulos para conversar. La mamá les atribuye una intención y un significado y, a partir de ahí, construye una conversación.

Curiosamente, eso no lo hace con las actividades no vocales de la niña, como los movimientos de la cabeza o de los brazos. Esos no suelen recibir respuesta lingüística ninguna.

Las primeras semanas

Ya a las cuatro semanas, Yusisnalbys es capaz de discriminar algunos pares de sonidos cuando los oye; diferenciar, por ejemplo, entre pa y ba.

Como esto empieza tan temprano, la conclusión es que la percepción humana está programada para procesar los sonidos del habla, casi como un tipo de percepción distinta del oído normal que usamos para todo lo demás.

Buenas habilidades auditivas, pero la producción de sonidos no las acompaña todavía. En estas primeras semanas, los sonidos vocales de Yusisnalbys solo reflejan si tiene hambre, dolor, si está incómoda. También hace los ruidos típicos de chupar, tragar, toser, eructar.

Ninguno de estos sonidos es específico del lenguaje, aunque sí tienen algunos rasgos en común: se usa la corriente de aire para producir ruido; las vocalizaciones son rítmicas; los pliegues vocales se usan para producir distintos tonos. Todos estos son después rasgos fundamentales del habla.

En las interacciones con su mamá, Yusisnalbys sigue aprendiendo sobre las conversaciones. Lo que hace la mamá no es aleatorio. La mamá usa muchas preguntas (¿Tienes calor? ¿Tienes frío? ¿Te molesta la ropita?) seguidas por pausas, como para enseñarle a Yusisnalbys que, después de una pregunta, se espera una respuesta. La saluda siempre, aunque nada más que haya ido a la cocina un momento.

Pero, además, le habla muchísimo solamente cuando la bebé podría (si hablara) responderle. Cuando la está alimentado, por ejemplo, la mamá casi siempre está en silencio, y conversa con Yusisnalbys nada más cuando para de chupar o cuando tiene que sacarle un gas.

Este patrón cíclico de habla y silencio anticipa lo que será la estructura fundamental de las conversaciones.

Entre las seis y las ocho semanas, Yusisnalbys empieza a producir sus primeros balbuceos, por lo general cuando está tranquila. Estos primeros balbuceos se desarrollan junto con el llanto y se van haciendo más frecuentes y más variados, a medida que Yusisnalbys responde a las sonrisas y al habla de su mamá.

Aquí, Yusisnalbys está realizando las primeras actividades básicas del habla. Empieza a mover la lengua vertical y horizontalmente; empieza también a usar los pliegues vocales en coordinación con la lengua; y empieza a mover mucho los labios.

De los dos meses al año

A medida que Yusisnalbys va desarrollando su percepción, va mejorando también su comprensión del habla. Entre los dos y los cuatro meses, la niña empieza a responder al significado de distintos tonos de voz: a una voz molesta o tranquilizadora o juguetona.

(Popsugar.com)

Más tarde, Yusisnalbys empieza a unir los sonidos de estos primeros balbuceos y llega a producir hasta más de diez a la misma vez. Pero todavía no tiene ritmo ni entonación clara, aunque algunos sonidos como gu y ga empiezan ya a parecerse a sílabas. 

También sigue mejorando la habilidad de Yusisnalbys de discriminar entre sonidos distintos.

Sobre los cinco meses, esos primeros balbuceos se convierten en juegos vocales: Yusisnalbys empieza a jugar con su aparato fonoarticulatorio. Empieza a producir secuencias de sonidos semejantes a consonante + vocal que se repiten mucho.

La variedad de los sonidos es amplia, porque Yusisnalbys está explorando el rango y las posibilidades de su aparato fonoarticulatorio. 

La práctica en esta etapa parece ser muy importante, pero tanto Yusisnalbys como sus padres lo disfrutan mucho. Este placer que experimentan los bebés en el juego vocal probablemente sirva como reforzamiento positivo: es la manera que tiene el cerebro de garantizar que el niño siga practicando.

Finalmente, estos sonidos arman secuencias más largas y Yusisnalbys empieza a producir sus primeros balbuceos ya propiamente, o enunciados balbuceados.

Aquí, Yusisnalbys va a usar menos sonidos que para el juego vocal, pero los va a usar con mayor frecuencia. Produce secuencias como bababa, lo cual se llama balbuceo reduplicado.

De estos sonidos reduplicados provienen las palabras mamá y papá. Son secuencias de sonidos que los padres asocian con ellos mismos. Es por eso que, en muchísimas lenguas y culturas, las palabras mamá y papá son casi idénticas. No tienen la misma raíz histórica; simplemente, son los primeros sonidos inteligibles que pueden producir los bebés. Lamento ser yo quien se lo informe, madres y padres que me escuchan, pero cuando su bebé finalmente dice mamá o papá, no está hablando de ustedes.

A los seis meses, Yusisnalbys ya es capaz de reconocer cómo algunos enunciados se relacionan con determinadas situaciones, como cuando alguien dice Chao o Adiós, o cuando le dicen Haz palmitas.

También puede reconocer algunas palabras individuales, como los nombres de los miembros de la familia o algunas respuestas básicas como o No.

Después de los seis meses, la mamá de Yusisnalbys ya está un poco quemada y no responde a todos los sonidos que hace la niña, sino solamente a los que están más estructurados, sobre todo a estos enunciados balbuceados. Claro, eso no quita que, como Yusisnalbys está ahora moviéndose con más intención y explorando más, la mamá comenta más también sobre el mundo y sobre la niña misma.

Entre los ocho y los diez meses, el balbuceo deja de ser reduplicativo y Yusisnalbys empieza a alternar vocales y consonantes, como en agu. Ya las sílabas se acercan más a las de la lengua en términos de duración. Hay que decir que, al parecer, estos enunciados balbuceados no tienen ningún significado, aunque puedan parecerse a palabras que existen en la lengua.

Otra cosa que Yusisnalbys ha aprendido a hacer es llamar la atención de los adultos señalando. Ya puede también “seguir” las conversaciones de los adultos, mirando primero a una persona y después a la otra. Para cuando aparezcan sus primeras palabras, Yusisnalbys ya habrá aprendido mucho, por observación y por práctica, sobre qué es una conversación y cómo uno participa en ella.

Un poco más tarde, empieza a aparecer la entonación y los padres les atribuyen intenciones y significados a los balbuceos de Yusisnalbys. La niña empieza también a repetir los mismos balbuceos con la misma entonación y acento, así que ahora parecen palabras: los sonidos están claros, pero es imposible saber a ciencia cierta qué significan.

Ya aquí estamos hablando de lenguaje de verdad. Si Yusisnalbys se estuviera criando en China o en Francia o en Zimbabue, estos balbuceos sonarían distinto, porque esta es la edad a la que los niños comienzan a sintonizar específicamente con la lengua que se habla alrededor de ellos.Yusisnalbys puede entender ya varias palabras (decenas, incluso), pero todavía solo puede pronunciar pocos sonidos, así que los usa para todo. La madre se vuelve loca, porque no sabe si ba es el muñeco, el biberón, el trapito o la ventana.

El segundo añito

Yusisnalbys cumplió su primer añito y los padres se lo celebraron por todo lo alto, incluyendo la piñata de La Sirenita, que Yusisnalbys nunca ha visto, pero que a la madre le gustó.

Piñata de La Sirenita.

Yusisnalbys estaba concentrada en otra cosa: la ampliación de su repertorio de sonidos. Con más sonidos que puede pronunciar, ya puede distinguir entre muchas más palabras. Tiene también un sonido preferido: la l, porque sí, porque le gusta, así que se la engancha a cualquier palabra, aunque no la lleve.

La pronunciación todavía no es completamente fija, así que Yusisnalbys puede pronunciar la misma palabra de cinco maneras distintas en el espacio de diez minutos.

¡Y tiene palabras para pronunciar! A estas alturas, Yusisnalbys está aprendiendo a decir una media de diez palabras nuevas al mes y aprende a entender el doble. Al año y medio, Yusisnalbys puede decir alrededor de cincuenta palabras y entender entre doscientas y doscientas cincuenta.

A esta edad, Yusisnalbys habla del ‘aquí y ahora’, de lo que pasa en su entorno inmediato, así que aprende palabras en varios campos semánticos: las personas, las actividades y rutinas diarias, la comida, las partes del cuerpo, la ropa, los animales, los juguetes y juegos, los objetos de la casa, lugares generales (aquí, allá, arriba, abajo), palabras para describir (caliente, lindo, grande) y palabras para señalar (eso, esto, ellos, mío).

Pero Yusisnalbys todavía no puede combinar esas palabras para hacer oraciones, así que usa enunciados de una sola palabra, como Mamá, Adió, Muñeco. A veces, pueden sonar más largos, como Papá-fue (‘papá se fue’), pero esto es un engaño: Yusisnalbys se aprendió esas expresiones como trozos completos, no como palabras separadas.

No se engañen. Aunque Yusisnalbys diga solo una palabra, no está hablando con palabras sueltas. Estas palabras funcionan como si fueran oraciones. Ya Yusisnalbys puede usar distintos tonos de voz para preguntar, pedir, llamar, saludar, sorprenderse… Así que la entonación le sirve para cambiarle el significado a las palabras. Puede decir ¿Papá?, con la entonación ascendente, cuando oye la puerta; ¡Papá!, con tono triunfante, cuando ve que, en efecto, es papá; y ¡Papá!, con entonación plana e insistente y los brazos extendidos para que la carguen.

Así que, aún con una sola palabra, Yusisnalbys puede preguntar, afirmar y pedir.

Pero ya después del año y medio, Yusisnalbys empieza a decir secuencias de palabras, primero separadas y luego unidas como si fueran oraciones, cada vez con más confianza y más frecuencia. Yusisnalbys le está cogiendo la vuelta a esto.

Claro, todavía es difícil a veces darles un significado claro a esas combinaciones. Los padres de Yusisnalbys más o menos adivinan, pero les cuesta trabajo. Una pequeña ventaja es que, con la entonación, Yusisnalbys ha aprendido también que puede acentuar una sola palabra dentro de la oración, para darle énfasis. Puede decir Juguete mío para indicar que es de ella y no de más nadie, o decir Juguete mío para indicar que lo quiere es su juguete y no otra cosa.

Y, entre una cosa y otra, el tiempo se ha ido volando y Yusisnalbys ya cumplió dos añitos.

El tercer añito

Esta vez, la piñata fue de Elsa la de Frozen. Yusisnalbys está obsesionada con el DVD que le compró el padre. Y, cuando pide que se lo pongan, se entiende casi perfectamente porque ya la niña usa todas las vocales y casi todas las consonantes, así que puede pronunciar más de doscientas palabras de manera inteligible, aunque todavía inmadura.

Elsa la de Frozen.

Yusisnalbys se ha aprendido muchas palabras, pero la cosa no es tan fácil como parece. Nadie le dice qué significan las palabras, así que tiene que averiguarlo ella misma. Por supuesto, comete errores, específicamente tres tipos de errores.

Unas veces, usa una palabra para objetos que comparten alguna propiedad, como la forma, el color o el tamaño. Puede usar perro para referirse a otros animales o luna para otros objetos redondos.

Otras veces, hace lo contrario: usa la palabra en un sentido mucho más estrecho que los adultos. Puede usar perro solamente para el perro de la familia y no para otros, o zapato nada más que para los suyos.

Y otras veces, simplemente usa la palabra que no es, sin razón aparente. Puede decirle carro al teléfono.

Ya a esta edad, Yusisnalbys está produciendo oraciones de tres y cuatro palabras, como ¿Dónde juguete mío?, Pone aquí juguete mío, Perro ladra alto. Todavía habla como si estuviera mandando un telegrama, porque deja fuera las palabras gramaticales como estar, el/la, etc.

Yusisnalbys empezó su tercer añito con más de doscientas palabras, pero al final de este año usa un vocabulario de por lo menos 2 000 palabras.

En algún momento, cambió de procedimiento. Yusisnalbys empezó a preguntar cómo se llaman las cosas. Los padres le responden muy bien a sus preguntas de ¿Qué es eso?, ¿Cómo se llama eso?, pero no tanto a la pregunta que casi siempre viene detrás: ¿Por qué? 

Cuando Yusisnalbys le pregunta a su mamá por qué eso es un gorrión, la mamá le dice simplemente que porque ese es su nombre, se llama así. Es difícil responder diciendo Porque es un pajarito chiquito y es carmelita, porque no estamos acostumbrados a usar porque de esa manera, pero esos son los detalles que Yusisnalbys está buscando. 

En este momento, los niños están investigando cómo las palabras se relacionan con los objetos y también con otras palabras. Necesitan saber cómo decidir qué palabra usar para el objeto que tienen delante. ¿Esto es un gorrión, una paloma o un totí? Dicho de otro modo, necesitan aprender los rudimentos de la definición y los padres pueden ayudarlos dándoles ese tipo de información: si es un pajarito chiquito y carmelita, es un gorrión; si es negro, es un totí; si es más grande y gris, es una paloma.

Al final de su tercer añito, ya Yusisnalbys no habla en telegramas. Sus oraciones ya se parecen más a las de los adultos y ha hecho un descubrimiento importantísimo: puede unir varias oraciones o meter una dentro de otra.

Empiezan a aparecer aquí las oraciones coordinadas, unidas por y. La mamá a veces se desespera un poco, porque Yusisnalbys habla en una retahíla eterna de oraciones unidas por y: Papá rompió el vaso y–y–y estaba roto y–y se hizo yaya en la mano y–y le duele y… y… y…

También aparecen, después de los tres años, las oraciones subordinadas, con palabras como porque, cuando, después que, lo que

Por supuesto, todavía pasa trabajo y comete errores, por ejemplo, usando los tiempos verbales para expresar ideas complejas. Todavía no domina bien las diferencias entre estuvo, estaba, había estado

Pero a Yusisnalbys esto no le preocupa, porque ya es una niña grande que va a cumplir cuatro años.

Cuatro años y más

A los cuatro años, ya Yusisnalbys está usando todas las vocales y consonantes de su lengua, su vocabulario sigue creciendo y ha resuelto muchos de los problemas gramaticales que tenía. No obstante, todavía está luchando con las irregularidades de la lengua, así que pueden pasar unos añitos hasta que elimine cosas como más mejor, rompido, dijió / dició

A los cinco años, Yusisnalbys tiene un vocabulario de más de 4 000 palabras y está aprendiendo un promedio de tres o cuatro palabras nuevas al día. Por supuesto, cuando empiece a ir a la escuela, va a estar expuesta a una cantidad enorme de palabras nuevas, y aprender a leer también le va a aumentar muchísimo el vocabulario.

A partir de aquí, los problemas gramaticales de Yusisnalbys ya no tienen tanto que ver con cómo formar las construcciones, sino más bien con el significado de esas construcciones. Le cuestan trabajo, por ejemplo, los significados condicionales de las construcciones tipo si X, entonces Y; o los significados causales de palabras como porque, así que, como

Con porque, por ejemplo, ya en prescolar, puede pasar trabajo para “aterrizar” en su significado y dice cosas como Tenemos un perro nuevo, porque se llama Motica; o Me di un golpe en el brazo, porque tuve que ir al médico; o Dos carros chocaron, porque mi papá lo vio.

O sea, Yusisnalbys sabe construir esas oraciones, pero el significado todavía no le queda claro.

Tampoco domina todavía las diferencias en el significado de los verbos modales / auxiliares como tener, deber, querer, poder…, o las diferencias entre verbos como vender y comprar, prestar y regalar, preguntar y responder

Otros cachorros de Homo sapiens (PBS.org)

Después de los seis años es que Yusisnalbys empieza a desarrollar la capacidad de entender y usar el lenguaje figurado y los dobles sentidos. Otras cosas, como la ironía y el sarcasmo, se demoran un poco más.

Como a los siete años, Yusisnalbys empieza a usar maneras más sofisticadas de construir oraciones. Empieza a incorporar palabras y expresiones como de verdad, aunque, de todas formas, por ejemplo, por supuesto, claro

También empieza a distinguir mejor entre oraciones que tienen significados distintos, aunque se ven iguales, como Pregúntale a tu papá qué hora es y Dile a tú papá qué hora es; y a entender mejor que hay oraciones que, aunque se ven diferentes, significan lo mismo, como El perro se comió el pan y El pan se lo comió el perro.

Esas distinciones pueden demorar hasta los nueve años. Curiosamente, la entonación, que es lo primero que los niños empiezan a aprender, es de las últimas cosas en acabar de asentarse. A los niños preadolescentes de diez u once años todavía puede constarles trabajo entender matices de entonación que los adultos entendemos y usamos perfectamente.

Una vez que Yusisnalbys resuelve estos últimos problemitas, ya es una hablante hecha y derecha. 


Les he contado todo el proceso de adquisición del lenguaje, con sus principales etapas y qué pasa en cada una. Sin embargo, debajo de todo esto, queda la pregunta: ¿Cómo es que los niños lo hacen? ¿Cómo funciona cerebralmente la adquisición del lenguaje?

El mito más difundido es que los niños aprenden imitando a los adultos. Es comprensible, pero no deja de ser eso, un mito.

Lamentablemente, hoy no nos queda tiempo para meternos en eso. Debemos decirle adiós a Yusisnalbys de las Mercedes y terminar aquí el episodio.

Una vez más, gracias por aguantarme.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search