S2E10: De una lengua a otra

Hola y bienvenidos a un nuevo episodio de Para Darle a la Lengua, que es además el último episodio de esta segunda temporada.

En varios momentos, he tocado el tema de la diversidad lingüística en el mundo, de la variedad de lenguas que existen. Lo normal para los seres humanos es el multilingüismo, o sea, hablar más de una lengua. Sin embargo, las personas típicamente alcanzan buenas competencias en dos o tres lenguas, pero no más. Así que, de vez en cuando, chocamos contra barreras lingüísticas que impiden la comunicación.

Cuando esto ocurre, cuando nos encontramos con la barrera de una lengua extranjera, la solución más antigua y la más usual es buscar a alguien que interprete o que traduzca.

Para Darle a la Lengua Pódcast y blog

Y vamos a aclarar los términos desde ya. Normalmente, se usa el término traducción como palabra neutral para referirse a la actividad de convertir expresiones en una lengua (la lengua de partida) en expresiones de otra lengua (la lengua de llegada) que significan lo mismo, ya sea con lengua escrita, hablada o señada. 

Pero en contextos especializados, se hace una distinción bien clara entre el trabajo con la lengua hablada y señada, que se llama interpretación, y el trabajo con la lengua escrita, que se llama traducción

Esas dos actividades, la interpretación y la traducción, son bien distintas y es raro encontrar a alguien que sea igual de bueno o que se sienta igual de cómodo en ambas funciones. 

Algunos especialistas prefieren, para hablar de ambas, usar el término traslación. A mí ese término nunca me ha gustado, así que voy a cometer la herejía se usar traducción como término general también. 

En el mundo de hoy, todos consumimos servicios de traducción, porque todos consumimos productos traducidos, ya sean películas, series de TV, libros, folletos de instrucciones, canciones, software, sitios web… 

Y, sin embargo, el público general sabe bastante poco sobre el trabajo de los traductores e intérpretes, y sobre los problemas específicos que tienen que resolver para decir en una lengua lo que se dijo en otra.

Así que de eso voy a hablarles en este episodio: de la traducción y la interpretación.

Vamos a ver primero tres conceptos fundamentales en este trabajo y luego vamos a hablar un poco de la práctica y de la profesión de traducir e interpretar. Para acercarnos un poco al lado humano de esta profesión, les pedí a algunos colegas que me contaran experiencias positivas y negativas que han vivido, y los pueden escuchar en el episodio. Y, para terminar, vamos a tocar muy superficialmente la cuestión del futuro de la traducción y de la automatización de esta actividad.

Vamos allá entonces.

Tres conceptos básicos: fidelidad, transparencia y equivalencia

El objetivo de la traducción es producir un texto, ya sea oral o escrito, que sea fiel al original, pero que se lea o se escuche como si hubiera sido producido en la lengua de llegada.

El objetivo de traductores e intérpretes es ser invisibles: pasar el significado de una lengua a otra sin llamar la atención hacia las habilidades técnicas y artísticas que esto requiere. A menudo no se aprecia bien la complejidad de esta tarea.

Hay una idea básica que hay que entender para entender la traducción y la interpretación: no se traducen palabras ni oraciones; se traducen unidades de sentido.

¿Qué cosa es una unidad de sentido? Bueno, es un poco difícil de definir, pero digamos que son fragmentos que tienen un sentido completo. 

Por poner un ejemplo fácil de ver, si yo tengo que traducir Buenos días al inglés, no traduzco primero buenos y después días, porque me quedaría Good days, que no existe como saludo en inglés. La expresión Buenos días es una unidad de sentido completa, porque expresa una sola cosa, y su equivalente en inglés es Good morning. Traducida palabra por palabra al español sería Buena mañana, que tampoco existe como fórmula de saludo.

Las unidades de sentido varían en tamaño. Puede ser una palabra, una frase, una oración o un texto completo.

Claro que las unidades de sentido más grandes, como un texto completo, están compuestas por unidades de sentido más pequeñas. No obstante, si el traductor identifica el texto completo como una unidad de sentido global, la traducción de las partes más pequeñas tiene que tributar a eso. Por ejemplo, en La peste de Albert Camus, la peste es la plaga, la enfermedad, pero también es la ocupación nazi e, incluso, un símbolo del mal (como categoría filosófica) y del absurdo de la condición humana. Si uno va a traducir La peste, tiene que tener eso en mente en cada oración que traduzca.

Con esto claro, vamos a ver tres conceptos fundamentales de la traducción.

La fidelidad

El primer concepto es el de fidelidad. En este contexto, fidelidad se refiere a respetar y mantener lo dicho en el texto original y las intenciones de quien produjo ese texto.

Ahora bien, se puede ser fiel a dos cosas principales. Podemos hablar de fidelidad al sentido, pero también de fidelidad al efecto.

La fidelidad al sentido es simple: que la traducción quiera decir lo mismo que el original. Esta fidelidad se privilegia sobre todo en textos técnicos, académicos, científicos, periodísticos, en documentos oficiales…

La fidelidad al efecto se refiere a la necesidad de que la traducción provoque en quienes la escuchan o la leen el mismo efecto que produce o que produciría el texto original en los oyentes o lectores nativos de esa lengua de partida.

Esta fidelidad al efecto se privilegia sobre todo en literatura, en textos poéticos, pero se puede ver también en textos no literarios. Si usted tiene que traducir o interpretar un chiste, a veces tiene que inventar usted mismo el chiste para que dé risa o buscar uno que ya exista, porque el chiste original, debido a diferencias culturales, no es gracioso en la lengua de llegada.

Por supuesto, en literatura también es importante mantenerse fiel al sentido de lo que se dice. Al final, la traducción tiene que ser la misma obra, tiene que querer decir lo mismo.

La transparencia

El segundo concepto es el de transparencia. Una traducción transparente es un texto que parece dicho o escrito originalmente en la lengua de llegada. Como decimos a veces en el medio, un texto que no apeste a traducción.

“¿Soy yo o esta traducción no es transparente?”

Las traducciones no transparentes son esas traducciones que a diez cuadras se nota que son traducciones. Son incómodas de oír o de leer, porque no suenan naturales, porque un hablante nativo no habría dicho las cosas así.

Un ejemplo. Hace un tiempo, vi un artículo en el periódico francés Le Monde y el titular decía: “« Mais avancez ! Il reste de la place, prenez vos valises sur vos genoux » : bousculades et incompréhension à la gare de Lyon”. 

Literalmente sería: “¡Pero avancen! Queda espacio. Aguanten sus maletas sobre sus rodillas.” Eso suena mal en español; apesta a traducción. Si yo voy a traducir ese titular para un público cubano, no puedo poner eso. Tengo que usar una frase que transporte automáticamente a los cubanos a una guagua: “¡Sigan pa’ atrás, que hay espacio! Pónganse la maleta encima de las piernas”. 

Aunque eso no es palabra por palabra lo que dice el original, es fiel al sentido (quiere decir lo mismo) y es transparente, natural en español; no parece una traducción.

La equivalencia

El tercer concepto fundamental es el de equivalencia. Dicho rápidamente, la equivalencia es la relación que se establece entre una expresión en la lengua de partida y la expresión que le corresponde en la lengua de llegada.

Ese es el objetivo de la traducción: brindar una equivalencia entre las dos lenguas. Pero dentro de ese objetivo se esconden muchos problemas, que tienen que ver con qué equivalencias se esperan o cuáles son aceptables. 

La equivalencia perfecta es, por supuesto, imposible. Ningún traductor puede producir una traducción que sea la réplica exacta del texto original, porque hay cuestiones como el ritmo, los juegos de palabras, las referencias culturales, que no se pueden reproducir exactamente. Eso no es una limitación de la traducción en sí misma. Ni siquiera se puede lograr cuando se parafrasea dentro de una misma lengua; siempre hay alguna pérdida de información porque hay variables que no se pueden reproducir.

Un paréntesis. Estamos acostumbrados a ver articulitos de estos con titulares tipo “10 palabras que no tienen traducción al español”. Eso es falso. Esas palabras lo que no tienen en español es un equivalente directo, es decir, una palabra que signifique lo mismo. Pero sí tienen traducción. Cualquier cosa que pueda decirse en una lengua se puede decir en todas, porque el significado y el lenguaje están en el cerebro, y el cerebro es el mismo para todo el mundo. Yo no tendré en español una palabra que signifique lo mismo que Schadenfreude en alemán, pero puedo traducirlo: ‘placer ante la desgracia ajena’. 

Entonces, decía que la equivalencia perfecta no existe. Por tanto, no existen tampoco “la traducción perfecta” ni “la mejor traducción”. Hay muchos tipos de equivalencias imperfectas que funcionan mejor o peor según para qué es la traducción y para quién. 

Si a mí lo que me interesa es enterarme de lo que dice una carta que me llegó en ruso, me basta con una traducción hecha a la carrera y sin pulir. Cuando se dobla una película, lo que importa es que los parlamentos duren lo mismo y que coincidan, siempre que se pueda, los movimientos de los labios; así que se puede sacrificar significado, cosa que puede ser inaceptable si yo lo que estoy haciendo es traducir el guion. 

O sea que la “mejor” traducción en un caso puede ser inservible en otros.

Mencioné de pasada que hay muchos tipos de equivalencias. Vamos a ver algunos. Esta no es una lista académica ni mucho menos; es una que armé yo mismo ahora para darles una idea de cómo funciona la cosa.

1. Equivalencias entre palabras comunes

Perro en inglés es dog y en francés es chien. Todo bien por aquí. Esas son las que encuentro normalmente en un diccionario bilingüe.

2. Equivalencias entre términos

Los términos son palabras que se usan en dominios especializados. Cuando en español decimos atención de salud, en inglés se dice healthcare (‘cuidado o atención de salud’) y en francés se dice soins de santé (‘cuidados de salud’). 

Para traducir términos, evidentemente, hay que conocer los dominios en cuestión. Estas equivalencias se encuentran en diccionarios especializados o glosarios bilingües.

3. Equivalencias entre instituciones

Un caso problemático son los nombres de las instituciones. En Cuba, tenemos el Ministerio de Relaciones Exteriores; en Estados Unidos, tienen el State Department; y en Francia, tienen el Ministère d’affaires étrangères. Estas instituciones son equivalentes, son lo mismo, pero al traducir se les mantiene el nombre que tienen en su lengua de origen: Departamento de Estado y Département d’État; Ministerio de Asuntos Extranjeros o Exteriores y Ministry of Foreign Affairs.

Este caso es curioso porque esos nombres no se usan en la lengua de llegada, porque las instituciones equivalentes no se llaman así. Se usan nada más que para referirse a las instituciones extranjeras.

4. Equivalencia contextual o pragmática

Estas equivalencias dependen no tanto de lo que signifiquen las palabras, sino del contexto en que se están usando. No se trata de buscar en español qué significa esa palabra, sino de buscar qué se dice normalmente en esa situación.

Por ejemplo, felicidades. Para traducir felicidades al inglés o al francés, hay que mirar primero en qué contexto se está usando. Si es un cumpleaños, es happy birthday y joyeux anniversaire. Pero si es por un logro personal, es congratulations y félicitations.

Un caso más evidente es el you del inglés. Para traducirlo al español, hay que decidir, según el contexto, cuándo es , cuándo es usted y cuándo es ustedes.

Cuando en inglés alguien se dirige a un grupo como guys, a menudo lo vemos traducido como chicos, pero eso en Cuba no se usa y suena falso, artificial y hasta plástico. En ese contexto, para esas situaciones, los cubanos decimos caballero (en singular, aunque se refiere a un grupo, porque originalmente era caballeros).

A veces, la traducción parece no tener nada que ver con el original, como cuando se traducen You are impossible! o You are unbelievable!. Literalmente, dicen ‘eres imposible’ y ‘eres increíble’, pero eso en español no transmite el sentido. En español cubano, tenemos un equivalente contextual para esos casos: ¡No puedo contigo! La persona que sabe inglés, pero no sabe de traducción, puede ver eso en un subtítulo y decir: “¡Pero eso no fue lo que ella dijo!” No, no fue lo que ella dijo, pero en ese contexto, funcionan igual, significan lo mismo y tienen el mismo efecto.

5. Equivalencia cultural

Cuando las personas hablamos, hacemos referencia a muchísimas cosas que son propias de nuestra cultura. Esas referencias culturales suelen ser un problema para los traductores.

¿Cómo traducir hace más calor que en un P16 a las 3pm o ¿qué te vas a comprar, Cucarachita Martina?? Aquí no hay que buscar equivalentes para las palabras en la otra lengua; a usted no le va a resolver nada saber cómo se dice cucaracha en alemán. Hay que buscar equivalentes de ‘un P16 a las 3pm’ y de ‘la Cucarachita Martina’ en la otra cultura, para transmitir el mismo significado y causar el mismo efecto. Por supuesto, hay que conocer la cultura para la que se traduce. 

Práctica y profesión

He estado hablando de traducción e interpretación en general, pero lo cierto es que no todas son iguales. Hay tipos de traducción y tipos de interpretación, según lo que uno esté traduciendo o interpretando, según las condiciones en las que lo haga, según para qué…

Algunos tipos de traducción

Según el tipo de texto, normalmente se divide la traducción en dos grandes grupos: la traducción técnica o comercial, donde se traducen textos producidos en el día a día de la vida social y económica; y la traducción literaria, donde se traducen, por supuesto, textos literarios.

Normalmente, el objetivo de la traducción es producir un texto equivalente en otra lengua. Pero esto no siempre es así.

Hay veces que se prefiere la traducción llamada palabra por palabra o traducción literal. Esta no produce un texto equivalente, pero sí se puede usar, por ejemplo, para estudiar textos en lenguas muertas que los investigadores no dominan; el traductor lo traduce palabra por palabra para que se vea no tanto el sentido, sino la estructura de esa lengua.

Y también existen las adaptaciones, muy relacionadas con las equivalencias culturales de las que hablaba hace un momento, que se pueden usar para canciones, obras de teatro, cuentos, novelas… No solo se produce un texto equivalente, sino que se modifica para que la cultura de llegada lo reciba como mismo lo recibió la cultura que lo produjo.

En el caso de las canciones, la motivación es más formal: se adaptan para mantener la métrica y la melodía. En algunos casos, simplemente se mantiene la música y la letra se cambia por completo, como el caso famoso de Comme d’habitude, la canción de los franceses Claude François y Jacques Revaux.

El título significa ‘como de costumbre’. Existen traducciones de esta canción, como la versión que cantaba La Lupe, Como acostumbro, bastante fiel al original. Pero en Estados Unidos, se reescribió la letra completamente y Frank Sinatra la grabó como My Way, que a su vez se tradujo después al español como A mi manera. Ya en el caso de My Way, no podemos hablar de traducción, porque no son textos equivalentes. De hecho, no tienen nada que ver: Comme d’habitude cuenta la historia de un matrimonio cuya relación se está deshaciendo por la rutina, y My Way es una historia del triunfo de la voluntad individual ante la adversidad.

Algunos tipos de interpretación

La interpretación también tiene varios tipos, según la técnica que se use. Hay tres principales: la interpretación consecutiva, la interpretación bilateral y la interpretación simultánea.

En la interpretación consecutiva, el intérprete espera a que el orador termine de hablar y entonces dice lo mismo en la otra lengua. No tiene que esperar a la intervención completa, que puede ser larga. El orador puede parar de vez en cuando, para que el intérprete traduzca.

Como los fragmentos en consecutiva pueden ser largos (de hasta 15 minutos, a veces, o más), los intérpretes suelen tomar notas de lo que se dice. Son esas personas estresadas que vemos a veces garabateando en una libretica mientras otro habla.

La toma de notas tiene su técnica. Los intérpretes de consecutiva usan símbolos, abreviaturas y maneras de organizar la página, para poder mantener el ritmo del orador y poder entender después todo lo que escribieron.

La interpretación bilateral, como dice su propio nombre, es hacia los dos lados. El intérprete es el puente entre dos personas que hablan lenguas distintas. Es muy común en entrevistas, en reuniones.

Aquí, los fragmentos son más cortos, porque son conversaciones. En una conversación no hay grandes monólogos. Pero la bilateral tiene la dificultad de que hay que estar cambiando de una lengua a otra constantemente. No a todo el mundo se le da bien eso.

Tiene la ventaja de que el intérprete puede manejar o controlar mejor la comunicación. Puede verificar que la otra persona entendió bien o puede, como tuve que hacer yo una vez, parar una reunión en RTV Comercial y pedirle al funcionario que me explicara a mí, a lo cortico, cómo funcionaba la cosa con el satélite y los programas y qué sé yo, para entonces yo poder entender de qué diantres él estaba hablando y poder traducirle al empresario foráneo que, pobrecito, no se estaba enterando de nada.

Y luego está la interpretación simultánea. Esta es la de las cabinas, los micrófonos, los audífonos. En la simultánea, el intérprete traduce al mismo tiempo que la persona está hablando. Bueno, siempre hay un retraso de unos segundos, pero en fin… Es también la que vemos en televisión con los intérpretes de lengua de señas.

La dificultad de esta interpretación está clara. Hay que escuchar lo que se dice en una lengua, traducirlo en la mente y decirlo en la otra lengua, sin dejar de escuchar porque se siguen diciendo cosas que hay que seguir traduciendo.

No es de extrañar entonces que esta interpretación por lo general se trabaja en pareja, por turnos de 20-30 minutos. La simultánea es agotadora y muy estresante. 

Un cuento real: hace un par de años, yo estaba haciendo simultánea en un congreso de diabetes, específicamente ese día en la sesión plenaria, y de la cabina de interpretación de al lado mío se llevaron en camilla a un intérprete por una subida de presión. Así que la cosa no es de juego.

Hay un tipo especial de simultánea que no se hace en una cabina. Por ejemplo, si en el auditorio hay una sola persona o un grupo pequeño que no entiende la lengua en la que se está hablando, a veces no se invierte en cabinas ni en equipos de audio, sino que se les pone un intérprete sentado con ellos que les va traduciendo. Es lo que se llama interpretación simultánea susurrada. 

Es, para mí, la peor de todas, porque nunca te entienden bien, molestas a los demás y los demás te desconcentran, además de que es incómodo estar arriba de alguien susurrándole.

Cualidades y habilidades de traductores e intérpretes

Como hemos visto, la traducción y la interpretación son tareas complejas. No todo el mundo puede hacerlas. ¿Qué hace falta para ser traductor o intérprete?

Bueno, obviamente, lo primero que hace falta es el dominio de, al menos, dos lenguas: la de partida y la de llegada, pero eso no es suficiente. Saber dos lenguas no convierte a nadie en traductor ni en intérprete. 

Hacen falta habilidades específicas, por ejemplo, ser capaz de separar el significado de la manera en que está expresado, para poderlo reexpresar en otra lengua. Si usted no es capaz de hacer eso, no puede traducir ni interpretar. Y, aunque suena simple, son pocas las personas que pueden hacerlo.

Esa habilidad de separar el contenido de la forma es común a la traducción y a la interpretación, pero también hay habilidades específicas de una u otra.

La capacidad de trabajar en una misma cosa durante largos períodos de tiempo es indispensable en traducción, mientras que a un intérprete le viene mejor sentirse cómodo cambiando “de palo pa’ rumba” a cada dos por tres.

Un traductor debe ser bueno trabajando en solitario, mientras que un intérprete debe ser alguien con don de gente, a quien se le dé bien tratar con muchas personas distintas.

El intérprete, por supuesto, necesita habilidades de memoria, una buena capacidad de reacción, un buen dominio de la oralidad, un buen control de la voz; mientras que el traductor debe ser mejor en la consulta de muchos documentos y diccionarios a la misma vez, y tener un muy buen dominio de la expresión escrita y un oído desarrollado para la sonoridad del lenguaje.

Los intérpretes suelen ser personas dispuestas a resolver con la mejor solución que puedan encontrar en el momento, porque tienen la presión del tiempo y del trabajo en vivo, y necesitan, por así decirlo, salir del paso. Si hacen algo mal, los intérpretes deben poder decir “Bueno, ya no tiene arreglo, la próxima vez lo haré mejor”.

Los traductores, en cambio, suelen ser más perfeccionistas y regresan una y otra vez al texto que tradujeron para hacer modificaciones, cuestionándose su propio trabajo constantemente. Este es un lujo que los intérpretes no se pueden dar, pero es un arma de doble filo. Puede pasar perfectamente que un traductor se atrase en la entrega de un trabajo porque no logra decidir si, al final de esa oración, va un punto o un punto y coma.

Claro, eso no quiere decir que no haya traductores que traducen para salir del paso. Los hay, como mismo hay intérpretes que se sabotean virando para atrás y cambiando las palabras porque las que dijeron no les gustan. Al final, en ambos casos, sufre la calidad del servicio.

¿Futuro automatizado?

La traducción y la interpretación son tareas complejas, caras y llenas de problemas. Algunos piensan que la solución es automatizarla, dejar que las máquinas traduzcan.

Esa idea no es nueva. Comenzó a circular en la década de 1930, pero solo fue posible explorarla y comenzar a desarrollarla después de la Segunda Guerra Mundial.

Con el surgimiento de la teoría de la información, las técnicas avanzadas de desciframiento de códigos y la invención de la computadora electrónica, la traducción automática ya parecía real.

Por supuesto, esto era una ilusión. Los primeros sistemas eran muy limitados y producían traducciones burdas, llenas de errores y, con la cantidad de correcciones que había que hacerles después, al final eran más caras que contratar un traductor humano.

En los últimos años, ha habido desarrollos en la lingüística, la computación y la inteligencia artificial que han ido creando condiciones distintas. La idea es que, en teoría, si se le da a la computadora información suficiente sobre el significado de las palabras y sobre el contexto en que se usan, la computadora debe poder decidir cómo traducir oraciones o textos ambiguos o problemáticos. 

El principio es indiscutible: eso es lo mismo que hacen los traductores humanos. Pero hasta ahora ha sido sumamente difícil escribir programas que puedan traducir más que fragmentos pequeños. 

Quizás uno de los más exitosos sea Google Translate. Sin embargo, cualquiera que use las redes sociales, habrá visto los memes con las barbaridades que traduce Google. Este servicio tiene además otro problema: funciona con el inglés como lengua pivote.

¿Qué quiere decir eso? Que, para no traducir en todas las combinaciones posibles de lenguas, que son muchas, Google traduce nada más entre esas lenguas y el inglés. Es decir que, si yo le pido una traducción del español al alemán, Google va a traducir del español al inglés y luego del inglés al alemán. 

Eso es un problema porque, si entre dos lenguas se pierde información y se cometen errores de traducción, las posibilidades se multiplican con una lengua pivote.

A estos problemas hay que sumarles todo lo que hemos visto sobre los tipos de equivalencia, el conocimiento que hace falta sobre las culturas de partida y de llegada…

O sea que no, las computadoras no van a sustituir a los traductores e intérpretes en ningún futuro cercano y, en realidad, es debatible si se logrará algún día.

Eso sí, la tecnología ayuda muchísimo a la traducción. Hoy se habla más de traducción asistida por computadora. Los traductores usan bases de datos, memorias de traducción, incluso traductores automáticos para textos que lo permiten, textos que no varían mucho, que siempre son más o menos iguales, como los certificados, las patentes, los currículos.

Si usted tiene que traducir 60 certificados en un día, no es lo mismo traducirlos a mano uno a uno que meterlos en un traductor automático y después pasarles por arriba para arreglar cualquier cosita.

Pues ese es el panorama. Espero que les haya parecido interesante y que hayan aprendido algo. Gracias por haberme aguantado una temporada más.


También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. 17/09/2020

    […] que tienen realmente cuando se usan es que se mueven los traductores y los intérpretes. Va a haber un episodio dedicado a la traducción, así que aquí voy a ser muy […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search