S2E9: Diccionarios al desnudo

Corría el año 1220. El filólogo inglés John de Garland, de unos treinta y tantos años, era profesor en la Universidad de París. Durante su vida, escribiría tratados de gramática del latín que se usarían mucho en Inglaterra. John era también un apasionado de la poesía y se convertiría en el autor de numerosos poemas en latín, mayormente con temática religiosa, de los cuales el más famoso llegaría a ser De Triumphis Ecclesiae (“De los triunfos de la Iglesia”).

Pero, en aquel año 1220, John de Garland estaba preocupado: muchos de sus estudiantes y hasta de sus colegas académicos no sabían pronunciar correctamente las palabras del latín. Una situación inaceptable, en una época en que el latín era no solo la lengua de la iglesia cristiana, sino también de toda la “alta cultura”, incluyendo la filosofía, la ciencia y la literatura.

Así que John se dio a la tarea de escribir un libro, un libro que los lectores pudieran consultar, palabra por palabra, para saber cómo pronunciar. Puesto que su libro iba a ser una ayuda a la pronunciación, es decir, a la dicción, John de Garland lo tituló Dictionarius

Ochocientos años después, los diccionarios ya no son guías de pronunciación —aunque algunos las incluyan—, pero siguen siendo básicamente listas de palabras, así que se siguen llamando igual.

Diccionarios - Para Darle a la Lengua Pódcast Blog

En las sociedades alfabetizadas, la mayoría de los hogares tienen al menos un diccionario. La tecnología ha permitido además que muchísimas personas tengan diccionarios en sus computadoras y en sus teléfonos, o que simplemente accedan a diccionarios online. 

Aunque el diccionario es un objeto prácticamente omnipresente, el uso que le damos y nuestra manera de interactuar con él varían muchísimo. Hay quien lo usa constantemente para mejorar su vocabulario o el de sus hijos. Otros lo usan como diversión; por ejemplo, en el “juego del diccionario” o como árbitro en un juego de Scrabble. Otros lo usan nada más para corregir a los demás o para ganar discusiones. Y otros no lo usan nunca ni sustituyen el que tienen cuando ya está desactualizado.

Pero el desconocimiento sobre el diccionario es tan común como el diccionario mismo. Piensen, por ejemplo, en esa frase que tanto se dice: Búscalo en el diccionario, como si hubiera uno solo o como si todos fueran iguales. 

La mayoría de las personas han usado o usan habitualmente un diccionario; pero ¿cuántos se han detenido a mirar quién editó el diccionario que tienen delante? Poquísimos. Sabemos que, detrás de un diccionario hay manos humanas, pero no sabemos de quién son esas manos.

Incluso las personas más críticas que hay por ahí tienden a no ser críticas de los diccionarios: no hacen distinciones entre diccionarios diferentes, no se hacen preguntas sobre quienes los hicieron.

Los profesores universitarios les enseñamos a los estudiantes a criticar todos los textos que leen, todas las páginas web que visitan, excepto los diccionarios. Es como si los diccionarios no tuvieran autores, como si hubieran salido del vacío cósmico-místico para darnos respuestas sobre “qué significan realmente las palabras”. 

(Bueno, en mi facultad es distinto, porque nosotros enseñamos traducción e interpretación, y un traductor o intérprete tiene que saber evaluar el diccionario que tiene delante.)

Así que vamos a hablar hoy de diccionarios: qué es un diccionario, qué tipos existen, cómo se hacen y qué relación tienen con el poder.

Pero antes, un poquito de historia.

Un poco de historia

Los primeros textos que se pueden llamar diccionarios datan del año 2300 a. n. e., por allá por Mesopotamia. Son textos cuneiformes que presentan listas de palabras sumerias. Como en ese momento, la lengua de Mesopotamia era el acadio, se piensa que los textos eran una ayuda para entender o usar la lengua sumeria, que se usaba en textos legales y religiosos.

Diccionarios Para Darle a la Lengua Pódcast Blog
Glosario acadio de palabras sumerias. (HistoryOfInformation.com)

Y es que los primeros diccionarios tenían una finalidad práctica. A menudo eran bilingües o multilingües, y estaban pensados para viajeros o misionarios, aunque también eran comunes los que recogían palabras extrañas o regionales o técnicas.

Más tarde, en el siglo V a. n. e., los griegos estaban compilando sus glossai, de donde viene glosario, en los que explicaban palabras difíciles que usaban autores como Homero.

Nunca ha habido un período histórico en el que no se hayan hecho diccionarios. En el siglo II, se compila el primer diccionario de chino. En el siglo VI, se compila un diccionario de sánscrito. A partir del siglo VIII, florecen los diccionarios de árabe.

Durante la Edad Media y hasta el Renacimiento, los diccionarios siguen siendo sobre todo glosarios de palabras especializadas de algún tema o diccionarios bilingües para ayudar a la traducción.

Con la invención de la imprenta, viene una ola de actividad. El primer diccionario bilingüe impreso fue el Vocabolista italiano-tedesco (Venecia, 1477).

En América, el primer diccionario que se publica es el Vocabulario en lengua castellana y mexicana, escrito por Fray Alonso de Molina entre 1555 y 1571 para ayudar a traducir entre el español y el náhuatl, con fines evangelizadores.

En 1611, se publica el primer diccionario general del castellano, el Tesoro de la lengua castellana o española, escrito por el sacerdote español Sebastián de Covarrubias.

Diccionario Covarrubias Para Darle a la Lengua Pódcast Blog

Este diccionario es muy entretenido, porque Covarrubias incluye en las definiciones sus propias opiniones y experiencias. Por ejemplo, define mariposa como “un animalito que se cuenta entre los gusanos alados, el más imbécil de todos los que puede haber”. Del camaleón, dice “a ese animalejo lo vi en Valencia en el huerto del señor patriarca don Juan de Ribera, de la misma figura que le pintan. Es cosa muy recibida de su particular naturaleza mantenerse del aire y mudarse la color que se le ofrece en su presencia, excepto la roja y la blanca, que éstas no las imita”. Además, la ortografía es desigual, porque todavía la RAE no la había normado.

Estos diccionarios eran la obra de una sola persona. El primer diccionario compilado por un equipo fue el diccionario de la Academia della Crusca, publicado en Italia en 1612.

Finalmente, en 1780, la RAE publica el primer Diccionario de la lengua castellana, que hoy se llama Diccionario de la lengua española. Ya este es más semejante a los diccionarios actuales. De hecho, desde entonces, ha cambiado muy poco en diseño. Quizás la diferencia más notable sea que antes las entradas se ponían en mayúsculas y ahora están en minúsculas (también se ha añadido información gramatical).

Con la inclusión de ejemplos tomados de la literatura, los diccionarios mostraban la lengua de los “mejores” autores. Como consecuencia, los diccionarios se volvieron más autorizados —y autoritarios—. Empiezan a usarse cada vez más de manera normativa, como guías de uso correcto, un sesgo que solo empezó a rectificarse en el siglo XX.

En la década de 1980, las computadoras comenzaron a cambiar radicalmente el trabajo de compilar diccionarios. Y con la llegada de Internet, los diccionarios pasaron al universo online. Existen bases de datos enormes de palabras, que se actualizan constantemente y que pueden generar diccionarios según uno se lo pida.

Diccionario de la Lengua Española online. (Captura de pantalla)

Las facilidades de búsqueda y consulta han mejorado también. Ahora podemos hacer cosas impensables con un diccionario impreso, como buscar todas las palabras que entraron a la lengua en 1931 o todas las palabras que tengan una f delante de una o

Hoy en día, los diccionarios incluyen imágenes, sonidos, videos. Incluyen información sobre cómo se usan las palabras, sobre dificultades posibles, sobre aspectos históricos de la lengua. También muestran sinónimos y antónimos, palabras que pertenecen a un mismo dominio o a una misma familia, frases idiomáticas, la frecuencia de uso de las palabras.

En resumen, hemos avanzado mucho desde los textos cuneiformes de Mesopotamia.

¿Qué es un diccionario y qué tipos hay?

He estado hablando de diccionarios, confiando en que todos los que me escuchan tienen una idea de qué cosa es eso. Sin embargo, a no ser que uno coleccione diccionarios o trabaje constantemente con ellos, la visión que tienen las personas es bastante estrecha, porque se limita a los diccionarios que han tenido en sus manos.

Pero los diccionarios son tan diversos y variados como los teléfonos móviles, porque se compilan para responder a todo tipo de necesidades lingüísticas. 

Decía ahorita que un diccionario es básicamente una lista de palabras, pero no cualquier lista de palabras es un diccionario. Tiene que estar organizada de alguna manera. Es decir que, para que algo se pueda llamar diccionario, tiene que ser un repertorio lexical que sigue algún principio sistemático de organización (como puede ser el orden alfabético, por ejemplo) y que me brinda alguna información sobre las palabras (una lista de palabras solas, una de detrás de otra sin decir más nada, no es un diccionario).

Según ese principio de organización, según la información que brinden, según el objetivo que tengan, según lo que incluyan o lo que dejen fuera, los diccionarios pueden ser de varios tipos. Por supuesto, un mismo diccionario puede ser de varios tipos a la misma vez, porque los criterios no son excluyentes.

Según la lengua que se usa, un diccionario puede ser monolingüe, si usa una sola lengua, o plurilingüe, si usa más de una. Los hay bilingües, que usan dos lenguas, y multilingües, que usan tres o más.

Según cómo se seleccione el léxico que se va a incluir en el diccionario, puede haber diccionarios generales, que incluyen el léxico común a todos los hablantes, y diccionarios parciales, que se centran, por ejemplo, en un léxico regional, en la terminología de un campo específico, en el léxico poético, en el léxico vulgar, en los extranjerismos…

Un diccionario puede centrarse también en el discurso individual, es decir, en las palabras que usa una sola persona, que puede ser un autor literario, una personalidad política; o en el discurso colectivo, o sea, en las palabras que usa una comunidad de hablantes, como son los diccionarios de lengua normales.

Según su tamaño, según la cantidad de palabras que incluya, puede haber diccionarios exhaustivos, que tratan de incluir todas las palabras del dominio que sea, o diccionarios selectivos o restringidos, que se limitan a un grupo más pequeño de palabras. Por supuesto, ningún diccionario es completamente exhaustivo; esa exhaustividad siempre es relativa. De igual forma, todos los diccionarios son selectivos, porque siempre se toman decisiones sobre qué palabras incluir y qué palabras no.

Según la manera de ordenar las palabras, puede haber diccionarios alfabéticos, ya sea por orden alfabético directo (por la primera letra) o inverso (por la última letra). Estos son los llamados diccionarios de rimas. También pueden seguir un orden situacional, como las guías de conversación, o un orden de frecuencia y presentar las palabras de la más usada a la menos usada.

Según la información que incluyen, puede haber diccionarios lingüísticos, que dan información sobre la palabra en la lengua que sea, y diccionarios enciclopédicos, que dan información no solo sobre la palabra, sino además sobre el objeto que esa palabra nombra.

Según el objetivo del diccionario, hay dos grandes tipos. Hay diccionarios normativos, que pretenden ofrecer el uso “correcto” de la lengua, como los diccionarios académicos, docentes, de dudas y dificultades, de pronunciación, de normas ortográficas. Y hay diccionarios descriptivos, que presentan cómo se usan en realidad las palabras.

Hay diccionarios llamados sincrónicos, que presentan la lengua en un momento dado de su historia, y diccionarios diacrónicos, que presentan la evolución de las palabras en el tiempo, como los diccionarios históricos y etimológicos.

Finalmente, el último criterio que quiero mencionar aquí es el del punto de vista. Algunos diccionarios siguen el punto de vista del receptor, de la persona que escucha o lee. A esta persona le interesa saber qué significan las palabras y las expresiones, así que el diccionario le presenta una lista de palabras con su significado. Es el tipo más común de diccionario.

Pero otros están pensados desde el punto de vista del emisor, del que habla o escribe. A la persona que habla o escribe le preocupan cosas como la pronunciación y la ortografía de las palabras, cómo formar palabras nuevas, las construcciones en las que esas palabras pueden aparecer, y esa es la información que se presenta en estos diccionarios.

Estos diccionarios hechos para el emisor también pueden estar organizados al revés. En vez de presentar una lista de las palabras con sus significados, presentan una lista de significados o conceptos, y luego las palabras en esa lengua que sirven para expresar esos significados. En vez de responder a la pregunta “¿Qué significa esta palabra?”, estos diccionarios responden a la pregunta “Si yo quiero decir esto, ¿qué palabras o expresiones puedo usar?”. Como ven, hay muchísimos tipos de diccionarios —incluyendo otros que no mencioné—, así que la respuesta a la frase Búscalo en el diccionario siempre tiene que ser “¿En cuál?”.

¿Cómo se hace un diccionario?

José Justo Escalígero, lexicógrafo francés del siglo XVI, dijo que a los criminales no se los debería ejecutar ni sentenciarlos a trabajo forzado, sino que habría que condenarlos a compilar diccionarios, porque en ese trabajo están incluidas todas las torturas.

Y ahí hay una palabra importante: compilar. Los diccionarios se compilan, no se hacen de cero. Ese trabajo de compilar diccionarios se llama lexicografía y los lexicógrafos no se sientan a escribir las palabras que se les vayan ocurriendo, sino que recogen las palabras que se usan en el dominio que hayan decidido y tratan de reflejar el significado que tienen.

Es un trabajo difícil, me imagino que eso quede claro. Existen programas de estudio, como el Máster en Lexicografía que ofrece la Escuela de Lexicografía Hispánica de la RAE. Pero a menudo es un trabajo que realizan lingüistas, profesores, traductores, de manera autodidacta. Son pocos los países que tienen centros especializados en lexicografía, tanto teórica como práctica. 

Una de las razones por las que es difícil es el tiempo que toma. Compilar un diccionario es un trabajo largo y pesado. Como el tiempo sigue corriendo, una de las primeras cosas que hay que decidir es cuándo dejar de incluir palabras nuevas, cuándo decir “hasta aquí”. 

Si yo quiero hacer un diccionario de la lengua española, yo tengo que decir: “Bien, mi diccionario va a ser de la lengua española tal como es en el año 2020”. Pero el trabajo me puede tomar hasta 2030. Cuando finalmente mi diccionario se publique, ya va a estar desactualizado.

Así que los lexicógrafos apuestan: tratan de adivinar qué palabras van a quedarse en la lengua, cuáles van a desaparecer y cuáles son modas pasajeras. Esto es una apuesta ciega, porque nadie sabe por qué algunas palabras se quedan y otras no. 

Como resultado, los diccionarios a veces incluyen palabras que se usaron durante un año o dos y luego desaparecieron, o palabras que han caído en desuso; o dejan fuera palabras que se usan mucho, pero que, cuando se comenzó a hacer el diccionario, se estaban empezando a usar todavía.

Conclusión: un diccionario nunca es un reflejo fiel de la lengua.

¿Qué palabras se incluyen?

Luego está el proceso de seleccionar las palabras o, más precisamente, las unidades lexicales que se van a incluir en el diccionario.

Esta selección obedece a varios criterios. Depende de la finalidad del diccionario, de las características de sus futuros usuarios, de las posibilidades reales de extensión del diccionario (cuán largo puede ser).

También puede depender de la frecuencia de uso de las palabras: una palabra que se usa muy poco puede quedar fuera; o de un criterio de necesidad: incluso si una palabra se usa poco, si se considera que es necesaria para determinadas situaciones o contextos, se incluye en el diccionario.

Puede depender de dónde se use la palabra y de quiénes la usen. Si la palabra se usa solamente en una región pequeña, puede quedar fuera. Si la palabra la usan solamente un grupo pequeño de personas, puede quedar fuera. 

El diccionario puede seguir un criterio aperturista e incluir extranjerismos, palabras tabúes, etc.; o seguir un criterio purista e incluir nada más que las palabras que se juzguen como “propias” de la lengua o como “buenas” y “decentes”.

Y, por supuesto, está la cuestión de las fuentes: de dónde se toman las palabras que se van a incluir en el diccionario.

Puede haber fuentes escritas, ya sean textos originales escritos por hablantes nativos o fuentes secundarias, es decir, otros listados de palabras ya hechos.

Y puede haber fuentes orales: encuestas, entrevistas, grabaciones, radio, TV, cine, teatro, conversaciones formales e informales…

¿Cómo se organiza un diccionario? La macroestructura.

Otras decisiones importantes se toman en lo que respecta a cómo va a estar organizado el diccionario. 

Una primera organización tiene que ver con la macroestructura del diccionario: la organización general y las partes que va a tener.

Aquí se decide si el orden va a ser alfabético (directo o inverso), si va a ser por frecuencia, si se va a ordenar por palabras o por significados, si las palabras se van a agrupar por familias o por temáticas.

Y se decide también sobre las partes del diccionario. En general, un diccionario tiene tres partes:

  • una parte introductoria, con un prólogo o prefacio que explica el objetivo del diccionario, para quién está hecho, qué fuentes se usaron, cómo se debe usar el diccionario, cómo está organizado, qué símbolos y qué abreviaturas se usan;
  • el cuerpo del diccionario (catálogo o repertorio), que es el listado de las palabras; y
  • los anexos, opcionalmente, que pueden ser una lista de nombres geográficos o de nombres propios, guías de pronunciación, siglas y acrónimos, resúmenes gramaticales y ortográficos.

¿Cómo se organiza un diccionario? La microestructura.

La segunda organización es la que tiene que ver con la microestructura del diccionario, es decir, con cómo van a estar organizados los artículos en el cuerpo del diccionario. Según el diccionario, los artículos pueden ser muy simples o muy complejos.

Un artículo de diccionario tiene tres partes básicas: la entrada (lema, palabra clave, voz guía, cabecera), que es la palabra que se va a definir; las categorías, que presentan la información gramatical, si la palabra es un verbo o un sustantivo, si es femenino o masculino, etc.; y la definición, que presenta el significado de la palabra.

Opcionalmente, el artículo puede incluir también la pronunciación de la palabra, la etimología, sinónimos y antónimos (al final) y otras palabras de la misma familia (también al final).

Aquí se dan dos problemas principales: las palabras con más de un significado y el orden en que se van a listar esos significados.

Lo primero que hay que decidir es qué tratamiento se les va a dar a la polisemia (cuando una misma palabra tiene varios significados) y a la homonimia (cuando dos palabras con significados distintos se pronuncian y se escriben igual).

En español, por ejemplo, la palabra vela puede significar la acción de quedarse despierto (pasar la noche en vela) o el objeto de cera con una mecha (encender una vela). Pero en español hay otra palabra vela, que puede significar el pedazo de tela que se le pone a los barcos (a toda vela) o el deporte que se practica con esos barcos (campeón de vela).

¿Cómo sabemos que son dos palabras distintas? Porque tienen historias distintas: vela de no dormir y del objeto de cera viene del latín vigilia; mientras que vela de los barcos viene del latín velum. Son dos palabras homónimas (se pronuncian y se escriben igual) y cada una es polisémica (tiene más de un significado).

Así que los lexicógrafos tienen que decidir qué hacer con estos casos. Normalmente, las palabras polisémicas aparecen una vez con todos sus significados al lado, mientras que las palabras homónimas aparecen varias veces, con numeritos en la entrada: vela 1, vela 2…

Una vez que se resuelve esto, hay que decidir cómo se van a ordenar los distintos significados o acepciones de una misma palabra. ¿Cuál se pone primero y cuál después? Hay varias maneras de hacerlo.

Se puede hacer por orden cronológico, del más antiguo al más reciente. Se pueden ordenar del significado básico a los significados derivados, y es cuando aparecen esas indicaciones de “por extensión”, “figurado”, “especialmente”, “por analogía”, etc. O se pueden ordenar por frecuencia, del más común al más raro. Este último es mi preferido.

Redactar las definiciones trae otros problemas. Los lexicógrafos pueden decidir, por ejemplo, utilizar un grupo de palabras “básicas” para todas las definiciones. O pueden definir aprovechando las relaciones entre las palabras.

Por ejemplo, encontramos definiciones por sinónimos (chismoso: curioso o entrometido), por antónimos (despierto: que no está dormido; cobardía: falta de valentía), por tipos de cosas (bote: embarcación pequeña y sin cubierta movida con remos).

En especial las dos primeras —las definiciones por sinónimos y antónimos— pueden crear problemas de circularidad en el diccionario. Es lo que pasa cuando buscamos, por ejemplo, miedo y está definido como temor intenso; luego buscamos temor y lo definen como miedo moderado. No aprendimos nada.

¿Cómo evaluar un diccionario?

Esos problemas de circularidad nos dicen que el diccionario no es muy bueno. Pero no es el único criterio que podemos usar para evaluar el diccionario que tenemos delante.

Lo mínimo que tiene que tener un diccionario es información ortográfica sobre la palabra (cómo se escribe), información gramatical (si es sustantivo, verbo, adjetivo; si es regular o irregular; si es variable o invariable) e información semántica (los distintos significados de la palabra). Eso es lo mínimo.

Si además incluye información sobre la pronunciación, mejor. Si incluye sinónimos, antónimos y familias de palabras, mejor. Y si además incluye ejemplos de uso, mucho mejor.

Sobre los ejemplos de uso, debemos preguntarnos si son inventados por los lexicógrafos o si son tomados del uso real de la lengua. Si son ejemplos reales, mejor. Si los ejemplos son solamente literarios, hay motivo para desconfiar, porque lo más probable es que se trate de un diccionario normativo, no descriptivo.

También debemos fijarnos en cuán sofisticado es el repertorio de palabras: si el diccionario incluye otras ortografías posibles, si muestra la conjugación de los verbos y las distintas terminaciones de la palabra (por ejemplo, en el plural).

Y tenemos que preguntarnos también cómo se tratan en este diccionario las palabras regionales, del argot popular, las palabras nuevas, los préstamos. Si no incluye nada de eso, el diccionario no es muy bueno, a no ser que hayan quedado fuera por razón de necesidad; por ejemplo, si se trata de un diccionario del español del siglo XIX, no pueden aparecer préstamos como motherboard o follower

La idea central aquí es que estamos obligados a interrogar al diccionario que tenemos delante. Los diccionarios son productos humanos. Para hacer un diccionario, se tomaron decisiones y nos toca preguntarnos cuáles fueron esas decisiones y qué motivaciones había detrás.

Diccionarios, norma y poder

Los diccionarios son hechos por seres humanos. No súper humanos; humanos a secas. Normalitos, como tú y yo. Se ponen una media primero y la otra después, como tú y yo. Hacen pipi y caca, como tú y yo. Y tienen vicios y prejuicios, como tú y yo.

Joven lexicógrafo haciendo caca mientras trabaja en su diccionario.

Por muy bien hecho que esté un diccionario, solamente puede darnos una idea del rango de opiniones que tienen los hablantes y, sobre todo, los académicos sobre el significado y el uso de las palabras. ESO. ES. TODO. Los diccionarios no son autoridades, mucho menos autoridades incuestionables. Son productos humanos. Son herramientas de AYUDA, de CONSULTA, no grilletes ni instrumentos de condena.

Lamentablemente, hay una realidad: los diccionarios son productos del poder e instrumentos de ese mismo poder. La discriminación y la exclusión lingüísticas existen y se ven en la prohibición de hablar una lengua y la decisión de no incluirla entre las lenguas oficiales de un país; pero también en las actitudes negativas hacia las personas que hablan de una determinada manera o que usan determinadas palabras; en pensar que, porque alguien usa palabras que no están en el diccionario, es más ignorante o menos inteligente; o, simplemente, en pararse allá arriba a “legislar” quién puede decidir qué palabras existen y qué palabras no.

Esas relaciones de poder, las reproducimos y las reforzamos cada vez que decimos que los únicos significados aceptables de una palabra son los que aparecen en el diccionario; cada vez que decimos que “esa palabra no existe porque no está en el diccionario”; en resumen, cada vez que aceptamos la autoridad de quienes hicieron el diccionario —en nuestro caso, sobre todo la RAE—, como si de verdad ellos fueran “mejores hablantes” del español que nosotros.

Esa pregunta de “¿Tal palabra existe?” no la responde un diccionario. Si una comunidad de hablantes usa una palabra y sabe lo que significa, esa palabra existe, esté o no en el diccionario.

Pienso ahora en el caso reciente de aperturar en Cuba. A mí no me gusta, pero eso no tiene nada que ver con nada. La gente la usa y se acabó. Y la usa con un significado preciso y distinto de abrir

Que una palabra no esté en un diccionario solo puede significar dos cosas: (1) que la dejaron fuera porque no cabía o porque a los que hicieron el diccionario no les gustaba; o (2) que se empezó a usar después de que el diccionario ya estaba publicado. Estar o no en el diccionario es una distinción artificial; no hace que una palabra exista o no. Los lexicógrafos no deciden qué palabras existen o no; los lexicógrafos nos escuchan y nos leen a nosotros para, de ahí, sacar las palabras que ellos entienden que deben estar en el diccionario.

Hay a quien le molesta que la gente invente palabras. Señores, las lenguas son el producto de la creatividad de los hablantes. De más nada. Si los hablantes no inventaran palabras, las lenguas no existirían.

El español NO ESTÁ EN PELIGRO. El español está vivo, feliz de la vida. El único peligro que corren las lenguas es cuando se empiezan a quedar sin hablantes nativos. El español, con 400 millones de hablantes nativos, no tiene de qué preocuparse. 

A los que les provocan ansiedad las innovaciones lingüísticas: tranquilícense, por favor, que la lengua no va a cambiar tan rápido que los deje atrás; la cosa no funciona así. El remedio a su ansiedad es simple, es una cuestión de actitud: ¿Me molestan los cambios en la lengua, porque estoy convencido de que la gente tiene que hablar como a mí me dé la gana? ¿O me parecen curiosos, interesantes, dignos de estudio?

Ahí les dejo la pregunta y termino aquí el episodio.


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 25/07/2021

    […] de las aplicaciones posibles de mi investigación de doctorado es la lexicografía, la elaboración de diccionarios. Demasiado a menudo, la gente en sus artículos y tesis dice cosas como “Y todo esto sirve […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search